El riesgo de movimientos sísmicos ¿Se pueden repetir en Cádiz terremotos como los de Granada?

¿Se pueden repetir en Cádiz terremotos como los de Granada? ¿Se pueden repetir en Cádiz terremotos como los de Granada?

¿Se pueden repetir en Cádiz terremotos como los de Granada? / Instituto Geográfico de España

El 28 de febrero de 1969 la centralita de Diario de Cádiz, en la histórica sede de la calle Ceballos, se colapsó. En apenas unos minutos se había recibido cerca de un centenar de llamada de otros tantos ciudadanos alarmados tras sentir un movimiento sísmico. Preguntaban qué pasaba con el lógico temor. En Ceballos, los enormes fluorescentes que daban luz a la sala del taller se movieron por efecto del terremoto.

Terremoto que se había producido a 500 kilómetros de distancia, en el cabo se San Vicente. Fue un movimiento fuerte, de una intensidad de 7,3, que se dejó sentir en media España y que provocó daños en algunas casa en Huelva. Fue diez veces menos potente que el terremoto de Lisboa que en 1755 provocó un tsunami llegó hasta nuestras costas.

De ahí no parece que vayamos a pasar. Granada lleva unos días repitiendo episodios sísmicos, especialmente en la zona de Santa Fe, cerca de la capital granadina. Los de ayer noche sacaron a la gente de sus casas, a pesar de estar ya en hora de confinamiento obligado. El miedo manda más que las normas.

Lo cierto es que Granada es, junto a Almería, zona de terremotos más o menos habituales y que pueden alcanzar una cierta intensidad (en 1884 en Adra se sufrió uno de 6,5 grados que provocó cientos de muertes) Es el área de Andalucía con mayor riesgo sísmico, infinitamente más que en el Valle del Guadalquivir.

Un ejemplo, según el Instituto Geografico de España en el último mes se han detectado varios movimientos de escasa intensidad en la provincia. El 14 de enero  se localizaron dos en el término de Rota, a un kilómetro de profundidad, y con una potencia de 1,6 y 2,4. El tercero ya en Sanlúcar, a las 12 horas 40 minutos, cuatro minutos después de los anteriores y de apenas una potencia de 1,9. Potencia que no se norta por parte de la población.

Hace apenas unos días, el 20 de enero, se detectó otro en Olvera, de 2,9, que no provocó ningún tipo de daños. El día 18 a las 14:04 horas, se produjo uno muy leve, de apenas 1,6 grados de magnitud al sureste de Grazalema y a una profundidad de 11 kilómetros. Ese mismo día, unas horas más tarde, a las 23:48, tuvo lugar otro con epicentro en Villamartín, de magnitud 3. De nuevo, al día siguiente, se volvieron a sentir en la misma zona otros tres seísmos aunque de menor intensidad, de 2; 1,6 y 1,9. Ese mismo día 19, ya cerca de las 21:00 horas, el temblor se trasladó al Golfo de Cádiz: con una magnitud también leve (2,3), se localizó a 4 kilómetros de profundidad.

Hay que alejarse hasta 2010 cuando se localizó un movimiento de 3,2 en la Bahía que sí se dejó sentir en localidades de la costa gaditana.

Con todo, parece que podemos estar muy tranquilos. José Antonio Aparicio, del Instituto Español de Reducción de Catástrofes destaca que "la zona del Valle del Guadalquivir no es especialmente sísmica por lo que los que se producen son de menor magnitud. No tenemos una estructura que por presión geológica acumule y genere tensión. La Bahía es, además, un área de rellenos", lo que hace rebajar el riesgo sísmico.

De esta forma es la ftrontera entre las provincias de Cádiz y Sevilla donde se pueden detectar más terremotos pero de una intensidad baja, 3,1-3,2, "que pueden generar vaivenes que notan pocas personas".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios