Infraestructuras ferroviarias

El tesoro oculto de la estación de Adif en Cádiz

Interior del inmenso vestíbulo de la estación férrea.

Interior del inmenso vestíbulo de la estación férrea. / Julio González

Rompiendo el paso entre la estación de Adif y la histórica terminal de Renfe construida en 1905 se levanta un edificio, de planta rectangular y de potente impacto visual y arquitectónico, que permanece vacío, sin uso, desde que terminaron las obras de construcción hace más de 15 años, tras una inversión que superó los 11 millones de euros.

Es el vestíbulo de la estación de Adif, el complemento de la terminal ferroviaria y elemento de referencia dentro del complejo ferroviaria construido en la entrada al casco antiguo, como punto final al soterramiento de la vía.

El entonces Ministerio de Fomento invirtió 11 millones de euros en su construcción. Una elevada cifra a la que hasta ahora no se le ha sacado provecho, más allá de su uso como restaurante para una parte de las autoridades que acudieron a Cádiz en 2012 durante la Cumbre Iberoamericana. Más allá de eso, nada.

Hoy, tras tres quinquenios, parece que por fin comienza a verse la luz para su apertura al pública. El avance en el Plan Plaza de Sevilla, con la modificación del convenio entre el Ayuntamiento y Adif y, sobre todo, las obras de la nueva red de saneamiento en la vecina de avenida de Astilleros, plantea una más que próxima inauguración del vestíbulo de la estación en poco más de doce meses. 15 años después de la finalización de las obras. Más vale tarde que nunca, lo que permitirá eliminar este edificio del listado de las infraestructuras pendientes en la ciudad.

El pasado miércoles Diario de Cádiz visitó todo el edificio. Desde la planta subterránea hasta la azotea sobre la cual se levantará el futuro hotel de la cadena Barceló. Era la primera vez que un medio de comunicación accedía a estas dependencias.

Como pasa con el edificio del Instituto de Fomento y el de Jefatura de la Policía Local, lo primero que llama la atención es cómo los espacios engañan. Si desde el exterior ya se supone un inmueble de grandes dimensiones, por dentro se descubre una superficie aún mayor, lo que viene a reforzar el lamento por su no utilización en estos años.

Si desde los andenes de la terminal ferroviaria se vislumbra la sala de pasajeros cerrada, al acceder a ella nos topamos con una superficie amplia destinada a locales comerciales (la planta es de cerca de 2.500 metros cuadrados) y, aún más, porque cuando subimos hacía la azotea nos topamos con una inmensa nave cerrada donde en su día se planteaba la instalación de salas de cine.

Solventados los problemas del convenio Plaza de Sevilla y, sobre todo, ya en marcha las obras de la red de aguas en la avenida de Astilleros, el vestíbulo ve cada vez más cerca su tardía inauguración.

Fuentes de Adif indicaron que la previsión con la que se trabaja es que, una vez abierto el Mercado Gastronómico, cuyos promotores esperan esté en funcionamiento antes de las fiestas de Navidad de 2022, la vieja terminal de 1905, el vestíbulo de la estación y la estación hoy en funcionamiento, queden conectados entre sí, lo que permitirá que quien acceda desde la entrada principal del Mercado Gastronómico pueda culminar su paseo en la zona de vías de Adif.

Otra cosa es si se pondrá en uso la zona de viajeros y las taquillas de venta de billetes, que en el vestíbulo cuenta ya con una sala preparada para ello. En este caso dependerá de Renfe, la empresa que gestiona este servicio, si le interesa su apertura o bien mantiene la sala que se habilitó hace cerca de veinte años de forma provisional y que aún sigue en funcionamiento.

En cuanto a los espacios comerciales previstos, si hace quince años era una quimera encontrar empresas interesadas en ellos, ahora la situación ha cambiado de forma radical.

Por una parte, en este tiempo Cádiz se ha convertido en un punto turístico de referencia en todo el sur, con miles de visitantes cada año. Por otra, la apertura del Mercado Gastronómico y del hotel de la cadena Barceló que irá sobre el vestíbulo, serán otros dos alicientes para posibles inversores. Todo ello hace suponer que Adif analizará la situación de aquí a un año y valorará si es viable sacar al mercado este suelo. Sin duda porque no olvida que el Plan Vialia (la transformación comercial de equipamientos ferroviarios) no salió adelante hace ya cerca de dos décadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios