Cádiz CF

Ensayo para la Liga

  • El Cádiz se presenta ante la afición con la prueba más dura del verano frente a Las Palmas en un duelo de Segunda División

  • Convocados todos los jugadores disponibles

Ensayo para la Liga Ensayo para la Liga

Ensayo para la Liga

El LXIV Trofeo Carranza, uno de los más cortos de su larga historia, alza hoy el telón con el primero de los dos partidos que componen un torneo más conocido y valorado por su glorioso pasado que por su presente decadente. El habitual cuadrangular queda reducido a un triangular amorfo en el que ni siquiera se enfrentan entre sí los todos los participantes. Hay un privilegiado, el Betis, que es finalista sin jugar y hoy espera sentado en el sofá el desenlace de la única la semifinal, la que dirimen el Cádiz y la Unión Deportiva Las Palmas a partir de las diez menos cuarto de la noche -televisado en directo por Bein y LaLiga-. El club intentó mantener el modelo de siempre con cuatro equipos, pero le salió rana e improvisó una fórmula que convierte el Carranza de 2018 en un Trofeo de transición a la espera del futuro modelo que marque los nuevos tiempos. Son dos partidos y una final con un finalista ya fijado de antemano. Quien diga que son dos finales insulta la intelignecia de los aficionados y falta el respeto al otrora Trofeo de los Trofeos. No se puede vender humo.

El conjunto amarillo ejerce de anfitrión frente al campeón del año pasado en una cita que parece propia de un partido de Liga de Segunda División A alejada del atractivo que a priori se le debería presuponer a un encuentro del Trofeo. Pero es lo que hay y al menos cabe el aliciente de que el Cádiz se presenta delante de su afición en la recta final de una pretemporada marcada por dos factores. El primero, el pleno de victorias del conjunto de Álvaro Cervera, que se ha impuesto a todos los rivales que ha tenido enfrente, la mayoría de inferior categoría salvo dos a los que se enfrentará en LaLiga 1|2|3: Elche -al que derrotó 3-1- y Mallorca -2-1-. Pese a la abundante cosecha de triunfos -ocho en total-, el técnico no está satisfecho con las prestaciones de un equipo que aún debe mejorar y que está pendiente de la definitiva confección de la plantilla.

El segundo, la incertidumbre generada en torno a la situación de Álvaro García, que ha pedido que se atiendan las ofertas que lleguen por él para dar un salto profesional en su carrera. De momento no hay nada nuevo y el extremo está disponible para saltar hoy al césped del estadio Carranza si el entrenador, Álvaro Cervera, lo considera conveniente. Su salida, si se produce, elevaría el tope salarial para poder terminar de diseñar un plantel incompleto a falta de siete días para el arranque liguero y de 21 días para el final del mercado. La principal carencia a día de hoy es la delantera.

El Trofeo irrumpe en plena remodelación de una plantilla que ni mucho menos está cerrada. Falta un portero, un defensa central, quizás un lateral izquierdo, puede que un medio, un extremo si al final se va el utrerano y uno o dos delanteros. En principio debe llegar el ariete llamado a ser el faro del equipo en ataque.

La alineación del Cádiz es una incógnita. Todos los jugadores están disponibles y la duda es si el míster coloca en el once a Álvaro García, que apenas ha participado en los ensayos desarrollados en la canícula y quizás no tarde en cambiar de aires. Si es por méritos, las papeletas son para Manu Vallejo, uno de los nombres propios de verano. El canterano se empeña en derribar la puerta del primer equipo con su alto rendimiento y los cinco goles que le convierten en el máximo goleador del Cádiz en la pretemporada. Puede ser una oportunidad para reivindicarse.

El examen que afrontan hoy los gaditanos se presenta a priori como el más duro del periodo estival -lo tocará otro más complicado mañana si pasa a la final-. Tendrá enfrente a un recién descendido con un potente plantel, dirigido por Manolo Jiménez, que aparece en las quinielas como uno de los máximos favoritos al ascenso a Primera División. Se trata, por tanto, de una prueba exigente justo una semana antes del comienzo oficial del curso -el Cádiz recibe al Almería el próximo día 17-. No deja de ser un ensayo pero no es un amistoso cualquiera. Es el Trofeo y además el primer choque en casa para el que se espera numerosa asistencia de público al ser gratuito el acceso para los abonados. Haría bien el equipo amarillo en agradar a su parroquia pese a las carencias que aún hay en la plantilla. Ese es uno de los retos, además del dulce sabor de la victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios