Coronavirus en Chiclana Los grandes hoteles de Chiclana plantean abrir a partir de mediados de junio

  • Consideran impensable retornar a la actividdad la próxima semana debido a las limitaciones de desplazamiento de la clientela 

La mayor parte de los hoteles del complejo turístico Novo Sancti Petri de Chiclana, con una capacidad cercana a la 13.000 camas, tienen claro que no abrirán sus puertas la próxima semana ante el acotamiento de la movilidad de su potencial clientela a una misma provincia. Directores de hoteles señalan que sería inimaginable la apertura de sus establecimientos en estas circunstancias ante la falta de rentabilidad por la prohibición de desplazamientos debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

Así, José Ruiz, director de los hoteles Hipotels en el Novo, manifiesta que "hasta que no se pueda mover la gente, sería inviable tener operativos nuestros establecimientos", ya que esta cadena dispone de una amplia cartera de clientes a nivel nacional, sobre todo de Madrid, Sevilla o el País Vasco, entre otros puntos de la geografía española. Además, hace alusión a otro grueso de usuarios procedentes de países extranjeros, sobre todo alemanes, "quienes ni siquiera pueden volar hasta España". También apunta a otros factores a tener en cuenta como es la reducción de la capacidad económica de muchos españoles que se ha visto muy dañada a causa del Covid-19. Con todo ello, una parte de los establecimientos hoteleros de la cadena  Hipotels en Chiclana (Barrosa Park, Barrosa Garden, Barrosa Palace y Sensimar Playa La Barrosa) plantea reiniciar su actividad a finales de junio, eso sí siempre a la espera de que se pueda producir nuevos acontecimientos que modificara sustancialmente esa decisión.

Enrique Martín, director del Hotel Vincci Costa Golf en el Novo, coincide en que las limitaciones de movilidad en una misma provincia es la principal causa para que el sector hotelero decida mantener el cierre hasta bien avanzado el mes de junio. "Si no hay movimiento, sería absurdo abrir", apostilla. Para colmo, señala otros condicionantes que impiden la apertura del establecimiento a partir de la próxima semana como son las prohibiciones del uso de las zonas comunes, por ejemplo la piscina, y por otro lado el actual cierre de las playas de Chiclana. Al igual que Hipotels, la idea es volver a ofrecer sus servicios a partir de mediados de junio una vez que se abra el abanico para que se pueda viajar entre comunidades autónomas.

Con este panorama, los grandes hoteles del mayor enclave turístico de la provincia gaditana se reservan para mejores momentos puesto que en la actual coyuntura sería inconcebible abrir sus establecimientos para una muy escasa ocupación, por no decir nula, a partir de este lunes.        

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios