crónicade san juan de dios

El problema político de Onda Cádiz TV

  • Alianza. Navarro habla de golpe de Estado pero en la democracia gana el que consigue sumar más votos

David Navarro ofrece la rueda de prensa del pasado jueves.

David Navarro ofrece la rueda de prensa del pasado jueves. / Joaquín pino

2con el temblor que está produciendo el desafío independentista en Cataluña, nosotros vamos a lo nuestro. Aquí no hay referéndum ilegal, pero tenemos golpes de Estado, aunque sea para que un concejal describa lo que le puede suceder ante la amenaza de la oposición. Al final la democracia es una cuestión de aritmética, es la suma de una serie de votos para hacer valer una mayoría. Así llegó el actual equipo de gobierno cuando se pusieron de acuerdo tres fuerzas políticas, en este caso Podemos, Ganar Cádiz y PSOE, para "descabalgar", ahora que se usa tanto el término, de la Alcaldía a Teófila Martínez y darle el bastón de mando a José María González. Podría ser el mismo golpe de Estado que ahora se denuncia que se quiere dar en Onda Cádiz o simplemente podría ser un giro en las mayorías para hacer valer una decisión, que no es otra que la salida de David Navarro como consejero delegado de Onda Cádiz.

1

La televisión pública municipal siempre ha estado en el ojo el huracán desde que se puso en marcha. En primer lugar se debatió su necesariedad. El Partido Popular decidió que debía contar con una plataforma mediática desde la que lanzar sus mensajes y decidió poner en marcha televisiones locales públicas en aquellos lugares en los que gobernaba. En esa política tuvo mucho que ver Jorge Moreno, el que fuera coordinador del grupo municipal popular y al que se le han dado poderes casi sobrenaturales por los hilos que siempre se ha dicho que manejaba en el Ayuntamiento.

Y desde luego sí que se tomaron al pie de la letra lo de lanzar el mensaje del Partido Popular, tanto que se pasaron de rosca y terminaron por hartar a mucha gente. El año del anuncio del segundo puente durante la retransmisión del Carnaval, con la imagen de Teófila Martínez repetida hasta la saciedad, fue una especie de tortura china. Los excesos se vuelven en contra del poder.

El actual equipo de gobierno saca pecho por haber acabado con ese intento de adoctrinamiento machacón y burdo que hubo durante muchos años, aunque aquí nadie tiene la inocencia pura.

Si el control de la gestión de la televisión pasa a manos de los tres partidos de la oposición, se debe establecer un control entre ellas mismas. No es imaginable a un PSOE jugando el papel de acosador cuando antes ha estado en el otro lado, mientras que Ciudadanos le puede dar un poco de mesura al triunvirato. Y hablamos de mesura en la gestión, porque cuando menos se entre políticamente en los contenidos, mejor. Eso debería dejarse a los profesionales.

2

El actual período en Onda Cádiz llegó cargado de buenas intenciones en lo político y se llegó a elegir a la edil de Ciudadanos, María Fernández-Trujillo como presidenta de la sociedad y a David Navarro como consejero delegado y hombre fuerte del equipo de gobierno. La ilusión de la concejala de la formación naranja se acabó muy pronto cuando se dio cuenta que le iba a tocar tener un papel mucho más decorativo de lo que ella pensaba, ya que el poder lo ostentaba de facto David Navarro. Dimitió por eso y por no ser cómplice de cualquier problema que pudiera haber en el futuro. Desde entonces, y ha pasado un año y medio prácticamente, no hay presidente en la sociedad pública.

1

El problema de un asunto político como este es cuando se lleva finalmente a lo laboral. David Navarro estuvo reunido con la plantilla el día después de que este periódico anunciara la intención del equipo de gobierno de quitarlo como consejero delegado haciendo valer la mayoría de votos que tiene en el consejo.

El concejal de Podemos dice que fue a darles tranquilidad. Otros testigos de la reunión cuentan algo muy distinto porque se les alertó de las supuestas consecuencias que podría traer que entrara la oposición a tomar el control de la televisión pública municipal, incluida gente que podría ser despedida. El discurso del miedo. E igualmente se intentó buscar el apoyo público de la plantilla en la rueda de prensa del día siguiente. Afortunadamente al final hubo un poco de cordura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios