Chiclana Primeros pasos para desarrollar el plan de intervención social entre la Plaza Mayor y Fuente Amarga

  • Cuenta con una subvención de casi millón y medio de euros para el fomento del empleo entre familias vulnerables

Barriada de El Pilar, una de las zonas en la que se aplicará el programa.

Barriada de El Pilar, una de las zonas en la que se aplicará el programa. / Sonia Ramos (Chiclana)

El Ayuntamiento de Chiclana está dando los primeros pasos para la aplicación del plan local de intervención social en barriadas. De esta forma, el delegado municipal de Servicios Sociales, Francisco José Salado, ha mantenido una reunión de trabajo con las representantes de la Asociación Arrabal, Minerva Montañez e Inmaculada Urbano, y con los representantes de Cruz Roja, Isabel Luengo y Moisés Rodríguez. En este encuentro, se han marcado las líneas de trabajo a seguir para poner en marcha los proyectos incluidos en dicho plan, que se desarrollará hasta el año 2022 en la zona comprendida entre la Plaza Mayor y Fuente Amarga y que cuenta con una subvención de 1.499.448 euros.

Según el delegado municipal de Servicios Sociales, Francisco José Salado, “los objetivos principales que se persiguen con esta iniciativa son los de trabajar para la dinamización de esta zona en cuestión, así como para fomentar la empleabilidad entre las personas”, especificando que “ahora estamos coordinando el trabajo a seguir, que empezaremos de forma inminente, con la incorporación de un local en el que trabajar y la contratación del personal necesario para poner en marcha este plan de intervención social. Este personal realizará en las barriadas una labor destinada al trabajo social, educativo, con familias vulnerables, tratándose de un auténtico trabajo de inclusión e integración social también en la búsqueda de empleo”.

Además, tanto Arrabal como Cruz Roja han expuesto sus propios proyectos, que desarrollarán en coordinación con el Ayuntamiento. Así pues, el de Arrabal es ‘Redireccionándonos: Empleo, educación y participación’, que está formado por un conjunto de actividades destinadas a ser insertadas en un itinerario individualizado y construido entre las propias personas participantes, las entidades públicas y las privadas. Las actividades planteadas poseen un marcado carácter práctico e innovador, donde se combina la formación y la intermediación laboral, pero utilizando un enfoque práctico, centrado en el trabajo a pie de calle y en el descubrimiento de nuestro propio mapa de recursos.

Además, el proyecto de Cruz Roja es ‘Proyecto integral de inclusión social y activación laboral en zonas desfavorecidas’ y plantea una atención integral, intensiva, personalizada y dirigida a empoderar, capacitar y activar a las personas. Se plantea posicionar a las personas en una situación más favorable para salir y romper el círculo de la pobreza y de vulnerabilidad en la que se encuentran. A través de itinerarios personalizados de inserción socio laboral, definidos de forma participada con los Servicios Sociales Comunitarios, ofrecerán a las personas participantes un abanico de acciones para mejorar su situación partiendo de sus potencialidades.

“El trabajo conjunto entre todas las partes es fundamental para ayudar a las personas que lo necesitan, por ello debemos coordinarnos para prestar el mejor servicio, llegar a más personas y aportar lo necesario para mejorar sus vidas”, ha explicado Francisco José Salado, señalando que “sabemos que no es una tarea fácil, sobre todo teniendo en cuenta la pandemia y la situación tan crítica por la que están pasando muchas familias y muchas personas en estos momentos. Es por eso que este trabajo se hace más necesario que nunca y en él estamos poniendo todo nuestro empeño”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios