Cádiz CF El frío saludo entre Manuel Vizcaíno y Álvaro García

  • El presidente se limitó a estrechar la mano al extremo rayista al llegar el Cádiz a Vallecas.

  • Los ex compañeros del futbolista utrerano sí se mostraron mucho más cercanos.

Captura del momento en el que Vizcaíno se acerca a estrechar la mano a Álvaro García. Captura del momento en el que Vizcaíno se acerca a estrechar la mano a Álvaro García.

Captura del momento en el que Vizcaíno se acerca a estrechar la mano a Álvaro García. / CÁDIZ CF

Con respeto y partiendo de la máxima de la educación, aunque con poco cariño. El saludo entre el rayista Álvaro García y el presidente del Cádiz dejó sobre el césped de Vallecas una imagen distante entre uno y otro. Mientras muchos cadistas que fueron compañeros del utrerano le abrazaban con sentimiento de cercanía y aprecio, Manuel Vizcaíno se acercó caminando despacio y le estrechó la manó. "Ahí quedó", que dirían precisamente en Sevilla.

La imagen fue difícil de captar porque se produjo cuando la expedición cadista llegó al estadio de Vallecas cuando aún no se habían abierto las puertas para los espectadores y el graderío estaba vacío. Los jugadores del conjunto amarillo, con el chándal para estas ocasiones porque aún no estaban vestidos de corto, salieron a ver el estado del césped donde esperaba Álvaro García. Los ex compañeros del utrerano se fueron directo a él y entre bromas, risas y muestras de cariño no faltaba el abrazo sincero a un ex cadista muy querido en el vestuario del Carranza. También Álvaro García era recíproco en el recibimiento devolviendo tanto cariño de ex compañeros que, en muchos casos, son amigos.

Entre la nube de cadistas que estaban junto al extremo rayista se acercó con un ritmo lento Manuel Vizcaíno, quien extendió su brazo para recibir un apretón de mano de la otra parte. Sin más.

Quizás los acontecimientos generados alrededor de la operación del traspaso del jugador hace dos veranos -cuando el propio Vizcaíno señaló a Quique Pina y Juan Carlos Cordero como responsables de que se complicara todo y de que se ventilaran aspectos económicos del club- traiga mal recuerdo al máximo dirigente, que el domingo en Vallecas -al menos en ese instante- prefirió ser correcto y educado aunque distante.

Lo sucedido es un simple detalle, algo así como lo que el ojo no ve o lo que no contaron de Vallecas. Por encima de cariños y de viejas rencillas se encuentra la excelente temporada del Cádiz, flamante líder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios