Cádiz

"El puerto no puede dejar que unos jardines maten la actividad portuaria"

Comentarios 5

-¿cuál es el estado de salud del puerto de Cádiz en medio de las estrategias mundiales de las grandes navieras?

-El puerto de Cádiz está en autosuficiencia económica, por lo tanto no es un puerto enfermo. Tiene las cuentas equilibradas. Un puerto está para servir a su sector económico, y Cádiz se basta para ello. Y si falta actividad económica en su entorno, a lo mejor toca luchar por diversificar los tráficos.

-¿Ni siquiera necesita respiración asistida a pesar de que habrá que sacar dinero para su tren de un fondo interportuario?

-Ni está muerto ni necesita respiración asistida. Otra cosa es que, a lo mejor, no es capaz de generar una cantidad de recursos como otros puertos para pagarse el ferrocarril.

-¿Y eso no es salir adelante gracias a la respiración asistida?

-No necesariamente. Nunca dejamos a los puertos en una soledad absoluta. Todos los puertos deben tener un ferrocarril, deben tener un magnífico PIF, etcétera. No se trata sólo de infraestructura, hay que tener buenos controles de fronteras, buenos veterinarios, sanidad exterior, sanidad vegetal y todos los elementos que hacen que un puerto sea más competitivo.

-¿Y es éste el mejor momento para que el puerto se esté planteando ceder buena parte de su suelo a la ciudad?

-Yo no me he posicionado aún en ese aspecto.

-¿Y no es ya momento para posicionarse al respecto?

-Creo que no, aún no. El puerto está desarrollando sus métodos participativos. Está tanteando a la ciudad, pero que tengo que recordar que la delimitación de espacios portuarios es una competencia del Estado. Cuando el puerto de Cádiz haya madurado la estrategia, entonces se tomarán unas decisiones y el Estado tendrá que analizar todas las opciones.

-¿Entonces puede que el puerto esté vendiendo la piel del oso antes de cazarlo?

-A veces se llegan a pactos locales, cuando finalmente aún tiene que firmar un tercero. Y precisamente ese tercero no está ni siquiera en el proceso participativo.

-¿Y no se debería haber sondeado antes a Fomento para evitar sorpresas?

-A mí no me parece mal que la Autoridad Portuaria opine porque en los aspectos de ordenación tiene que hablar mucha gente y tienen que sondearse las diferentes sensibilidades y tenerlas en consideración. Evidentemente un puerto debe ser, ante todo, un puerto. Los ciudadanos tienen derecho a sus frentes urbanos. Es algo que es innato y ocurre también en Málaga, Barcelona, Valencia, Huelva o incluso en Sevilla. La ciudadanía tiene que entender que los puertos son elementos capaces de generar actividad económica. Por lo tanto hay que evitar siempre alterar la capacidad de los puertos para generar riqueza simplemente para que la ciudadanía quiera "okupar" su suelo.

-Esa es la versión oficial de Puertos del Estado, pero ¿qué siente usted cuando mira por esa ventana y ve cómo se levanta un gimnasio en pleno muelle?

-Creo que los puertos necesitan una reflexión no por pedazos sino que necesita un planteamiento global sobre el futuro y sobre las posibilidades de crecimiento de sus tráficos. Eso sin dejar nunca de lado el tema de la sostenibilidad, como ya he hablado en ocasiones con José Luis Blanco. Hay que estudiar detenidamente la movilidad que comportan los tráficos portuarios respecto a las zonas urbanas. No podemos hipotecar o sacralizar la actividad portuaria en detrimento del bienestar ciudadano. Debe existir un equilibrio, desde mi punto de vista, respecto a lo que es el mantenimiento sostenible de la actividad, con estrictos estándares de calidad, con estándares medioambientales adecuados, entendiendo los planteamientos de la interrelación con las ciudades. Hay que hacer aún una reflexión que todavía no he hecho.

-¿Pero ya se habrá hecho esa reflexión en otros puertos, supongo?

-Claro que sí: estamos en procesos similares en A Coruña, en Santander...

-¿Y en ninguna de esas ciudades se ha posicionado ya Fomento?

-Fomento se posiciona cuando le toca posicionarse. Al final es el ministro de Fomento el que tendrá que firmar la orden ministerial que diga que esto es puerto, esto es ciudad, esto es comercial... De momento lo que nos parece bien es que la Autoridad Portuaria tenga ideas.

-¿Por lo tanto no hay mucho de brindis al Sol en todo este proceso participativo?

-Son alternativas que se han planteado que aún tienen que madurar. Habrá muchos que quieran jardines, otros querrán naves, y otros apostarán porque se mantenga suelo como reserva por si crece la actividad portuaria. Creo que lo mejor será buscar un equilibrio entre todas estas alternativas. Sabemos que hay posibilidad de combinar actividad portuaria, por ejemplo la de los cruceros o la náutica deportiva y de recreo en las zonas más pegadas a la ciudad.

-¿Y que opinión le merece la opción de destinar suelo portuario a la construcción de viviendas?

-En los puertos no pueden hacerse viviendas. Se pueden levantar hoteles, a lo máximo, con la autorización del Consejo de Ministros, pero no se puede permitir el uso residencial. Está prohibido por la Ley, en tanto en cuanto se mantenga el suelo como dominio público portuario. Otra cosa es que se hagan planteamientos de desafectaciones u otros planteamientos de carácter público. Habrá que analizar cada caso. El puerto puede tener sus ideas, pero la Ley está muy clara. Es una orden ministerial lo que dicta lo que se puede hacer en cada zona del dominio público portuario. Siempre hemos llegado a acuerdos con los puertos y con los poderes territoriales. Creo que lo que hay que hacer es trabajar conjuntamente y estudiar todas las facetas posibles.

-En todo ese proceso habrá que tener muy claro qué primar.

-El puerto no puede hacer jardines que terminen matando la actividad portuaria. Lo sabe José Luis (por el presidente del a APBC) y sabe que aún no me he mojado ni se ha mojado Puertos del Estado a este respecto. Creemos que Cádiz está aún en una fase con un largo recorrido y que habrá una apuesta final por parte de la Autoridad Portuaria que seguro que discutiremos. Seguro que nos acabamos poniendo de acuerdo. Y una vez definido todo eso, ahora sí será el puerto junto a las administraciones locales los que tendrán que desarrollar los planes especiales. Siempre sobre la base de los usos permitidos por la orden ministerial de delimitación de los espacios portuarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios