Copa de Rey | Tenerife - Cádiz CF

La 'bestia negra' de las dos últimas temporadas en la competición liguera

  • El cuadro insular eliminó a los amarillos en el 'play-off' de 2017 y este año les privó de jugar la fase de ascenso

Eugeni se lamenta mientras un jugador del Tenerife yace sobre el césped de Carranza en el partido del pasado mes de mayo. Eugeni se lamenta mientras un jugador del Tenerife yace sobre el césped de Carranza en el partido del pasado mes de mayo.

Eugeni se lamenta mientras un jugador del Tenerife yace sobre el césped de Carranza en el partido del pasado mes de mayo. / julio gonzález

El equipo contra el que el Cádiz disputa esta noche el partido único de la segunda eliminatoria de la Copa del Rey no es un rival cualquiera sino uno que se ha convertido en una auténtica bestia negra en las dos últimas temporadas, no en vano la suerte de los amarillos en la competición liguera estuvo estrechamente ligada con lo sucedido en uno de los encuentros ante el Tenerife.

En efecto, el resumen del discurrir del conjunto de Álvaro Cervera por la Segunda División desde que abandonó el pozo de Segunda B no podría entenderse sin la presencia del cuadro insular, determinante en la suerte final de los gaditanos en estas dos campañas, ambas saldadas con una buena actuación global pero marcadas por la decepción final de no alcanzar un objetivo que no era el prioritario -el discurso de la permanencia y los 50 puntos, de hecho, sigue vigente- pero que con el paso de las jornadas se fijó como ilusionante y posible.

En el ejercicio 2016-17, el que suponía el regreso del titular de la Tacita a la categoría de plata, la magnífica trayectoria del inquilino del Ramón de Carranza se tradujo en una extraordinaria quinta posición que suponía la clasificación para la fase de ascenso a Primera División. Lástima que la derrota en Pucela ante el Valladolid en el broche a la Liga regular impidiera abrigar la cuarta plaza y supusiera ceder el factor campo en el primer cruce de las eliminatorias, una circunstancia a la postre decisiva.

Y es que en esa ronda inicial del play-off de ascenso tocó en suerte precisamente el Tenerife, que había superado a los amarillos en la tabla gracias a su triunfo en la última jornada en Zaragoza y que acabó sacando petróleo a esa mejor clasificación. De hecho, el choque de ida, disputado en la capital gaditana, concluyó con un 1-0, marcador que se repitió en el Heliodoro Rodríguez López de Santa Cruz y que por consiguiente otorgó el pase a los tinerfeños por su mejor puesto a la conclusión de la competición.

Los de Álvaro Cervera habían firmado un curso espectacular, asegurando la salvación con tiempo más que sificiente para soñar con cotas mayores, pero después no pudieron sortear el primer obstáculo también por su dificutad para ver portería. El Tenerife, en cualquier caso, había sido su verdugo esa campaña.

En la siguiente, la 2017-18, de nuevo el Cádiz se instaló en la primera vuelta en la zona noble y con el transcurrir de la semana se afianzó como un firme candidato a pelear por el salto a la máxima categoría. Es más, los pupilos de Cervera, pese a sellar demasiados empates que terminaron costando una carísima factura, se mantuvieron entre los seis primeros hasta le última jornada, en la que la derrota en Granada trajo consigo quedarse fuera de la fase de ascenso.

No obstante, en realidad el gran verdugo de la temporada no fue el conjunto nazarí sino otra vez el Tenerife, que en la penúltima jornada en Carranza sumó un punto cuando nadie lo esperaba, ya en tiempo de prolongación, una igualada que dejó al Cádiz sin asegurar matemáticamente una presencia en el play-off que con el 1-0 estaba en el bolsillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios