Cádiz

Los prácticos arrinconan a Blanco y a sus planes de futuro

  • Apoyan a los estibadores en su rechazo frontal a la cesión de suelo portuario a la ciudad y apuestan por la búsqueda de nuevos tráficos

Los prácticos proponen el uso de suelo ocioso como campa para coches, como ocurre en el puerto de Tánger, en la imagen. Los prácticos proponen el uso de suelo ocioso como campa para coches, como ocurre en el puerto de Tánger, en la imagen.

Los prácticos proponen el uso de suelo ocioso como campa para coches, como ocurre en el puerto de Tánger, en la imagen. / d.c.

Ahora le ha tocado el turno a los prácticos del puerto de Cádiz. Si la pasada semana fueron los estibadores los que optaron por romper el buen clima hasta ahora existente con la Autoridad Portuaria de José Luis Blanco, esta semana se ha iniciado con una declaración de uno de sus representantes contra el proceso de integración puerto-ciudad.

Han optado este momento para sacar a la luz un documento que "hace unos meses" hicieron circular de manera interna entre la comunidad portuaria, "sin recibir respuesta alguna", según confiesa Rafael Ponce, práctico y vicepresidente de Gadesport.

En este escrito, Ponce empieza por definir que el Proyecto de Integración Puerto-Ciudad consiste "en perder con elegancia unos terrenos preciosos". El vicepresidente habla de la ex alcaldesa Teófila Martínez como de la gran ideóloga de este proyecto, que desde que se empezó a hablar de la nueva terminal de contenedores ya comenzó a hablar de un suelo "que pensaba que quedaría en desuso", "y lo pidió en tantas ocasiones que se formó un estado general de opinión que dio por sentando que al final se le entregaría esos terrenos".

En aquel entonces, la ciudadanía, según Ponce "vio con buenos ojos volver a pasear por el muelle, como si no hubiera otro sitio en Cádiz para ello".

El representante de la Corporación de Prácticos de Cádiz incide en que considera que "la cesión de terreno a la ciudad es una acción irreversible que va a impedir cualquier posibilidad de crecimiento posterior. Supondrá una alteración significativa que mermará nuestro espacio notablemente, y nos dejará en desventaja ante el crecimiento continuado que experimentan los puertos vecinos".

A esta tesis le suma una aclaración: "Tampoco es que hayamos crecido tanto como para decir que nos sobra muelle".

Rafael Ponce reserva también un par de párrafos en su esclarecedor escrito remitido a varios de los representantes de la comunidad portuaria de la Bahía de Cádiz a la nueva terminal de contenedores: "La apuesta por esta obra nos ha supuesto un importante endeudamiento para los próximos cinco lustros, que además nos impedirá apostar por las futuras oportunidades que se vayan presentando, pues estaremos amortizando la inversión de la nueva terminal".

El también vicepresidente de la asociación Gadesport, organismo cuyo papel es la difusión del puerto de Cádiz, hace un llamamiento en su escrito dirigido a la propia Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, ahora regentada por el socialista José Luis Blanco: "Como no actuemos (los terrenos portuarios) terminarán desafectados, integrados y perdidos. Aún hay tiempo para que la comunidad portuaria haga reconsiderar a nuestra APBC este proyecto, al igual que Navantia consiguió del Ministerio de Fomento que aumentara el gálibo del puente para no ver limitado su futuro".

Con este dato y esta comparación entre Navantia y el puerto de Cádiz, Ponce firma el escrito en el que los prácticos consideran que "lo lógico" es que Blanco vele, por encima de este proyecto, por sacarle partido a ese suelo que ahora podría quedar sin uso para la captación de nuevos tráficos, poniendo como ejemplo su uso como campa de automóviles, "al igual que se hizo en Sagunto o Gibraltar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios