Última hora Muere Manuel Clavero, el padre de la Andalucía moderna

Chiclana

Proyecto solidario a favor de las niñas de Brasil que sufren explotación sexual

  • Los Agustinos Recoletos reclaman la ayuda de los chiclaneros en el ya tradicional 'Día de las Misiones'

43.000

Lograr los recursos económicos necesarios para sacar adelante un hogar de acogida y protección para las niñas y adolescentes que son víctimas de la explotación sexual en Brasil es la razón que este año da sentido a la celebración, en Chiclana, del 'Día de las misiones' de los Agustinos Recoletos.

Dicha festividad, con gran tradición en la localidad, cuenta este año con la presencia de las voluntarias laicas Inés Larrondo y Corpus Campo, que acuden a la ciudad y a la parroquia de los Agustinos Recoletos para dar testimonio de la situación en la que se encuentran estas niñas y, por tanto, de la importancia de fundar un hogar cuyo nombre es 'Hogar Santa Mónica', en el que puedan tener la protección y los cuidados necesarios.

Dicho centro se ubicará en el barrio marginal de La Barra de Ceará, en la ciudad de Fortaleza, localidad a la que los Agustinos llegaron para desempeñar su tarea solidaria en el año 2000.

Castigado por la droga, el pueblo en el que está prevista la fundación del mencionado hogar es uno de los más afectados por la violencia, la delincuencia, la pobreza extrema y, en gran medida, por la explotación sexual infantil, convirtiéndose, denuncian, en uno de los destinos de turismo sexual que más de 30 agencias instaladas en Europa ofertan.

Los Agustinos Recoletos, que, como en años anteriores, esperan la respuesta solidaria de los chiclaneros, destacan que gracias a los 43.000 euros que fueron recaudados en 2007 el padre José Luis Garayoa pudo llevar a cabo su sueños de construir una escuela destinada a más de 300 niños en Kamabai, Sierra Leona. Una instalación que lleva por nombre 'School Chiclana'.

Asimismo, los 24.000 euros recaudados el pasado año se destinaron al Cardi, un centro que sirve para acoger a cientos de familiares sin recursos desplazados miles de kilómetros para acompañar a sus seres queridos enfermos en los distintos hospitales del Distrito Federal de México.

Los Agustinos Recoletos recuerdan que la totalidad de lo recaudado gracias a la solidaridad que los chiclaneros vienen mostrando cada temporada se invierte en los proyectos que, desde hace más de una veintena de años, se vienen desarrollando en distintas y numerosas partes del mundo en las que sus habitantes sobreviven al borde de la pobreza, en muchas ocasiones extrema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios