Cádiz

"La playa no puede ser un coto privado"

  • El equipo de gobierno se reafirma en que se ha actuado bien en el asunto de los chiringuitos y acusa a los empresarios de intentos de chantaje

Imagen de uno de los chiringuitos de la playa Victoria. Imagen de uno de los chiringuitos de la playa Victoria.

Imagen de uno de los chiringuitos de la playa Victoria. / JULIO GONZÁLEZ

El asunto de los chiringuitos está empezando a dar dolores de cabeza al equipo de gobierno en los juzgados. Así, a la denuncia que ha interpuesto hace unos días el Grupo Municipal de Ciudadanos por prevaricación y malversación contra el alcalde José María González, en la tarde del martes el colectivo de empresarios de los chiringuitos de la playa han anunciado que ponen otra por prevaricación contra el delegado de Urbanismo, Martín Vila. A ella se le unirá un contencioso-administrativo por el tema de la transmisión de la titularidad contra el Ayuntamiento de Cádiz y van a estudiar la interposición de otras acciones.

Ante este panorama, el equipo de gobierno expresó ayer su "respaldo absoluto" a la gestión realizada por Martín Vila, ante el anuncio realizado por los hosteleros de chiringuitos de la ciudad "que han amenazado con llevarlo a los tribunales por un delito de prevaricación" en relación a la tramitación llevada a cabo sobre las concesiones de estos establecimientos.

Creen que intentan mejores condiciones para sus negocios "sin concurrencia pública"Ganar Cádiz afirma que desde las instituciones se debe velar por el interés público

Desde el Equipo de Gobierno afirman de forma tajante que "no existe ninguna actuación irregular ni arbitraria en la tramitación de los expedientes que se han abierto a los chiringuitos sean desde la Delegación de Playas, Contratación o la ahora señalada Urbanismo".

En el ámbito administrativo, "los técnicos municipales desestimaron en su momento la transmisión de la titularidad. Por tanto, se trata de una cuestión administrativa que la oposición no para de politizar y judicializar, pese a que simplemente se deberá resolverse por la vía administrativa".

En particular, se asegura que desde la Delegación de Urbanismo "se ha trabajado en todo momento con respeto a la norma, el PGOU, y siendo impecables en el procedimiento a nivel técnico-jurídico". En este sentido ha recordado que se hizo en febrero con el primer expediente por exceso de ocupación, y se ha realizado con los demás.

Por tanto, explica el equipo de gobierno, "lo que anuncian los propietarios de los chiringuitos no es más que fruto de la frustración por no haber conseguido desde la presión y el chantaje lo que realmente quieren, mejores condiciones para sus negocios sin concurrencia pública y saltándose las normas urbanísticas".

El gobierno local formado por Podemos y Ganar Cádiz recuerda que "no es la primera vez que los concesionarios de estas explotaciones se han dirigido a la Delegación de Urbanismo presionando por diferentes vías, incluso mandando a sus trabajadores, para que se les permitiese llevar a cabo conciertos o actuaciones cuando la norma aplicable no lo ha permitido".

Subraya que desde el Ayuntamiento de Cádiz se ha actuado en base al interés general y con respeto a las normas, "no desde el interés particular para beneficiar a unos pocos en detrimento de la concurrencia y del interés general pues no hay que olvidar que la playa como recurso natural no es el coto privado de quienes se han adjudicado una concesión, sino un recurso ambiental a proteger y defender".

El Grupo Municipal de Ganar Cádiz ha hecho también un comunicado incidiendo en los expresado por el equipo de gobierno en general y también han respaldado la gestión que su portavoz ha hecho en este asunto.

La formación afirma que tiene total confianza en el trabajo político que Vila ha desarrollado, "siendo impecable en el respeto a la normativa y al PGOU", así como también confían en la labor técnica jurídica de los trabajadores y trabajadoras municipales. Por ello, entienden que el anuncio de los empresarios de los chiringuitos de presentar una demanda "es solo un episodio más de la coacción y el chantaje que pretenden ejercer desde un principio para obtener unas mejores condiciones para sus negocios (ampliar en más del doble la superficie que ocupan y también ampliar sobradamente los tiempos de explotación, por un lado durante todo el año y por otro de 15 años a 25)". A ello le añade Ganar Cádiz que la generación de empleo es importante "pero no puede ser el único argumento cuando es por todos conocido el empleo precario que generan en muchos casos".

Por todo ello, desde Ganar Cádiz defienden que las condiciones de estos establecimientos" no pueden bajo ningún concepto saltarse las normas urbanísticas o la concurrencia pública porque desde las instituciones se debe velar por el interés general de la ciudad y no plegarse al interés particular de unos empresarios que llevan a cabo su actividad en la playa, un espacio público de todas y todos".

En esta misma línea, Ganar Cádiz explica que en la defensa del litoral gaditano y la playa como recurso natural a proteger vienen siguiendo "un perfil claro" desde el inicio, tanto en su programa, como en su gestión municipal y su postura pública. De este modo, recuerdan que siempre se han situado de manera clara del lado de acabar con las barbacoas, con los conciertos o con la potente iluminación instalada en años de gobierno del Partido Popular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios