El estado del patrimonio en Cádiz

La muralla de Cádiz se llena de usos ajenos a su historia

  • La cesión de tres bóvedas para el área de Juventud dificulta aún más la puesta en valor de la Puerta de Tierra

Las obras para Juventud empezaron la semana pasada. Las obras para Juventud empezaron la semana pasada.

Las obras para Juventud empezaron la semana pasada. / Joaquín Hernández Kiki

La pasada semana comenzaron las obras de reforma de tres de las bóvedas de San Roque para usos de la concejalía de Juventud. La cesión de este espacio histórico a esta delegación supone un paso más atrás en una utilización armonizada de todo el frente de la Puerta de Tierra, como uno de los equipamientos históricos de referentes de la ciudad.

La Puerta de Tierra se ha convertido así en una amalgama de equipamientos a cada cual más diverso. Un a modo de popurrí en clave urbana.

Desde el frente de la muralla hasta los dos baluartes, se encuentran oficinas municipales como las de Procasa y el Instituto de Fomento, instalaciones privadas como diversos talleres y un café (en el baluarte de San Roque), pasando por una peña y unas dependencias de un club militar (en el baluarte de Santa Elena), junto a los museos de los Títeres y el Litográfico y una sala de exposiciones. El Ayuntamiento también ha cedido dependencias a la Asociación de Coristas del Carnaval y a otros colectivos relacionados con esta fiesta. Y llegó incluso a firmar un convenio con la Junta y una empresa privada de telecomunicaciones para el uso parcial del torreón.

De todo ello no hay nada que tenga que ver con la propia historia de esta muralla y del conjunto de las fortificaciones de la ciudad. Más aún, el único espacio con algún referente histórico es la muestra que se ofrece en el torreón, cada vez en peor estado de conservación. Curiosamente, el torreón y el paseo superior están gestionados por la Sociedad Cádiz 2000.

En situación de abandono se encuentran los antiguos talleres Velasco, una inmensa superficie que en su día se proyectó como Museo Cofrade, idea que afortunadamente no salió adelante.

Este concepto de llenar espacios histórico con asuntos sin ninguna relación con el contenedor choca con el valor histórico y cultural que debería de tener toda la fortificación para Cádiz, como sí ocurre en otras ciudades donde el patrimonio forma parte de las prioridades de sus gobiernos locales.

A pesar de contar con un Plan de Patrimonio y de haberse planteado la necesidad de elaborar un documento específico para la muralla, el gobierno municipal no da señales de que le interese sacar adelante proyecto alguno en el frente de la Puerta de Tierra, salvo para reclamar fondos a Gobierno central y a la Junta de Andalucía. Eso sí, en las cuentas locales no hay dinero para recuperar su patrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios