Turistificación Nace el colectivo Calle Viva para defender el derecho a la ciudad

  • Este movimiento pretende denunciar los efectos de la turistificación, que provoca el aumento de los precios de los alquileres

Varias personas salen de un negocio de apartamentos turísticos. Varias personas salen de un negocio de apartamentos turísticos.

Varias personas salen de un negocio de apartamentos turísticos. / Lourdes de Vicente

El avance de la turistificación, especialmente por el cambio que se está dando en el mercado inmobiliario al transformarse las viviendas de alquiler de larga duración en apartamentos turísticos, está provocando que vayan surgiendo movimientos de resistencia ante este proceso. En Cádiz, esto tiene especial incidencia en el centro de la ciudad, en donde cada vez es más complicado encontrar un piso a un precio razonable y en consonancia con los salarios que perciben los gaditanos. Ante esto, se ha puesto en marcha el colectivo Calle Viva-Laboratorio de Resistencia Ecourbano. Este movimiento, tal y como explica Jesús Rodríguez, exparlamentario andaluz de Podemos y uno de los promotores de esta idea, nace “para convertirse en una especie de laboratorio de derechos urbanos no sólo con la vivienda, sino con todo lo que tenga que ver con los derechos ambientales, el transporte, los animales o el derecho a la ciudad”. Estos temas se defenderán “desde una visión ecourbana”.

Aunque de todas estas reivindicaciones, el proyecto gira en torno al citado derecho a la ciudad, la creación de este grupo parte del principal problema que tiene Cádiz: la vivienda. Rodríguez apunta que “el punto de partida es un fenómeno que vuelve a repetirse con la reactivación económica, como es el de la subida de los alquileres de las viviendas y el efecto de expulsión de las ciudades. Vemos que los modelos turísticos, y los modelos económicos en general, vuelven a provocar una burbuja que desplaza a la gente de las ciudades”.

La formación de este colectivo se encuentra en una fase previa antes de que se presente públicamente, lo que se producirá probablemente a principios de 2019. “Estamos haciendo un trabajo preparatorio”, reconoce Rodríguez, que añade que durante noviembre van a ir realizando reuniones con diferentes asociaciones. Con todo, resalta sobre los componentes de este movimiento que “hay vecinos del centro histórico, aunque algún compañero también viene de extramuros. Hay gente que procede del activismo de la ciudad, pero también hay gente que viene de nuevas y que viene preocupada por el ascenso de los precios de los alquileres”. Además, también resalta la importancia que tiene en este grupo “la gente de entre 25 y 35 años, que es la que está buscando vivienda y está viendo los problemas del alquiler”.

A la espera de que este colectivo vaya creciendo una vez que se presente en sociedad, Rodríguez incide en el tema de la vivienda al señalar que “Cádiz tiene un problema endémico. Ya vivimos el efecto de expulsión desde hace décadas al tener que irse la gente a vivir a San Fernando, Chiclana o Puerto Real. Con este fenómeno –la turistificación–, el proceso se multiplica al no haber suelo y no disponer de un parque público de vivienda potente que incida en los precios del mercado”. Un aspecto por el que denuncia la “descapitalización” que se ha producido “en los gobiernos del PP, que no apostaron por la vivienda pública”.

Por ello, uno de los objetivos es “concienciar” a los vecinos sobre “las causas que inciden en el precio de los alquileres”, a la vez que remarcó que el modelo turístico “genera rentas para una minoría y problemas de acceso a la vivienda para la mayoría”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios