Chiclana

El centro de salud de la vergüenza

  • El saqueo en el ambulatorio de Los Gallos evidencia la pasividad de las administraciones en un equipamiento que costó casi 2 millones de euros

 El pillaje se ha apoderado del centro de salud de los Gallos ante el lamentable y deplorable aspecto que presentan estas instalaciones que se vendieron en su día como un importante equipamiento para cubrir sanitariamente a residentes de la costa chiclanera. Además, suponía un desahogo de pacientes de los dos únicos ambulatorios con los que cuenta en la actualidad la ciudad, cuyo personal está desbordado de trabajo.

De esas buenas perspectivas se ha pasado a otra realidad bien distinta. Ahora los ladrones se han encargado de saquear con total impunidad las instalaciones. Así, ha desaparecido el cableado eléctrico, el aire acondicionado, tubos, cobre, puertas, madera y un sinfín de materiales. Todo ello sin contar con la multitud de destrozos que han ocasionado a lo largo y ancho de este equipamiento que se encuentran a merced de quien quiera llevarse algo. Es así, porque incluso las puertas de entrada a este centro están completamente abiertas. Además, la vista exterior del edificio es penosa con la presencia de vegetación que crece sin control.

Cabe recordar que las obras del centro de salud acabaron en junio de 2009 cuando gobernaba el PSOE. El gasto ascendió a unos dos millones de euros, más lo que queda ahora por invertir en caso de que la Junta de Andalucía quiera ponerlo en marcha. Sobre su apertura hay muchas dudas ante la desastrosa construcción de este equipamiento que, sorprendentemente, se hizo bajo cota.

Ante este panorama, la delegada de Vías y Obras, Susana Moreno (PVRE), encargó el pasado mes de marzo a una empresa externa que elaborara un estudio que determine la viabilidad o no del edificio. Desde entonces, no se ha dicho nada al respecto sobre este informe que será reenviado a la Junta de Andalucía, administración que en última instancia tomará la decisión sobre qué hacer con esta edificación y si merece la pena reactivar su puesta en marcha o, por el contrario, derribarlo.

Desde su construcción las dificultades para su apertura se han ido complicado hasta el día de hoy, puesto que el Ayuntamiento ha interpuesto una demanda contra la adjudicataria del proyecto a la que se le reclama 800.000 euros en arreglos de las instalaciones. Así el problema se eterniza, mientras que los ciudadanos se indignan ante el gasto con dinero de todos en un edificio del que nadie responde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios