En el Camino del Sotillo en Chiclana

El radar de la Policía caza a un coche a 111 km/h en una vía con limitación de velocidad a 30

  • El turismo fue sorprendido a las cinco de la tarde del pasado sábado en una calle residencial

Calle donde se produjo el suceso, con una de las señales que limitan la velocidad. Calle donde se produjo el suceso, con una de las señales que limitan la velocidad.

Calle donde se produjo el suceso, con una de las señales que limitan la velocidad. / Sonia Ramos (CHICLANA DE LA FRONTERA)

Comentarios 6

El conductor de un turismo fue sorprendido el pasado sábado en torno a las cinco de la tarde cuando circulaba a gran velocidad por el Camino del Sotillo, una vía eminentemente residencial y en cuyas proximidades se encuentra el colegio de La Barrosa, en el tramo que va desde la Carretera del Molino Viejo a la venta El Cotín.

Fue el radar móvil de la Policía Local el que captó la imagen del vehículo cuando circulaba a 111 km/h por dicha vía, una calle en la que la limitación de velocidad está establecida en los 30 km/h y donde existen numerosas señales de precaución debido precisamente a su carácter residencial y a la proximidad del citado centro escolar.

Esta calle cuenta con varias señales que advierten del peligro por la presencia de escolares

De esta forma, son varias las señales que advierten de la prohibición de circular a más de 30 km/h en esta carretera, una restricción que en este caso fue superada en casi cuatro veces por parte del vehículo, un turismo modelo Ford Focus.

Según ha podido saber este medio, ésta suele ser una de las zonas donde se ubica en ocasiones el radar móvil de la Policía Local, precisamente por las demandas de vecinos y residentes por las altas velocidades que se registran en la misma, aunque no suele ser habitual llegar a estos extremos.

Tras la captación de la imagen del coche por parte del radar, la Policía ha abierto diligencias para identificar al conductor del vehículo, al que se le imputará un delito contra la seguridad vial por superar en más de 60 km/h el límite de velocidad de una vía urbana. En caso de que finalmente el autor de la infracción fuera condenado por la misma, la sanción sería de tres a seis meses de cárcel o multa de seis a 12 meses, o bien trabajos en beneficio de la comunidad y, en cualquiera de los casos, pérdida del carné de conducir por un periodo de uno a cuatro años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios