Darwin Machís Un nivel superior en el Cádiz

  • El extremo se convierte en la gran esperanza para la reacción del equipo tras su brillante estreno

Machís desborda a Carlos Martínez en un lance del partido contra el Oviedo. Machís desborda a Carlos Martínez en un lance del partido contra el Oviedo.

Machís desborda a Carlos Martínez en un lance del partido contra el Oviedo.

Comentarios 0

El reguero de amargura originado por el revés que el Cádiz CF sufrió en la visita al Real Oviedo -quinta jornada consecutiva sin una victoria que llevarse a la boca- dejó como contrapunto la luz resplandeciente que iluminó el estreno oficial de Darwin Machís con el conjunto amarillo.

El extremo demostró que llega en plena forma y con la máxima motivación -cedido por el Udinese hasta final de curso-. Tardó poco en justificar su temprana titularidad -el único de los cinco refuerzos del mercado de invierno que entró en el once inicial-. Como si quisiera recuperar el tiempo perdido en la escuadra italiana, en la que disfrutaba de pocas oportunidades.

Desde el primer balón que tocó en el Carlos Tartiere, poco después del comienzo del partido, fue visible que aumentaron las prestaciones ofensivas del equipo.

Machís expuso argumentos que le convierten en un factor desequilibrante en la nueva etapa que se abre tras el apuntalamiento de la plantilla. Se fue de los contrarios con una facilidad pasmosa con velocidad y regate, pisó el área con frecuencia, tiró a puerta, manejó el esférico con las dos piernas, centró con peligro -sirvió a Manu Vallejo en la acción del gol fantasma que no subió al marcador- y el tanto del Cádiz llevó su firma.

El venezolano se unió con su gol a la lista de jugadores que anotaron en su debut con el escudo cadista: Pablo Hernández, Migue, Ortuño, Ager Aketxe... El gol que ese momento elevaba el empate no sirvió, sin embargo, para esquivar una derrota que aleja a los gaditanos de la sexta posición.

El Cádiz no aprovechó el efecto Machís y regresó de vacío del largo desplazamiento a Asturias. Dispone de 18 partidos -algunos menos quizás si el futbolista es convocado por Venezuela para participar en la Copa América- para sacar el máximo partido a la presencia de un jugador de un nivel superior en ataque.

Uno de los acicates del extremo es ofrecer un alto rendimiento que le conduzca a su selección. De ello se puede beneficiar un Cádiz que desperdició su primera opción con la presencia del sudamericano en el césped.

Machís debutó poco días después de aterrizar y se supone que irá todavía a más con el paso de las semanas. Le costó bajar a defender las subidas del lateral del Oviedo, sobre todo en la segunda parte, cuando menguaron las fuerzas. Álvaro Cervera se refirió después del encuentro a la necesidad de “defender con todos. Tenemos que robar el balón para salir”. Era un apunte general pero quizás se refería al recién llegado, que necesita una pequeña fase de adaptación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios