Cádiz | Ponferradina Estreno oficial del VAR en Carranza

  • El curso en Segunda arranca con el videoarbitraje y los cambios en el reglamento como destacadas novedades

Un colegiado observa la pantalla del VAR durante un reciente partido internacional. Un colegiado observa la pantalla del VAR durante un reciente partido internacional.

Un colegiado observa la pantalla del VAR durante un reciente partido internacional.

Comentarios 0

La temporada en Segunda División comienza con novedades significativas en lo que se refiere al arbitraje, ya que la categoría de plata incorpora el VAR este curso Con el objetivo de facilitar y mejorar la labor de los colegiados. Igualmente, el reglamento ha sufrido cambios a los que jugadores y aficionados tendrán que acostumbrarse.

Para empezar, el conocido como videoarbitraje traspasa la frontera de la Primera División y baja un peldaño aunque manteniendo el mismo protocolo, de tal modo que sólo será utilizado para ayudar en errores claros y manifiestos. Así, servirá para para trazar las líneas de fuera de juego siempre y para corregir decisiones del árbitro en fallos flagrantes. Además, la empresa que gestiona el sistema ofrece la posibilidad de controlar la línea de gol y los fueras de juego automáticos, si bien estos servicios en principio no se contemplan.

Primer examen a la ayuda tecnológica tras el ensayo del Trofeo

Como no podía ser de otra forma, el Ramón de Carranza hace meses que adaptó sus instalaciones a las exigencias tecnológicas del VAR, por lo que en el encuentro de este domingo ante la Ponferradina supondrá el primer examen oficial a su puesta en marcha, después del ensayo vivido el pasado lunes con motivo de la primera semifinal del Trofeo, en la que el Athletic superó al Tacón gracias a un penalti determinado precisamente por el videoarbitraje.

Por lo que se refiere a las variaciones en el reglamento, destacan por lo mucho que se ha hablado de ellas las que afectan a las extremidades superiores. Por un lado, las manos. Se penalizarán prácticamente todas en las que impacte el balón. Por supuesto, siempre que deliberadamente se juegue el balón, se marque gol o se genere una acción de ataque tras haber existido contacto del cuero con la mano o el brazo, aunque se haya producido de manera accidental.

Más severidad con las manos, la utilización de los brazos y las entradas por detrás

También se pitará falta cuando en ese contacto la mano se encuentre a la altura del hombro o en un plano superior, cuando el balón venga de un rebote y la mano o el brazo estén en una posición antinatural o cuando un jugador evite con la mano o el brazo un gol evidente, en cuyo caso se señalará penalti y se expulsará al infractor, que verá sólo cartulina amarilla si no pudo evitar el tanto por conducta antideportiva.Por el contrario, en el supuesto de que un jugador se tire al suelo y el brazo de apoyo sea el que toque el balón no se entenderá como infracción, siempre y cuando el brazo ocupe la posición natural del cuerpo, en perpendicular. Tampoco cuando el balón impacte, accidentalmente, en la mano después de haber sido jugado por el mismo jugador.

Por otro lado, los brazos también van a ser tenidos a partir de ahora muy en cuenta por lo que respecta a su utilización al golpear a un adversario. Obviamente, cualquier impacto intencionado en el cuerpo del contrario supondrá la expulsión. Ahora bien, si se usan como protección entonces podrá ser castigado con amarilla, si el infractor toca con la mano la cara del rival sin ser consciente de la posición de éste, o con roja, si el golpeo se produce con el codo o con un exceso de fuerza e impetuosidad.

Los matices afectan también a los penaltis, faltas, saques de puerta y hasta a los botes neutrales

Otro de los cambios en las normas que más han dado que hablar este verano es el que afecta a las entradas por detrás. La FIFA ha pretendido cortar de raíz estas infracciones al castigar con roja todas en las que el punto de contacto esté en el talón de Aquiles. Sin ir más lejos, este sábado fue expulsado en Balaídos el madridista Modric por una acción similar.

La controversia, no obstante, se mantiene por el criterio en el supuesto de que la falta sobre un atacante se cometa sin intención, yendo a por el balón, circunstancia en la que no será sancionado y como mucho verá amarilla si se trata de una ocasión manifiesta de gol.

Los matices en el reglamento afectan igualmente a los libres directos y los penaltis. En los lanzamientos de falta los jugadores del equipo que disfruta de la oportunidad no podrán estar integrados en la barrera y tendrán que guardar un metro de distancia respecto a ella, mientras que en las penas máximas se permitirá a los guardametas dar un paso adelante sin tener que mantener los dos pies sobre la línea de gol.

Por último, cambios para los saques de puerta, ya que se podrá entrar en el área a robar el balón; en los tiros libres, cuando el esférico se ponga en juego, sin esperar a que salga del área, y los defensas pueden recibirlo dentro de la misma, y en los botes neutrales, menos frecuentes desde ahora porque en choques entre dos futbolistas que queden tendidos el balón se le dará al portero defensor y en otros casos será para el equipo que lo tenía en su posesión en el lugar en que fue tocado por última vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios