El resultado del Lealtad-Cádiz Trámite superado con sufrimiento (0-1)

  • El Cádiz sale del atasco con un gol de Querol en el minuto 75 que evita la prórroga y sirve para pasar de ronda

Akapo, debutante en el Cádiz, golpea el balón delante de Miki durante el partido contra el Lealtad. Akapo, debutante en el Cádiz, golpea el balón delante de Miki durante el partido contra el Lealtad.

Akapo, debutante en el Cádiz, golpea el balón delante de Miki durante el partido contra el Lealtad. / Arnaldo García

El Cádiz CF pasa de ronda en la Copa del Rey tras deshacerse del modesto Lealtad en la primera eliminatoria con un solitario con de David Querol, inmerso en plena racha goleadora.

El catalán, inspirado en Asturias, marcó ante el Oviedo y repitió acierto justo a tiempo dos días más tarde para resolver un enredo porque el partido, muy feo, caminaba hacia la prórroga hasta ese tanto salvador en el minuto 75.

Como era de esperar, Álvaro Cervera confeccionó un once nuevo en relación a la visita al estadio Carlos Tartiere. El único que repitió fue Garrido, algo extraño, esta vez en el centro de la zaga, y las principales novedades consistieron en el estreno oficial como cadista de Carlos Akapo y el debut con el primer equipo de Saturday y Javi Duarte.

Era de esperar también que el Cádiz cF llevase la iniciativa con el balón, como así fue frente a un rival que asumió desde el principio su papel de víctima: todos atrás a la espera de una acción aislada o un balón parado.

No hizo falta mucho tiempo para visualizar el guión que iba a determinar el devenir al menos de la primera mitad: campo pequeño y muy pesado, equipo modesto atrás sin ningún reparo y equipo grande con la responsabilidad de llevar el peso pero con enormes problemas para poder deshacer el entramado del oponente.

Los amarillos, obligados a tener el cuero, se toparon contra la muralla aunque Iván Alejo, Luismi Quezada y Akapo pusieron centros al interior de área que acabaron en nada. Querol, en el 12, remató muy desviado en el primer intento.

El dominio era tan absoluto que parecía que el partido sólo se jugaba en una mitad del terreno y sobraba la otra. David Gil era un espectador más pero los locales tampoco sufrían en exceso para cuidar su portería.

Hasta el minuto 20 no llegó de verdad el esférico a la portería. Fue a través de un cabezazo de Choco Lozano rechazado por el arquero. Casi sin respiro, Javi Navarro dio señales con una brillante jugada que culminó con un centro chut que no se tradujo en gol frenado por la mano salvadora de Mateusz.

La tarde se tornaba desagradable para el conjunto de superior categoría. La diferencia de calidad era evidente, sobre todo en las acciones de uno contra uno, pero nada más,

Los visitantes desbordaban con relativa facilidad, penetraban por las bandas y conseguían centrar. Cuando el balón entraba en el área, morían las opciones de gol. Complicado rematar en condiciones ante una pobladísima defensa.

Duarte destacó en su primer partido como titular con el primer equipo. Duarte destacó en su primer partido como titular con el primer equipo.

Duarte destacó en su primer partido como titular con el primer equipo.

La única buena noticia para los de Cervera era que los asturianos no se acercaban al área contraria ni por casualidad. Qué menos. El adversario demostraba ser muy inferior pero eficaz en la aplicación de su argumentario defensivo. Eso sí, si no pasó apuros fue porque los gaditanos no imprimieron velocidad, no tuvieron ideas, quizás porque no están acostumbrados a la posesión.

El paso de los minutos fortaleció al equipo menor al comprobar que el cronómetro corría a su favor mientras el grande iba a menos, incapaz de asociarse con un mínimo de garantías hasta que el descansó irrumpió con el marcador inalterado.

Los asturianos abandonaron su timidez en la reanudación y se asomaron la patita en ataque, eso sí, de modo inocente. ¿Y el Cádiz? Pareció despertar después de las pertinentes instrucciones del entrenador. Puro espejismo.

Los amarillos necesitaban una marcha más y a ellos se pusieron. Duarte apareció arriba y con un testarazo en el 49 que repelió el portero y cinco minutos después el balón se paseó por el área pequeña tras un peligroso centro de Quezada.

El Cádiz CF quería pero no podía mientras la sombra de la prórroga se hacía gigantesca y el duelo se convertía en una carrera contrarreloj en busca del gol. Cervera optó por Caye Quintana en lugar de un gris Lozano.

Las ocasiones cuando llegaban, no estaban acompañadas de acierto, como el derechazo de Javi Navarro que casi llevó el cuero a la ladera.

Querol celebra su tanto con Bodiger. Querol celebra su tanto con Bodiger.

Querol celebra su tanto con Bodiger.

No podían los amarillos, condenados a 30 minutos hasta que David Querol por fin deshizo la igualada inicial con un oportuno tanto. En el 75, poco después de desperdiciar una oportunidad, el catalán agradeció un servicio de Iván Alejo al corazón del área para marcar con fuerte remate. El balón se coló en la portería junto a un poste después de tocar en un defensa.

De ahí hasta fue cose y cantar. La cuestión era romper el muro y el Cádiz lo logró a tiempo. Con el 0-1 todo fue más fácil. La eficacia que los asturianos demostraron en defensa no la tuvieron en ataque. No llegaron a tirar.

La victoria no corrió y la ventaja incluso pudo ser mayor. Saturday tuvo muy cerca el 0-2 con un cabezazo que Damián sacó en línea de gol.

Cervera hizo debutar a otro canterano, Sergio Pérez, muy activo en el tramo final. Incluso sufrió un penalti no señalado por el árbitro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios