manuel queiruga. presidente de la asociación cádiz centro

"No lo habíamos hecho bien hasta ahora, mirábamos la subvención"

  • El comercio del centro entiende "fundamental" la peatonalización de calles

  • "Cádiz está de moda"

Manuel Queiruga, en una foto reciente tomada en la calle Ancha. Manuel Queiruga, en una foto reciente tomada en la calle Ancha.

Manuel Queiruga, en una foto reciente tomada en la calle Ancha. / julio gonzález

Tiene 41 años de edad. Hace cuatro sustituyó como presidente de Cádiz Centro a Juan Tovar, y después de esa primera 'legislatura' ha sido reelegido presidente para liderar una auténtica revolución que cambiará el foco de actuación de este colectivo de comerciantes del casco histórico. Así analiza Manuel Queiruga la actualidad del comercio gaditano.

-Según con quien se hable hay una versión más o menos optimista o pesimista. Dígame usted, ¿cómo está el comercio de Cádiz?

-La ciudad es atractiva, porque viene mucha gente y porque las principales firmas están aquí, lo que no ocurre en otras ciudades. Eso dice algo. El problema que quizás tenemos es que todo está concentrado en muy pocas calles, mientras que hay otras muchas que no tienen ese potencial económico por sus condiciones o por la situación en que están. Ahí es donde está el problema; por eso vemos que es fundamental la peatonalización, para aumentar así el circuito comercial. Pero Cádiz está de moda. En verano el centro ha estado a tope, viene muchísima gente.

-¿Ha pasado entonces la peor época para vosotros?

-La situación ha mejorado muchísimo, pero somos conscientes de que jamás volveremos a las circunstancias anteriores a la crisis. La Navidad fue mala por la promoción que hizo el Ayuntamiento, pero el verano sí ha sido muy bueno, y se nota además en que los locales se van ocupando. El desempleo ha bajado y los funcionarios han recuperado su paga, así que efectivamente estamos mejor.

-El proyecto de centro comercial abierto parece que nunca ha terminado de cuajar. ¿Por qué ha ocurrido esto? ¿Será posible conseguirlo alguna vez?

-Desde 2010 tenemos el reconocimiento de la Junta de Andalucía, pero es cierto que hasta este año no hemos adoptado un enfoque puramente comercial. Hasta ahora hemos mirado más al cliente institucional y a las subvenciones que a nuestros socios y a los clientes. Por eso hemos dado ahora un giro grande y todo va enfocado a atraer público, especialmente de la Bahía, y turistas. Creo que no lo hemos hecho bien estos años atrás, pero rectificar es de sabios y por eso hemos dado este giro.

-¿La peatonalización es la principal solución para el comercio de Cádiz?

-No sé si es el principal, pero sí es fundamental. Si se hace bien, puede ser un revulsivo importante, pero también hay que tener en cuenta que si se hace mal puede ocurrir todo lo contrario. Hay que analizar todos los factores para convertir esas calles que se peatonalicen en calles vivas, y el Ayuntamiento estoy convencido de que va a poner todo el empeño en este asunto. También hay que tener en cuenta que la peatonalización es una herramienta para el público que ya viene, pero ahora hay que atraer a más gente y eso no se consigue con calles peatonales, sino con otros atractivos como la agenda cultural, de ocio, el patrimonio... Y en todo eso Cádiz tiene una oferta envidiable.

-¿Y cómo veis proyectos como el de la Plaza de España?

-Con eso estamos más que preocupados, ocupados, porque estamos participando en el proceso de definición. Creemos que si se van a eliminar tantos aparcamientos hay que crear bolsas alternativas, y en ese sentido hemos elevado propuestas al Ayuntamiento para la Punta de San Felipe, o los terrenos de Autoridad Portuaria o de Adif. Si queremos que la gente venga, tiene que poder aparcar; además de lograr unos transportes públicos mucho más eficientes.

-¿Las relaciones con el Ayuntamiento, por tanto, son buenas?

-La verdad es que sí. Desde principios de año la relación es muy buena, tenemos interlocución directa y trabajamos conjuntamente. El alcalde lo vio claro desde un primer momento, porque realmente nuestro proyecto puede entenderse como un proyecto de ciudad.

-El turismo de cruceros parece que hasta ahora tampoco se ha aprovechado por el comercio.

-Hasta ahora lo que no había era una acción colectiva para este mercado. Sí había muchos comercios que aprovechaban este sector pero a título particular. Ahora con el proyecto Shopping Cádiz conseguimos paquetizar y dar a conocer al turista todo el conjunto de la oferta que tenemos.

-¿Para eso habría que adaptar también los horarios, que es otra cuestión que hasta ahora no se ha conseguido?

-Para eso, entre otras cosas, se van a implantar las máquinas cuentapersonas, que nos van a dar datos de las personas que pasan por cada calle, a qué horas... Y eso nos servirá para saber a qué horas es conveniente que abramos, o para realizar acciones específicas que vayan encaminadas a atraer público.

-¿Cómo es hoy en día la relación del comercio tradicional con las franquicias en el casco histórico?

-Yo siempre digo que ese paradigma se ha roto. Detrás de las franquicias hay gaditanos, como en mi caso por ejemplo. Mis tiendas son Orange, pero yo doy empleo en Cádiz, tributo en Cádiz, pago mis nóminas en Cádiz... Esa dicotomía se ha roto, no existe. Los formatos comerciales han evolucionado. Comercio tradicional y franquicia coexisten; debe ser así.

-¿Qué le mueve a un empresario como usted a liderar una asociación de comerciantes del casco histórico de Cádiz?

-Es cierto que tengo muchas más tiendas fuera de Cádiz que en Cádiz, y que incluso tengo aquí una en el centro y otra en extramuros. Pero mi empresa es de aquí y todo lo he hecho aquí: nací aquí, he estudiado aquí, me casé aquí, a mis hijas las he tenido y las estoy criando aquí, y como gaditano me duele. Eso es lo que me hace meterme en este lío, al que incluso le echo más horas que a mi propia empresa. Lo hago por responsabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios