El desarrollo de la ciudad

El futuro del edificio del vestíbulo y la Aduana, unido al mercado

  • Adif está a la espera de que la Junta aclare si el inmueble protegido por Cultura se tira en su totalidad o sólo el depósito.

La adjudicación del mercado gastronómico en la antigua estación de ferrocarril, que como ya adelantó este diario podría estar en funcionamiento a mediados de 2016, devuelve a la actualidad el futuro de dos edificios directamente relacionados con la terminal de 1905: la sede de la Aduana y el vestíbulo de la estación, un inmueble este que fue construido hace ya una década y que nunca ha llegado a ponerse en servicio.

La entrada principal al futuro mercado gastronómico se ubica, lógicamente, en la portada de la histórica terminal, oculta desde hace cincuenta años por el edificio de la Aduana.

El último diseño de la zona preveía el derribo de la nave trasera de la Aduana, la única del edificio que no se inscribió en el Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea y que por lo tanto no se encuentra protegido. Adif ya trasladó en 2011 al Ministerio de Hacienda el proyecto para demoler esta parte del edificio, posibilitando de esta forma la apertura de una calle más ancha como acceso a la vieja estación.

Sin embargo, en una de las últimas reuniones técnicas del Plan Plaza de Sevilla, representantes de la Junta, cuando se habló del derribo de la nave y del proyecto para ejecutar este trabajo, advirtieron de la posibilidad de que se pudiese retomar el proyecto primitivo de derribar toda la Aduana.

Esta posibilidad, que ya adelantó este diario en su día, sorprendió a los técnicos de la empresa pública, sobre todo cuando fue la Junta, a través de la Delegación de Cultura, la que decidió proteger el edificio, animado por una plataforma ciudadana creada para ello. En todo caso, no parece que se hayan dado pasos más decididos para derribar toda la Aduana. La Junta confía en que el Ayuntamiento tire de nuevo de esta propuesta, mientras que el municipio recuerda que fue la administración regional la que debía reactivar el plan en cuanto fueron ellos los que impidieron ejecutar el plan original.

Sin entrar en el futuro de la Aduana, la empresa adjudicataria del mercado gastronómico sí ha dejado claro que en su diseño no tienen en cuenta si este edificio sigue en pie, se derriba completamente o se elimina la nave posterior.

El otro edificio directamente relacionado con el mercado gastronómico es el del vestíbulo, que se levanta entre la estación de 1905 y la actual terminal ferroviaria.

Este inmenso edificio está diseñado para convertirse en el acceso a la estación. Allí se ubican las taquillas y la sala de espera además de otros servicios, como cafetería y quiosco de prensa. El proyecto inicial incluye un hotel de cinco plantas sobre el vestíbulo, que nunca llegó a levantarse, así como una zona de ocio con un multicines incluido.

Renfe decidió no abrir este edificio, a pesar de la inversión millonaria que supuso su construcción, al considerar que la demanda de usuarios de la estación no era la suficiente para unas dependencias tan amplias. Desde que se inauguró la terminal, el despacho de billetes se ubica de forma provisional en una sala anexa de la sala de salida de los trenes.

Cuando a mediados del próximo año el mercado gastronómico entre en funcionamiento, según la previsión de sus promotores, el vestíbulo será la conexión natural este equipamiento hostelero y la terminal. Desde Adif se indica que en su momento habrá que estudiar si se abre o no el edificio, aunque sea sin darle el uso para el que fue levantado hace una década. Se reconoce que no sería lógico tener que salir del mercado gastronómico a la calle para poder acceder al complejo ferroviario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios