Provincia Vox ya ha perdido la mitad de los ediles que logró en Cádiz en las municipales de 2019

Balance de un año del coronavirus

Tres realidades agravadas por el Covid

  • Cáritas señala cómo la pandemia ha afectado especialmente a las familias sin recursos tecnológicos, a las personas que viven solas y a los Sin Techo

Una persona sin hogar durmiendo en una calle de Cádiz.

Una persona sin hogar durmiendo en una calle de Cádiz. / Fito Carreto

La epidemia del coronavirus a nivel sanitario y sus efectos a nivel económico, social y laboral afectan prácticamente a todos. Pero por encima de la generalidad, Cáritas Diocesana ha puesto el acento en tres sectores sociales especialmente afectados por las consecuencias de la pandemia. En primer lugar, señala Cáritas a las familias que carecen de recursos tecnológicos, lo que pone de manifiesto que el Covid ha agudizado la brecha digital contra la que ya se venía luchando desde hace años.

“El confinamiento potenció la desigualdad tecnológica y se ha convertido en un factor exclusógeno, es decir, es consecuencia y a la vez causa de la exclusión social”, trasladan desde Cáritas, reflejando que hay muchas familias gaditanas atendidas por esta institución “que están en una situación de cierto apagón tecnológico al no contar con conexión ilimitada, dispositivo o competencias suficientes para manejarse en internet”.

La segunda realidad que ha sacado a la luz la epidemia es la soledad; un drama que si bien no es nuevo se ha visto endurecido por el aislamiento físico al que ha obligado el coronavirus este último año, especialmente en personas mayores. “La vulnerabilidad social evidenciada en esta crisis también pone de manifiesto los escasos recursos que existen para favorecer los cuidados en los domicilios, lo que propicia mayor desprotección en las personas mayores y en quienes las cuidan, ya sean empleadas o familiares”, apunta Cáritas a este respecto.

Un tercer sector que ha recibido de lleno el impacto de la pandemia es el de las personas sin hogar, que han visto aumentada su vulnerabilidad al no poder acceder a espacios de higiene o de aislamiento. Y en este sentido, Cáritas señala cómo la solución de los alojamientos temporales dispuestos en algunas ciudades (en Cádiz, en concreto, en el Centro Náutico Elcano), “ha expuesto a un alto riesgo de transmisión del virus a las personas sin hogar, una población ya de por sí de alto riesgo médico, que en muchas ocasiones se ven desproporcionalmente afectados por problemas añadidos de salud y/o discapacidad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios