Coronavirus en Cádiz

La voz de la conciencia ante el Covid en Cádiz

  • Los auxiliares de seguridad municipales comienzan su labor para tratar de que se cumplan las medidas de protección ante el Covid en las calles

Dos mujeres que prestan su servicio como auxiliar de seguridad, este jueves junto al Mercado Central.

Dos mujeres que prestan su servicio como auxiliar de seguridad, este jueves junto al Mercado Central. / Julio González

Con una acreditación metida en un plástico que indica que pertenecen al Plan Extraordinario Covid-19 de Diputación, los primeros ocho vigilantes de seguridad para tratar de que se cumplan las medidas de seguridad ante el coronavirus han comenzado este jueves la labor para la que han sido contratados para los próximos tres meses. Una acreditación y un walkie-talkie que está conectado a Protección Civil, el cuerpo que los coordina. No tienen ni siquiera un uniforme o una camiseta que los identifique como las que puso la Junta de Andalucía durante el pasado verano.

Este es parte del personal que se ha podido contratar desde el Ayuntamiento de Cádiz gracias a los fondos extraordinarios aportados por la Diputación Provincial para implantar medidas contra el virus.

En Cádiz de momento ya están operativos estos ocho auxiliares de seguridad y siete conserjes que están prestando sus servicios en dependencias municipales. Todos ellos han sido contratados a través de la bolsa de subalternos del Ayuntamiento de la capital gaditana. A ellos se les une un coordinador del plan covid.Los auxiliares de seguridad van en parejas en dos turnos de trabajo, una por la mañana de ocho a una y otra por la tarde de cuatro a nueve y se han ido repartiendo por distintas zonas de la ciudad.

Por la mañana estuvieron en las puertas de dos colegios y posteriormente pasaron por el Mercado central y las principales calles del casco histórico. Por la tarde, una de las parejas estuvo por la zona de La Laguna dando vueltas por las calles e informando de las medidas de seguridad que se han de tomar, del correcto uso de la mascarilla y también de que se guarde la distancia de seguridad adecuada.

Una de las cosas más positivas que se encontraron es que la inmensa mayoría de las personas llevaban sus mascarillas puestas, salvo contadas excepciones que dejaban la nariz y la boca al descubierto, por lo que este complemento no cumple con el objetivo de protección. En cualquier caso, destacan que la gente ha estado en actitud colaboradora en todo momento e, incluso, a veces cuando se acercaban las propias personas corregían y se ponían bien la mascarilla.

Estos auxiliares de seguridad van a estar contratados hasta el próximo 31 de enero y tratarán de estar presentes en los lugares donde puede haber un mayor riesgo de contagios o de aglomeraciones, como es el caso de la entradas a los colegios, o las zonas comerciales y los parques infantiles.

Posteriormente se va a ir incorporando el resto del personal de los distintos programas que se presentaron al plan extraordinario de la Diputación provincial, como es el caso de unos orientadores de empleo y también trabajadores para mantenimiento urbano, es decir, capataces y peones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios