Medioambiente en Chiclana Nueva remesa de ceniceros cono para mantener limpias las playas

  • Los chiringuitos han recibido 2.500 unidades para repartir entre las personas que lo soliciten

Un hostelero de la zona costera recibe los ceniceros cono para su posterior reparto a los bañistas.

Un hostelero de la zona costera recibe los ceniceros cono para su posterior reparto a los bañistas. / (Chiclana)

La campaña de concienciación medioambiental para mantener limpia las playas sigue su curso. La Delegación Municipal de Medio Ambiente ha iniciado una nueva entrega de 2.500 conos-ceniceros a los chiringuitos y restaurantes del paseo marítimo y la playa de La Barrosa para su distribución de manera gratuita entre los usuarios de playa que lo soliciten.

De esta manera, los ciudadanos dispondrán a lo largo de todo el litoral de La Barrosa y Sancti Petri de un total de 25 ubicaciones donde retirar los conos-cenicero de playa que, por otra parte, son lavables y reutilizables. El objetivo es que las colillas, cáscaras de frutos secos y otros residuos no lleguen al mar, con el problema medioambiental que ello supone. Otros 500 conos-cenicero serán repartidos en las sesiones de cine de verano del mes de agosto que se celebran en la arena de la segunda pista.

La iniciativa está contando con una gran acogida, puesto que se han repartido más de 400 carteles entre los comercios de la zona costera, además de 2.500 folletos en las oficinas de Turismo. Por otra parte, se ha publicado un spot de televisión en los perfiles de redes sociales de Chiclana Natural, así como diferentes acciones de difusión complementarias.

El grupo chiclanero Teatrín, por su parte, que viene realizando acciones concienciadoras para los más pequeños., también dispondrá de otro medio millar de ceniceros cono. Y es que el próximo día 16 de agosto, a partir de las 17:30 horas, se realizará en la zona del Complejo Atlántico una performance teatral que pretende generar suspense y curiosidad entre los bañistas. Un actor ataviado como agente de la policía científica y un educador medioambiental acordonan una zona de la playa dejando dentro a los bañistas ubicados en sus sombrillas y toallas. El ‘agente del CSI’ inspecciona la zona, buscando colillas, que va cogiendo cuidadosamente con unas pinzas metálicas, para después depositarlas en bolsitas.

De este modo, el educador medioambiental interactuará con los bañistas comunicándoles que se trata de una campaña de concienciación sobre la manera de mantener limpias las playas y entregará un cono-cenicero a aquellas personas que se identifiquen como fumadoras o que así lo soliciten.

Esta acción se enmarca en la campaña de comunicación y sensibilización que comprende varias subcampañas, como las ya realizadas contra los excrementos caninos y muebles y enseres voluminosos; y las que seguirán antes de la finalización del año, relativas a uso de papeleras y restos vegetales.

La campaña de playas mantiene el concepto creativo de las dos anteriores, que trata las diferentes problemáticas como alertas ciudadanas. Así, se buscan los símiles con zonas restringidas inspiradas en las películas de invasiones, contagios y otro tipo de acontecimientos no habituales, muy típicas del cine de serie B, pero desde una óptica donde la exageración pone de manifiesto el problema con un toque irónico y divertido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios