Cádiz

El legado del Doce se difumina por culpa de los recortes de la crisis

  • La falta de dinero impide sacar adelante proyectos como el centro dedicado al constitucionalismo o el museo que iba a recuperar la historia del Bicentenario · El Consorcio prepara ya su desmantelamiento a partir del próximo 31 de diciembre

Ni Centro de Estudios Constitucionales, ni Faro de las Libertades, ni Museo del Bicentenario. La falta de recursos de la administración, producto de la crisis económica, se ha llevado por delante todos los proyectos que debían de formar parte del legado que para Cádiz iba a dejar la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812.

El próximo 31 de diciembre el Consorcio del Doce pasará a la historia. Aunque en un principio el organismo pretendía mantenerse vigente al menos hasta marzo de 2013, para así poder organizar algunos actos con motivo del primer aniversario del año festivo, la falta de ingresos hace imposible este objetivo por lo que este organismo ya están dando los primeros pasos para el desmantelamiento de su oficina.

Por lo pronto se ha trasladado ya a todas las administraciones públicas que forman parte del Consorcio una amplia documentación sobre los distintos equipamientos que se han utilizado a lo largo de este año así como sobre la amplia documentación digitalizada que se ha ido acumulando en este mismo tiempo. Administraciones que tendrán que decidir qué harán con estos edificios y estos documentos una vez que se ha descartado de forma definitiva la creación de una fundación que, desde el primer momento, se iba a destinar a preservar todo este legado y que era una de las propuestas defendida desde un principio por la Junta de Andalucía.

La situación en la que se encuentran estos edificios y documentos a dos meses del final del Doce, según el Consorcio del Bicentenario, es la siguiente:

Oratorio de San Felipe Neri: El edificio de referencia de esta conmemoración, el gran descubrimiento cultural y turístico de la ciudad, vuelve a manos del Obispado de Cádiz. En su momento, la Iglesia, muy activa en la celebración del Bicentenario, convenió con la Junta de Andalucía la reforma integral del histórico templo manteniendo un uso civil durante todo el 2012. Concluido este año, la gestión del edificio vuelve a manos del Obispado. Pero el cambio radical experimentado por el Oratorio debería de obligar a la Iglesia a mantener este uso.

Lo cierto es que su mantenimiento es muy costoso por lo que la institución religiosa está estudiando fórmulas para evitar su cierre por cuanto difícilmente tiene capacidad para asumir, y más en estos tiempos de crisis, su mantenimiento con fondos propios: una gestión propia cobrando una entrada o cederlo a una empresa privada para que ésta le siga dando el uso cultural y turístico, sin olvidarse de la atención religiosa, como pasa con la Torre de Poniente en la Catedral. En todo caso, la decisión no debe tardar en tomarse pues apenas quedan dos meses para el cierre del año para garantizar su uso como edificio de referencia.

Desde el Consorcio se considera que el uso ciudadano del Oratorio es viable cobrando la entrada y vendiendo material turístico gracias al impacto que ha tenido este 'nuevo' edificio en apenas unos meses. Además hay programas, como el de música clásica, que se han celebrado en la iglesia y que han tenido un gran éxito por lo que su continuidad debería de asegurarse también.

Centro Integral del Doce: El mismo convenio antes mencionada dejaba en manos de la Junta de Andalucía la gestión del edificio anexo al Oratorio durante un periodo de 30 años.

Desde su apertura, en el mes de abril, han visitado el Centro y el Oratorio más de 100.000 personas lo que convierte a ambos equipamientos en referentes turísticos de la ciudad. Son, así, elementos que no se pueden desaprovechar a partir de 2013. El problema es si la Junta tiene capacidad, en tiempos de recortes, para asumir el coste del mantenimiento del edificio anexo que se cuantifica en unos 42.000 euros, sin contar los costes de personal, este año limitados a cuatro personas y el servicio de vigilancia. No hay que olvidar el limitado horario de apertura de este centro y su cierre, además, en la jornada de los lunes.

Desde el Consorcio se considera que este tipo de equipamiento es autosuficiente siempre que se cobre su entrada, aunque será la Junta la que decida el modelo a seguir. El diseño actual del Centro Integral facilita, además, un cambio de contenidos ágil.

Hay que tener en cuenta que Oratorio y Centro Integral están estrechamente unidos pues la proyección que se hace en la cúpula del templo supone el cierre del recorrido iniciado en el centro anexo por lo que éste quedaría incompleto si el templo no mantiene este espectáculo.

Castillo de San Sebastián: Ha sido una de las grandes frustraciones de esta conmemoración. Iba a ser, junto al Oratorio, el epicentro de los actos a celebrar a lo largo de este año y no ha podido ni ver concluida sus costosas obras. El edificio sigue estando en manos del Ministerio de Medio Ambiente con el que tendrá que negociar el Ayuntamiento el futuro del mismo. Aunque el Estado ha mostrado su disposición a continuar las obras de rehabilitación, por el momento no hay partida alguna asignada para el nuevo año.

Ahora el objetivo es evitar que lo ya realizado (arreglo de las casamatas y del paseo superior, fundamentalmente) se deteriore por lo que se pretende reabrir el castillo aunque sea de manera puntual. Ya se hizo en verano para unos conciertos y para unas jornadas de visitas públicas y se pretende hacer en breve plazo con la inauguración de la exposición 'Interiores Robado. Iberoamérica'.

Por lo pronto, desde el Consorcio se espera que a lo largo de esta semana el conjunto ya pueda tener luz eléctrica, cuyos permisos han tardado más de lo previsto. Con ello ya no habrá impedimentos para una nueva apertura.

Centro de documentación: A lo largo de 2009-2010 se emprendió un ambicioso proyecto de digitalización de documentos relacionados con 1812. Ya se cuenta con más de 4.000 en este sistema. Ahora hay que ver quién se encarga de su gestión, aunque una parte de ellos ya se pueden visualizar en los archivos de otras instituciones. Lo que iba a ser uno de los elementos esenciales del Centro del Bicentenario podría acabar en manos de la Universidad de Cádiz, como va a proponer el Consorcio a todos los miembros de este ente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios