Copa de Rey | Tenerife - Cádiz CF

Mejor ganar que perder

  • La segunda unidad del equipo amarillo busca en Canarias el pase a la siguiente ronda de un torneo secundario aunque importante para recuperar las buenas sensaciones

Brian Oliván cabecea el balón durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva de El Rosal. Brian Oliván cabecea el balón durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva de El Rosal.

Brian Oliván cabecea el balón durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva de El Rosal. / julio gonzález

El Cádiz inicia hoy su andadura en una nueva edición de la Copa del Rey con una complicada misión en Tenerife -a partir de las diez de la noche, hora peninsular, en el estadio Heliodoro Rodríguez López, ofrecido en directo por televisión a través de los habituales canales de pago-. Es el primer encuentro del conjunto amarillo después de la crisis desatada por la destitución de Juan Carlos Cordero como director deportivo por ddecisión del presidente, Manuel Vizcaíno. La eliminatoria que se resuelve a partido único con una alineación en la que a priori habrá predominio de jugadores con menos minutos en el campeonato de Liga.

El entrenador, Álvaro Cervera, hace rotaciones para dosificar el esfuerzo de los futbolistas, que afrontan la segunda visita consecutiva tras el reciente varapalo sufrido en Mallorca con una derrota en los últimos minutos consecuencia de una pésima segunda parte.

Los gaditanos cambian de isla y encaran la Copa como una terapia con la que recuperar sensaciones y resultados después del revés en Palma y el anterior empate liguero en casa ante el Oviedo en el minuto 94.

El técnico se llevó 18 jugadores a Tenerife en una convocatoria con varias novedades, como la presencia del centrocampista canterano Sergio -hizo la pretemporada con el primer equipo a un buen nivel- y la de Brian Oliván, que empieza a contar para el míster después de su salida frustrada en el mercado veraniego de altas y bajas. Viajó también el delantero Dejan Lekic, que se estrena en una lista y tiene papeletas para estrenarse de manera oficial con el Cádiz, aunque quizás tenga que esperar a la segunda parte.

La elección de Cervera estuvo condicionada por las lesiones. Hubiese sido la primera titularidad de Karim Azamoum, pero un golpe en un peroné le obligó a quedarse en tierra. José Mari con una rodilla inflamada, tampoco estaba disponible aunque el plan inicial era darle descanso. Jon Ander Garrido continúa inmerso en el proceso de recuperación de su tobillo dañado -molestias que arrastra de la pasada temporada- y Mario Barco, titular en las cuatro citas de Liga, descansa con un fuerte golpe en un costado. A Jairo todavía le quedan varias semanas para poder competir y Juan Hernández se pierde lo que resta de temporada.

Los dos únicos descartes por motivos técnicos fueron los de los laterales David Carmona y Matos. Si Correa y Brian aprovechan la oportunidad quizás se lo pongan difícil a Cervera en el próximo regreso a la Liga.

El once depara varios en la línea del curso pasado. Entra en liza la segundad unidad, unamedida ajusta a la lógica. Todo apunta al estreno de David Gil en la portería, escoltado en defensa por Rober Correa y Brian en los costados y Kecojevic y Servando como centrales. Edu Ramos y Álex Fernández son los dos únicos medios puros del primer equipo que forman parte de la expedición, aunque Sergio parte con opciones de entrar. A partir de ahí las posibilidades son múltiples en las bandas y las posiciones más adelantadas. Lo normal es que Alberto Perea, con poco protagonismo en la Liga, salga de inicio, además de Salvador Agra y quizás Salvi para que coja la forma con minutos sobre el césped. Hay tres delanteros para uno o dos puestos y en teoría, si el míster quiere dar descanso a los que ás carga de trabajo acumulan, Aketxe y Manu Vallejo empezarán el encuentro en el banquillo.

La Copa del Rey es un torneo secundario para un Cádiz que sabe que su recorrido es limitado -como el resto de los conjuntos de Segunda A-, pero a nadie le amarga un dulce y el pase al tercer cruce daría un poco de tranquilidad, además de reforzar la autoestima de un equipo que no gana desde el pasado 17 de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios