Cadiz CF

Un respiro para Quique Pina

  • La investigación del posible amaño del partido entre Las Palmas y el Granada disputado en abril de 2016 queda en nada al decretar el juez el sobreseimiento del caso

No todas las noticias son malas para Quique Pina en los tribunales. El actual consejero del Cádiz respira tranquilo al quedar resuelto de manera favorable para él un asunto que llevaba coleando dos años, que se remonta a la recta final de su etapa como máximo responsable del Consejo de Administración del Granada. El Juzgado de Instrucción Número 5 de Granada ha sobreseído la querella contra el empresario murciano que presentó José Guerrero por la presunta compra, por 600.000 euros, del encuentro entre Las Palmas y el Granada disputado en abril de 2016, cuando Pina era presidente del club nazarí.

El supuesto intermediario de la compra de ese partido denunció que Pina le había encargado la custodia de esa cantidad de dinero para entregarla al equipo canario después del pitido final en el caso de un triunfo del conjunto granadino, que entonces peleaba para tratar de evitar el descenso a Segunda División A. Guerrero se enfadó por no percibir comisiones fruto de esas supuestas gestiones y además aseguró haber recibido amenazas del murciano.

El juez archiva la denuncia al considerar que hay falta de verosimilitud en las declaraciones de Guerrero. El magistrado Josep Sola acuerda el sobreseimiento libre "por la inexistencia de indicios racionales de criminalidad para estimar la presencia de un delito, consistente en haber encargado al denunciante de la entrega de una cantidad de dinero a un directivo de Las Palmas para alterar el resultado del partido, ni de que instancia de los mismos -los investigados- hubiese recibido amenazas posteriormente por parte de terceras personas".

El juez desbarata las acusaciones de Guerrero, que aseguró que conocía a Pina de la noche granadina y que fue en un encuentro en un local cuando el entonces dirigente del club andaluz le ofreció el encargo de la custodia del dinero y posterior entrega. Y denunció además amenazas y agresión. Pero su relato no resulta creíble en los tribunales. "Hay una serie de elementos que resultan contrarios a la verosimilitud del relato que mantiene", explica el magistrado, que no sólo detecta contradicciones sobre el presunto encargo sobre el partido contra Las Palmas, también en relación a un posterior encuentro frente al Sevilla. "Se evidencian claras contradicciones sobre la posible propuesta de nuevo encargo para el partido contra el Sevilla ya que en un momento refiere -en alusión a Guerrero- que dicha propuesta se efectuó al día siguiente del partido contra Las Palmas mientras que en otro momento se refiere que se le había encargado semanas antes del partido".

Sobre el encuentro ante Las Palmas, el juez expone que "no parece muy razonable pensar que de ser ciertos los hechos denunciados encargaran al mismo quien según él la única relación que mantenía era haberse conocido con los denunciados en una discoteca. Además resulta llamativo que la supuesta entrega de la bolsa se efectuase en el área del palco que refiere por el riesgo que ello supondría en vez de haber hacho la entrega en el lugar más discreto".

El juez también contempla "falta de verosimilitud" en la versión de Guerrero, que denunció haber sido amenazado y agredido aunque consta que fue atendido por lesiones. "No existe ningún elemento que permita inferir ni tan siquiera exactamente que la mecánica de causación de las lesiones fuese en el modo indicado por el denunciante".

Quique Pina se quita un peso de encima y fuentes cercanas al actual consejero del Cádiz confirman que el murciano estudia la posibilidad de actuar judicialmente contra Guerrero para aclarar quién está detrás de esa denuncia. La vía judicial no está despejada para Pina, que está pendiente de otros casos, como el de la Operación Líbero, en el que está imputado por presuntos de blanqueo de dinero, contra la Hacienda Pública e insolvencia punible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios