Cádiz

Una gran red profesional que trabaja de noche para evitar el cierre del templo

  • Especialistas de muy diversos ámbitos confluyen en el montaje de la exposición

Ya se han instalado las guías para la iluminación especial de la exposición. Ya se han instalado las guías para la iluminación especial de la exposición.

Ya se han instalado las guías para la iluminación especial de la exposición. / julio gonzález

Comentarios 1

Durante el día mantiene una absoluta normalidad; puertas abiertas y un constante goteo, cuando no se forman aglomeraciones y colas (en función principalmente de los cruceros que estén atracados en el puerto), de turistas y visitantes. Pero cuando la Catedral cierra sus puertas, empieza la labor callada de un amplio número de profesionales que ya trabaja para el museo en que se va a convertir el templo desde la segunda quincena de junio. Los organizadores de la exposición han decidido que los trabajos de montaje se realicen durante las noches, para evitar así que la Catedral tenga que cerrar al culto y a las visitas durante un período estimado de cuatro semanas.

Desde hace ya bastantes días, los trabajos por las noches van avanzando a un ritmo por ahora poco perceptible (a excepción de unas guías que recorren las naves y que servirán para las luminarias que recorrerán la exposición) pero constante; ya se están recibiendo las primeras piezas que van a ser expuestas, y poco a poco se va montando la infraestructura necesaria. Y así seguirá ocurriendo hasta el día de la inauguración, ya que la intención es que la iglesia no haya que cerrarla ni una sola jornada -"salvo que por algún imprevisto sea estrictamente necesario", señalan- por causa de los preparativos de esta gran exposición.

"Hay una gran cantidad de profesionales detrás de la exposición: electricidad, iluminación, carpintería, montaje, restauración, seguridad, proyecto museístico... Es un gran grupo interdisciplinar que trasciende a lo que es una empresa", valora el responsable de ArtiSplendore, Francisco Moya, que valora que algo así se está consiguiendo "con muchas buenas voluntades" que se han unido en este reto.

Además de trabajar por las noches para evitar el cierre de la Catedral durante varias semanas, también se ha establecido un recorrido expositivo que va a permitir mantener el culto en el templo durante los seis meses de la muestra -entre otras cuestiones, porque es iglesia jubilar del año concedido por el Vaticano por este 750 aniversario-. En base a esto, queda libre la vía sacra, el coro y el altar mayor, donde se podrán seguir celebrando con normalidad las misas y ceremonias habituales.

No es esto, en cualquier caso, un contratiempo para los organizadores de la exposición, ya que como refleja Moya "comenzamos nuestro trabajo entendiendo que mantener el culto es fundamental cuando hablamos de una Catedral y por eso no ha supuesto ningún problema a la hora de organizar el trabajo de estas semanas".

De hecho, otro de los atractivos de la exposición es que además de las piezas de arte expuestas el visitante también va a tener la opción de poder contemplar la Catedral en sí, tanto por el respetuoso diseño de la infraestructura expositiva, que permitirá contemplar el edificio, como por los espacios que no se han incluido en el recorrido de la muestra y que podrán ser visitados. Es más, al hilo de esta cuestión Francisco Moya señala que en la audioguía que se está preparando y que estará disponible en Traslatio Sedis en varios idiomas se incluirán también esos espacios abiertos de la Catedral (como la vía sacra, la cripta, la sacristía baja, el altar mayor o el coro) para que el visitante pueda conocerlos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios