Turismo

Las viviendas copan el 55% de la oferta turística

  • Los pisos dedicados a este fin albergan 3.849 plazas, superando ampliamente las 2.627 camas que ofrecen los hoteles

Un grupo de turistas pasea por el centro de la ciudad. Un grupo de turistas pasea por el centro de la ciudad.

Un grupo de turistas pasea por el centro de la ciudad. / Lourdes de Vicente

El avance del número de viviendas que se están dedicando al alquiler turístico es imparable en la capital gaditana. Cada vez son más los propietarios que deciden dejar de arrendar sus pisos por una larga duración para destinarlos a estancias más cortas con el objetivo de sacarles una mayor rentabilidad, con el efecto que esto está provocando en la subida de los precios de las casas y la reducción del parque privado.

Los datos muestran ya claramente que las viviendas con fines turístico son la primera opción con la que cuentan los visitantes para pernoctar en Cádiz. Así, según el registro de la oferta turística de la Delegación Territorial de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, de las 6.946 plazas que existen en la ciudad, 3.849 plazas se encuentran en pisos de este tipo, lo que supone el 55,41%. Estas camas se reparten entre los 869 hogares registrados para esta finalidad.

De esta manera, en el último año ha sido cuando se ha producido el adelantamiento de las viviendas con fines turísticos como primera opción de la oferta turística en la ciudad, lo que demuestra el auge de esta opción y el proceso de regularización de los pisos, ya que muchos de ellos no estaban declarados.

Tras los hogares destinados al alquiler turístico se encuentran los establecimientos hoteleros, que engloban a los hoteles y los hostales. En la actualidad, existen en Cádiz capital 35 negocios de este tipo que albergan un total de 2.627 plazas –el 37,82% de las camas–. Dentro de esta categoría, resaltan los hoteles de cuatro estrellas, con siete establecimientos que tienen capacidad para albergar a 1.551 personas.

En tercer lugar, se encuentran los complejos de apartamentos turísticos. La ciudad cuenta con 17 establecimientos de este tipo, dando cabida a 470 plazas –el 6,76% del total–.

Este tipo de alquileres ha superado a los establecimientos a lo largo del último año

El dato de la cantidad de viviendas que ya están destinadas a fines turísticos es una de las bases del movimiento Calle Viva-Laboratorio de Resistencia Ecourbano, que en la actualidad se está formando en la capital gaditana y que tiene entre sus intenciones luchar contra la despoblación del centro de la ciudad por la reducción del número de viviendas en alquiler de larga duración y la subida de los precios.

Una de las asociaciones de vecinos que ve de cerca este fenómeno es la AVV Cádiz Centro. Su vicepresidente, Francisco Gómez, señala sobre esta cuestión que “no es una cosa nueva, ya que desde hace como mínimo tres años estamos viendo el cariz que están tomando las cosas”. Para ello, resalta que en la Comisión Municipal de Patrimonio, en la que Gómez participa, “ya existían muchas solicitudes para la rehabilitación de fincas para convertirlas en apartamentos turísticos”. Unas peticiones que suponen “hablar de los edificios legalizados”, ya que por detrás están “otros ocultos o semiocultos con la misma función”.

Debido a este motivo, reconoce que “el vecino normal está abocado a abandonar las zonas en las que están viviendo” por las circunstancias que se están dando con el crecimiento de las viviendas turísticas. “Cuando se habla de que baja el padrón de la ciudad, eso posiblemente sea un reflejo de este asunto, ya que cada vez existen menos residentes. Se tienen que ir a otras poblaciones limítrofes”, señala Gómez, que añade los problemas que existen, en primer lugar, “por encontrar una vivienda” y, luego, “por los alquileres, que son bastante altos”.

El portavoz de la AVV Cádiz Centro considera que “es lícito que cada propietario quiera sacar la máxima rentabilidad a sus viviendas”, aunque marca distancias entre los particulares que necesitan estos ingresos y los grandes inversores.

Con todo, muestra su preocupación para que no pase en Cádiz como en otras ciudades en las que la masificación turística es más palpable, ya que no quiere que “perdamos la identidad” por la despoblación de los barrios. Por ello, está “a favor del turismo, pero manteniendo un cierto equilibrio”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios