Cádiz CF - Zaragoza | La crónica Miedo a las alturas (3-3)

  • El Cádiz evita la derrota con un gol de penalti en el minuto 90 en un partido loco

  • El equipo amarillo desperdicia la ocasión de subir a la cuarta plaza y está fuera del 'play-off'

Jairo, con el balón controlado en un lance del partido contra el Zaragoza. Jairo, con el balón controlado en un lance del partido contra el Zaragoza.

Jairo, con el balón controlado en un lance del partido contra el Zaragoza. / Jesús Marín

Comentarios 2

El Cádiz CF más desordenado de la temporada desperdició una oportunidad de oro de encaramarse a la cuarta posición pero al menos evitó la derrota contra un Real Zaragoza que llegó a disponer de un 1-3 en la segunda parte. Los amarillos empujaron con garra hasta lograr el 3-3 aunque una vez más dejaron sensaciones nada buenas más allá del empate que amarró de penalti en el minuto 90.

La calidad y velocidad de Machís no fueron suficientes argumentos para un equipo que una vez más se atascó en su feudo con la tercera igualada consecutiva y el cuarto partido seguido sin ganar. Con el empate llega a los 53 puntos, insuficiente para mantenerse en la zona de fase de ascenso. Los gaditanos pasan de poder ocupar la cuarta plaza a residir en la séptima.

Hasta seis modificaciones introdujo Álvaro Cervera en la alineación en un partido loco desde el pitido inicial, con un ritmo vertiginoso, como si no hubiese un mañana. En el minuto 4, un derechazo desde la frontal de Edu Ramos superó a Cristian Álvarez pero un zaguero evitó que el balón entrase en la portería. En la siguiente acción a la contra, David Carmona, todo velocidad, impidió el 0-1 en la línea de gol tras un remate a puerta vacía de Álvaro Vázquez, que había salvado a Cifuentes.

El Cádiz no tardó en caer en el descontrol. No dominó ninguna faceta del juego y se entregó a un intercambio de golpes que no le sentó nada bien. Aun así llegó con frecuencia al área contraria y dispuso de oportunidades, como el remate a bocajarro de Manu Vallejo (en el 9) que el arquero desvió a córner con una pierna.

La consistencia de los amarillos brilló por su ausencia una vez más y el marcador saltó por los aires en el minuto 16, cuando Pep Biel recibió un pase entre los dos centrales, se internó solo con el esférico en el área y batió a Cifuentes con un certero disparo cruzado con la zurda. 0-1.

El tanto no fue sin el reflejo de la falta de brújula de un equipo que no se aclaraba. Pocas veces se vio a un Cádiz tan frágil, con un enorme boquete en el centro del campo que facilitó el quehacer de los maños y una defensa que hacía aguas por todos lados.

El gol impulsó a los visitantes e inundó de dudas a los de casa, que lejos de reaccionar se enredaron en las redes de la precipitación. Todo quedó a expensas de la inspiración de Machís. Sobre él recayó todo el peso del ataque. En el 18, un centro del venezolano rebotó en Guitián y el cuero se estrelló contra la red lateral de la portería.

Los aragoneses siguieron a lo suyo. Llegaron con tanta facilidad al área que el segundo gol era cuestión de tiempo. Cifuentes lo evitó en el 34 con un estirada para repeler el el derechazo de Álvar Vázquez.

El guardameta retrasó tres minutos el 0-2, obra de nuevo de Pep Biel en el 37. El atacante entró hasta la cocina como Pedro por su casa, regateó al portero y marcó a puerta vacía.

Los jugadores locales, cabizbajos y con brazos en jarra, le daban vueltas a la situación y cuando todo apuntaba a un descanso con 0-2, Machís abrió la puerta de la esperanza con un golazo marca de la casa. En el 45, se inventó una obra de arte como el que no quiere la cosa. Regateó a dos defensas, penetró dentro del área y soltó un zurdazo inapelable.

El 1-2 duró lo que el intermedio. Fue comenzar la segunda parte y caer el tercer jarro de agua fría de la noche. En el 47, la defensa se durmió en la segunda jugada tras un saque de esquina y Nieto, completamente solo, cabeceó a placer un centro de James para elevar el 1-3 y poner el partido muy cuesta arriba para los amarillos.

Rennella había entrado en la reanudación por Lekic pero se encontró con una desventaja de dos goles. Demasiado cuesta arriba para un equipo sin alma que lo intentó a tirones.

En el 57 recortó distancias el propio Rennella con un oportuno remate en boca de gol, pero el árbitro anuló el tanto por una supuesta falta del delantero sobre un defensa.

El partido, como desde el principio, seguía instalado en la locura. Cervera arriesgó al cien por cien al quitar a los dos laterales y dar entrada a Salvi y Aketxe. El vasco salió justo para lanzar un libre directo en el 60 que clavó dentro de la portería con un lanzamiento por alto. 2-3 con media hora por delante.

El Cádiz se resistía a morir aunque en su intento a la desesperada puso más corazón que cabeza. Jairo se colocó de lateral izquierdo, Salvi en el derecho… Los locales se volcaron con todo. En el 70. Cristian Álvarez rechazó una falta lanzada por Aketxe, crecido tras el gol.

No hallaban los anfitriones la vía para asaltar la poblada defensa visitante. La derrota parecía inevitable hasta que en el 90 centró Salvi al interior del área, Manu Vallejo llegó al balón antes que el defensa, que tocó al delantero. El árbitro no dudó en señalar penalti que transformó Álex Fernández con un potente lanzamiento alto y por el centro. 3-3 y quedaba la prolongación.

Los de casa dieron el último arreón pero se quedaron sin tiempo para remontar. El punto final fue un mal menor.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios