Cádiz CF

Cádiz CF: El nuevo estadio ya tiene precio

  • La entidad estima en una cantidad que superará en poco los 40 millones de euros la construcción de un recinto para acoger los partidos del equipo y todo tipo de eventos

Imagen del interior del estadio en el que juega sus partidos el Cádiz.

Imagen del interior del estadio en el que juega sus partidos el Cádiz. / LOURDES DE VICENTE

El Cádiz CF trabaja en sus números, en sus cuentas, para relanzar los proyectos ambiciosos que tiene en cartera para los próximos años. La construcción de un nuevo estadio y la ampliación de la actual ciudad deportiva (instalaciones de El Rosal) se convierten en los principales objetivos de la entidad que preside Manuel Vizcaíno. La presencia del primer equipo amarillo en el fútbol profesional -con dos campañas consecutivas en la elite, por el momento- elevan las posibilidades de un club que no quiere dejar de crecer.

"Necesitamos aumentar los ingresos para depender menos de que entre la pelota", sostiene Vizcaíno, en palabras a 2Playbook. Lo dice después de que las cuentas sean positivas al acabar la temporada 2020-21, a pesar del varapalo que supuso la pandemia. Hay satisfacción en el Cádiz CF desde el momento en el que los datos económicos corren con viento favor. "Estamos orgullosos porque hemos asegurado el 'break even' (cubrir gastos) con algo de beneficio en un año que era imposible. El objetivo para la 2021-2022 es seguir dando beneficios y mantener la nueva senda en la gestión", indica marcando la línea de trabajo junto a su nuevo vicepresidente, Rafael Contreras.

La normalidad está cada vez más cerca del fútbol profesional. El 60% del aforo dará paso en breve al 80% y, si nada lo impide, finalmente se recuperará el 100%. Eso, traducido en números, será un gran impulso y augura unos ingresos de 55 millones de euros para el presente ejercicio. En esas cifras no se recoge nada de posibles traspasos porque desde el Cádiz CF la prioridad es ser prudente. "Esa partida siempre la dejamos a cero", recuerda Vizcaíno.

Los derechos televisivos siguen siendo en la entidad gaditana la gran fuente de alimentación económica, por lo que el presidente y su Consejo de Administración entienden que es conveniente tener otros recursos para dar un salto como sociedad. Es ahí donde toma fuerza la construcción de un nuevo estadio, proyecto en el que llevan tiempo trabajando no sin grandes dificultades. Vizcaíno está plenamente convencido de que es necesario empezar la larga cuenta atrás hasta dejar atrás el Nuevo Mirandilla (antiguo Carranza). La intención es clara y va más allá de un campo de fútbol, pues la idea es disponer de una instalación que genere ingresos a lo largo del año aunque el equipo la utilice cada dos semanas.

El principal obstáculo que se está encontrando el Cádiz CF apunta al lugar para levantar ese nuevo 'templo del cadismo'. Las reuniones no cesan para estudiar las posibilidades -algunas más viables que otras-, pero ya se sabe que el volumen de la inversión superará en poco los 40 millones de euros. "Nuestra prioridad es la ciudad de Cádiz, aunque hay pocos terrenos; si no, buscaremos una alternativa en los alrededores", apunta el máximo dirigente a 2Playbook, en referencia a gestiones en lugares próximos a la capital gaditana. Esta posibilidad despierta bastante malestar en los cadistas, acostumbrados a tener su estadio en la ciudad.

Vizcaíno: "Estamos en una zona privilegiada del mundo que nos permite competir por ser la sede de proyectos"

Cabe recordar que la idea que baraja el Cádiz CF en cuanto a ese nuevo estadio -en cuyo diseño ya se está trabajando- es que el campo disponga de una capacidad para 35.000 espectadores, unos 14.000 más que el Nuevo Mirandilla (antiguo Carranza). La ambiciosa apuesta de Vizcaíno plantea un terreno de juego retráctil (permite guardarlo) y utilizar el recinto para acoger todo tipo de eventos cuando no haya competición. "Estamos en una zona privilegiada del mundo que nos permite competir por ser la sede de proyectos", manifiesta el presidente con el as en la manga de los puestos de trabajo directo e indirecto que generaría ese proyecto.

Hay dos aspectos que son necesarios para que la maquinaria amarilla sea competitiva en el mundo del fútbol: Aumentar la masa social y el negocio comercial. El mandamás del Cádiz CF tiene como aspiración que las ventas adicionales que pueda generar la explotación del nuevo estadio le permita dejar casi a cero el importe que pagan los casi 5.000 abonados que mantienen su fidelidad con el equipo desde la última etapa en Segunda B. "Hay una guardia pretoriana que debe venir por lo que ha hecho históricamente y no por lo que tiene que hacer. Gente a la que hay que devolver lo que nos ha dado y eso también nos aseguraría buen ambiente en todos los partidos".

La calculadora ocupa un lugar de privilegio en la mesa en la que a diario se sientan Vizcaíno y Contreras. Los números están claros si los conceptos adquieren la fuerza deseada. "Cada metro cuadrado debe tener su rentabilización para crear más ingresos recurrentes y no apoyarnos sólo en las vías clásicas de ingresos. Eso debe permitirnos generar más ingresos para poder tener mejor plantilla y obtener mejores resultados deportivos para consolidar al equipo en Primera", expone el presidente.

Descartada queda la continuidad en el actual estadio, propiedad del Ayuntamiento y cuya concesión acaba en el año 2031. Una década por delante para que el proyecto más ambicioso en la historia del Cádiz CF tome forma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios