Cádiz

Las rebajas de la marmota

  • Comerciantes lamentan la dificultad para seguir el ritmo a las grandes marcas

  • El mal tiempo lastra las ventas en los primeros días de descuentos

Unos turistas miran los precios del escaparate de un negocio tradicional. Unos turistas miran los precios del escaparate de un negocio tradicional.

Unos turistas miran los precios del escaparate de un negocio tradicional. / Joaquín HERNÁNDEZ 'KIKI'

Comentarios 1

Día tres de las rebajas, llueve, un tímido grupo de turistas se resguarda en los toldos sin mesas de un bar, los operarios retiran los últimos exornos navideños. Es un día gris para comprar, apenas hay gente respondiendo a los escaparates cargados de cartelería roja que anuncian descuentos. Una historia más familiar de lo que debiera cada año, salvo por lo de la lluvia. Son las rebajas de la marmota. El pasado domingo echó a andar la campaña que se presume como la más beneficiosa para el bolsillo del consumidor y para las ventas del comerciante, al menos antaño. Pero la historia lleva años siendo bien distinta para el comercio de toda la vida, las grandes firmas hacen que cada año la metáfora aquella del pez grande que se come al chico sea la forma más fácil de explicar por qué las rebajas ya no generan tantos brotes verdes en el comercio de siempre.

En este contexto, los negocios locales buscan sus fórmulas propias de sacar rédito. Es más, algunos ni siquiera se apuntan a esta campaña y apuestan por su particular política de venta. Ese es el caso de Calzados Bernal. Desde este establecimiento aclaran que para ellos no han empezado las rebajas,. De todos modos, aseguran que su estilo de negocio se basa en mantener buenos precios todo el año. "Trabajamos mucho con liquidaciones, para sacar adelante el stock", subrayan.

Desde Cádiz Centro apuntan a que el frío traerá más beneficios al sector textil

Precisamente, ese stock es el origen de esta tradición. Resulta revelador que cada vez cuesta más al pequeño comercio hacer buen balance de las rebajas debido a la fuerte escalada de los descuentos de las multinacionales, que cada vez adelantan antes sus ofertas.

"La realidad es que las rebajas ya se han desvirtuado, todos tenemos promociones y descuentos desde antes del 7 enero. Las grandes firmas han forzado a que el comercio pequeño tenga que hacerlo. Porque si no, no podemos competir", lamenta Manuel Queiruga, presidente de la asociación de comerciantes Cádiz Centro. Para Queiruga, la cercanía, el servicio exclusivo y la fidelización de la clientela, suponen los puntos a favor del negocio local frente a las multinacionales.

"Lo positivo este año, se centra en el sector textil y en el calzado. Una cosa positiva es que ha llegado el frío, y eso sí es un factor que, por lo menos los socios que se dedican al textil, valoran positivamente porque eso invita a comprar ropa de invierno",mantiene Queiruga. Una tesis confirmada por Narciso Lara, gerente de Isi Modas, una de las tiendas de moda más tradicionales y perteneciente a la Asociación Cádiz Centro. "A nosotros el frío nos viene bien, aunque la lluvia no nos ayuda mucho. Pero sabemos que a la larga nos va a venir bien, la gente va a buscar abrigos", argumenta Narciso Lara. En el caso de Isi Modas, empezaron las rebajas el pasado 7 de enero, con muy poco éxito por el momento debido al mal tiempo. En esta tienda, según su gerente, se opta por ir incrementando las rebajas conforme pasan las semanas. "Para nosotros es un esfuerzo muy grande, no tenemos márgenes muy amplios", reconoce Narciso Lara. Pese al inicio bajo en ritmo de venta, a juzgar por cómo ha ido la campaña de Navidad, Narciso Lara cree que de aquí al 28 de febrero la mejoría será notoria.

Otro de los establecimientos que ya tiene un nombre consolidado en el comercio local, Calvichi´s, presenta estos días rebajas del 20% en sus productos de diseño propio. Su gerente, Iván Cano, lo explica: "No tenemos un margen muy amplio, entonces no podemos poner rebajas escandalosas. Hemos puesto un 20%, sólo en productos del stock y sólo una semana porque nosotros no podemos alargarlo". Además, Iván Cano destaca que sus descuentos de una semana están dirigidas a su clientela, no a ganar nuevos fieles. "Es un premio que le damos a nuestro cliente habitual", afirma.

Volviendo a las palabras de Queiruga, el presidente de Cádiz Centro hace hincapié en que "con el frío, han sido días malos de ventas. Así es difícil que se mantengan las ventas. Esto es un centro comercial abierto, y no tenemos las ventajas de un centro comercial cerrado". Para Queiruga, los pequeños negocios afrontan las rebajas de una forma muy diferente a como lo hacían hace décadas: "Los márgenes no son ya los de antes, no cuentan con los márgenes de las grandes firmas. Los márgenes se acortan porque hay que empezar antes del 7 de enero. Lo positivo del comercio local es la mayor flexibilidad a la hora de comprar volumen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios