Partido Tacón - Athletic del Trofeo Carranza El Athletic, a la final gracias al VAR

  • Un solitario gol nacido de un penalti tras una consulta del árbitro convierte al conjunto vasco en el primer finalista femenino en la historia del Trofeo

Kaci, jugadora del Tacón, protege el balón ante el acoso de Maite Oroz. Kaci, jugadora del Tacón, protege el balón ante el acoso de Maite Oroz.

Kaci, jugadora del Tacón, protege el balón ante el acoso de Maite Oroz. / Lourdes de Vicente

Un histórico del fútbol español, el Athletic de Bilbao, se convirtió en el primer finalista femenino del Trofeo Carranza tras vencer 0-1 al Tacón en un choque equilibrado que se inclinó del lado del conjunto vasco gracias al VAR, decisivo en la resolución de un encuentro que contó con escasa presencia de público en las gradas.

Un gol nacido de un penalti que el árbitro señaló avanzada la segunda parte tras consultar la cámara dio la victoria al Athletic. Pudo ganar cualquiera, pero fueron las norteñas las que titaron de oficio para sacar máxima tajada del solitario tanto que evitó la ruleta de la tanda de penaltis.

El duelo tenía miga. Se enfrentaban el quinto clasificado de la Liga Iberdrola, el Athletic (vestimenta verde), y el recién ascendido Tacón (de blanco), reforzado con jugadoras de pese internacional tras su vinculación con el Real Madrid. Los dos salieron con un 4-4-2 muy definido, con el orden como denominador común.

No era fácil hallar espacios en las áreas aunque la sueca Asllani avisó en el minuto 7 con chut que llegó sin fuerza a las manos de Ainhoa Tirapu. El Tacón se aceró primero pero las vascas replicaron en el 11 con un remate alto de Nekane Díez tras un centro de Lucía García al corazón del área.

Fue el Tacón el que tuvo el gol más cerca cuando al filo del cuarto de hora Jakobsson aprovechó una cadena de indecisiones de la zaga para plantarse delante de la portería y disparar al larguero.

Las blancas tomaron la iniciativa y obligaron a las bilbaínas a extremar las precauciones en su parcela pero ni mucho menos renunciaron al ataque. En el 21, Lucía García no atinó en la definición delante de Yohana.

Volvió a la carga el Tacón con sus referentes en la delantera, Asllani y Jakobsson. Con ellas llegaba el peligro y en el área contraria era Lucía García la que rompía la defensa con su rapidez por el centro.

Fue la joven delantera 21 años la que perforó la portería del Tacón justo después de la media, pero el árbitro anuló el gol por fuera de juego ratificado por el VAR.

En el 33 sí partió en posición correcta la ariete de Barakaldo para quedarse delante de Yohana. La portera ganó el mano a mano y evitó el primer gol femenino del Trofeo al desviar a córner.

La primera parte derivó en un toma y daca, con dominio alterno y ocasiones para ambos bandos. Al filo del intermedio, la verderona Vanesa Gimbert envió el cuero al larguero con un oportuno testarazo tras saque de esquina que no alteró el equilibrio en el marcador.

El guión no cambió en la reanudación. Esther (en el 55) y Jakobson (62) mandaron el esférico al larguero en dos claros avisos de un Tacón ofensivo que sin embargo de vio sorprendido a la contra.

Respondió el Athletic con su habitual velocidad arriba y en el minuto 70 por fin se rompió el marcador gracias a la intervención de VAR. Ane Azkona remató fuera a puerta vacía tras un servicio de Nekane Díez. Aparentemente fue una jugada más, pero el árbitro decidió consultar la cámara situada junto a la boca del túnel de vestuarios. Visionó la acción y detectó una patada de Daiane a la delantera vasca en el momento del remate.

Díaz de Mera señaló el punto de penalti. La pena máxima la lanzó Maite Oroz, Yohana rechazó el balón en primera instancia pero la jugadora del Athletic remató a bocajarro para poner el 0-1. Suyo fue el primer gol femenino en la historia del Trofeo.

El tanto obligó al Tacón a apretar en ataque. Lo intentaron sin tregua las blancas, aunque se toparon con un sistema defensivo bien organizado que dejó pocas opciones. El tiempo corrió a favor de las bilbaínas, que supieron rentabilizar al máximo el gol para meterse en la gran final. Apenas hubo ocasiones claras hasta el último pitido del árbitro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios