La situación del comercio en Cádiz por la pandemia

La pandemia puede afectar a la oferta textil para la temporada otoño-invierno

  • Algunos distribuidores estudian rebajar el número de nuevas prendas en el mercado ante la reducción de las ventas en el sector

  • Las grandes cadenas no se ven afectadas por esta situación extrema 

Local de Zara recién cerrado en la calle Columela de Cádiz. Local de Zara recién cerrado en la calle Columela de Cádiz.

Local de Zara recién cerrado en la calle Columela de Cádiz. / Lourdes de Vicente

La crisis económica provocada por la pandemia, que sitúa a España entre los países con mayor reducción del PIB, ha tocado de lleno al sector textil. Si la alimentación o la limpieza siguen siendo prioritarias en el gasto mensual de cada familia, renovar la ropa con el cambio de temporada ha pasado a un segundo plano en las necesidades familiares. Menos compras que se unen a los meses en los que el comercio ha estado cerrado debido por el estado de alarma.

Todo ello ha provocado una acumulación de prendas que han quedado sin vender de la temporada de primavera, tanto en muchos comercios como en las naves de estas empresas de distribución, aunque las grandes cadenas han mantenido una ventana abierta al comercio durante estos meses mediante la venta por internet.

La acumulación de invendidos y la incertidumbre ante el futuro más cercano ha llevado a algunas empresas distribuidoras a paralizar el proceso de compra-venta de cara a la temporada de otoño-invierno, cuya distribución se inicia a mediados de julio y durante el mes de agosto, confirmaron fuentes del sector.

"Estas empresas son las que actúan como intermediarias con los grandes fabricantes, normalmente ubicados en países asiáticos, y el pequeño y mediano comercio textil. Ellos tienen que hacer ahora frente al pago de estas prendas antes de proceder a su distribución. La incertidumbre del mercado les hace ser muy cautos porque podrían hacer compras similares a otras temporadas y quedarse con buena parte sin poder venderlas", indican desde el comercio gaditano.

Evidentemente esta situación no provocará un desabastecimiento textil, ya que hay firmas que sí siguen trabajando con normalidad y muchos comercios están bien abastecidos, pero sí provocará una reducción de la oferta habitual, más allá de aquellos grandes centros que sean también fabricantes de las prendas que venden.

Más allá de la temporada de otoño-invierno, la incertidumbre ante la evolución de la pandemia y la posibilidad de que los rebrotes se agraven pone también en duda la campaña textil de verano de 2021. Por estas fechas se deberían de presentar los muestrarios de las prendas para el próximo año, algo que algunos distribuidores no han planteado por el momento.

"La temporada actual está por definir. A los dos meses que nos hemos llevado con los comercios cerrados se le une la importante reducción en las ventas que se está produciendo tras la reapertura. No hay turistas, por lo menos hasta ahora, que son clientes muy importantes, y el usuario de nuestra zona se lo piensa mucho a la hora de renovar el armario ante las dudas de que se produzca un repunte de la pandemia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios