Elecciones en la Universidad Los ‘rectorables’ bajan por fin a debatir sus propuestas

  • El debate organizado por el Consejo de Estudiantes y la revista ‘Aula Magna’ consigue que Mantell, Pendón y Piniella confronten sus programas

Los tres candidatos, durante el debate que se celebró en el Aula Magna de Filosofía y Letras.

Los tres candidatos, durante el debate que se celebró en el Aula Magna de Filosofía y Letras. / Fito Carreto

Definitivamente se ha puesto de moda el doble debate electoral. Y que el segundo sea mucho más jugoso que el primero. En este caso, sin necesidad de caer en la descalificación ni en las malas formas, por supuesto. Después de un primer encuentro en el Ateneo de Cádiz en el que los tres candidatos a rector de la Universidad de Cádiz fueron a vender sus programas unilateralmente, Casimiro Mantell, Miguel Ángel Pendón y Paco Piniella participaron anoche en un debate histórico en la UCA en el que confrontaron sus proyectos de futuro para la institución académica.

El ágil formato del encuentro organizado por el Consejo de Estudiantes de la UCA y la revista Aula Magna, consensuado con los comités de campaña, y la profesionalidad de su moderadora, la periodista de esa publicación y de Diario de Cádiz Lorena Mejías, propiciaron que los tres ‘rectorables’ bajaran a rebatirse asuntos claves para el futuro más inmediato de la Universidad de Cádiz. Eso sí , respetando –casi siempre– los cortos pero intensos turnos de palabra.

Discreparon en modelo de gobierno, prioridades de financiación y fórmulas de gestión

Así que no tardaron en saltar las diferencias en asuntos cruciales como las prioridades en el empleo de la financiación –nuevas infraestructuras o grupos de investigación–, las fórmulas para acabar con la precariedad laboral del personal docente investigador (PDI) y el personal de administración y servicios (PAS), la idoneidad o no de un gobierno participativo de la institución, el camino hacia la internacionalización de los logros de los investigadores o la posibilidad de que Investigación y Transferencia de conocimiento vayan de la mano en un mismo vicerrectorado.

Y como no, las propuestas encaminadas a mejorar la vida, el trabajo y hasta el ocio de los estudiantes, un estamento que tiene nada menos que el 28% del voto ponderado, sólo por debajo del 53% de los profesores doctores con vinculación permanente y muy por encima del PAS, que sólo disfruta de un 8%.

De hecho, Mantell y Piniella defendieron la creación de una Casa del Estudiante como la existente en Málaga y en otras universidades andaluzas, proyecto al que se opuso Pendón, quien se hizo eco de muchas otras de las reivindicaciones del alumnado.

NInguno de los tres candidatos rehuyó el combate directo

Los tres candidatos no rehuyeron el combate directo: Piniella no perdió ocasión para resaltar a sus dos oponentes su condición de ex miembros del equipo de gobierno saliente cuando Mantell y Pendón exponían la necesidad de mejorar o de hacer ahora las cosas de otra manera.

Mantell no se cortó a la hora de reprochar a Piniella que no conocía un documento de compromiso con el alumnado que su candidatura había colgado en Instagram “porque me has bloqueado”, momento que desató las risas y los aplausos del público. Y Pendón espetó a Piniella y a Mantell que la universidad no podía convertirse en "una inmobiliaria empeñada en construir edificaciones señoriales" con el dinero que debe ir fundamentalmente a impulsar la investigación desde un vicerrectorado diferente al de Transferencia.

También discreparon los aspirantes a rector sobre el modelo de gobierno que debe regir los destinos de la UCA. Mantell defendió un “gobierno abierto” que permita la participación de todos los estamentos hasta en la elaboración de los presupuestos, un pilar base en su programa que tiene como motor un Vicerrectorado de Proyección Socia. Pendón, en cambio, apostó por dar voz y escuchar a toda la comunidad educativa, pero centralizar la toma de decisiones en el rector, mediante el brazo ejecutivo del vicerrectorado correspondiente.

El traslado de Ciencias de la Educación a Valcárcel –que Piniella ve peligrar con el nuevo gobierno andaluz, pero Mantell, no–, la necesidad de garantizar una carrera profesional a todo el personal universitario que acabe con la precariedad laboral, que defendió Pendón, y el impulso de los institutos de investigación ocuparon buena parte del debate.

El turno de preguntas se abrió por azar, con una sobre los exámenes de septiembre. No parece que corran peligro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios