XVIII Jornada Desigualdades Sociales y Salud

Un gaditano puede vivir hasta nueve años más según el barrio donde resida

  • El antiguo Aulario La Bomba acogió este jueves una jornada sobre desigualdades sociales y salud en la que se presentaron los resultados de un estudio epidemiológico realizado en Cádiz

Juan Antonio Córdoba (izquierda) y Antonio Vergara delante de algunos de los paneles que se presentaron en la Jornada. Juan Antonio Córdoba (izquierda) y Antonio Vergara delante de algunos de los paneles que se presentaron en la Jornada.

Juan Antonio Córdoba (izquierda) y Antonio Vergara delante de algunos de los paneles que se presentaron en la Jornada. / Lourdes de Vicente

Comentarios 11

En la ciudad de Cádiz, un hombre puede vivir hasta nueve años más que otro según el barrio donde resida. En el caso de las mujeres, la diferencia es de cinco años. Otro factor que influye en la mortalidad es el nivel de estudios: en la capital gaditana, las personas con estudios universitarios tienen una esperanza de vida de hasta siete años más que las que no han realizado estudios superiores.

Estos son algunos de los resultados de un estudio epidemiológico realizado por especialistas en Epidemiología Clínica y Salud Pública de la Delegación Territorial de Salud de la Junta de Andalucía en Cádiz, cuyos datos se presentaron ayer en la XVIII Jornada Desigualdades Sociales y Salud, que en esta edición se ha centrado en la acción comunitaria para la reducción de las desigualdades sociales en salud.

El encuentro, que se celebró en el Edificio Constitución de 1812 (antiguo Aulario La Bomba), estaba organizado por la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Andalucía y el Grupo de Investigación de Salud Pública con la colaboración de la Universidad de Cádiz y la Sociedad Española de Epidemiología.

El médico Juan Antonio Córdoba, miembro del comité organizador de la Jornada, precisaba que “cuando se analizan las desigualdades en mortalidad por barrios en la ciudad de Cádiz, se detectan diferencias de hasta un 60% más de mortalidad en los hombres entre los barrios más desfavorecidos y los mejor situados; una diferencia que se sitúa en el 40% en el caso de las mujeres. Y al estudiar en detalle los mecanismos que explican esto, se observa que hasta la mitad de estas diferencias se pueden reducir actuando sobre los determinantes de la salud”. Puso como ejemplo de estos determinantes el nivel de estudios, la calidad del empleo y del entorno cercano de los habitantes.

El médico Antonio Vergara, también del comité organizador de la Jornada, señaló que la enfermedad más prevalente en la ciudad de Cádiz es la diabetes tipo 2, que está relacionada con la alimentación y el estilo de vida. Precisamente, esta patología, junto con otras como hipertensión, ictus o cardiopatías, son más frecuentes en los barrios más desfavorecidos, lo que explica la mayor mortalidad que hay en esas zonas de la ciudad.

Otro dato comentado por Vergara que se presentó en la Jornada fue el mayor riesgo que existe (un 187%) de padecer cáncer en intramuros que en otras zonas de la ciudad; concretamente, hacía referencia a los barrios de la Viña, San Juan, El Pópulo y Santa María.

Todos estos datos, según Antonio Vergara, constatan que “las desigualdades sociales influyen de manera notable en la salud de la población. Es decir, las desigualdades sociales matan”.

Tanto Córdoba como Vergara aseguraban que se pueden reducir las desigualdades sociales actuando sobre los determinantes sociales de la salud. Porque, según estos médicos, la salud va más allá de la ausencia de enfermedad; “tiene más que ver con tener un empleo y un salario digno, educación, una alimentación saludable, buenos transportes públicos y zonas verdes, la soledad o la prevención de las adicciones, entre otras cosas”.

Así, declaraban que con esta Jornada que se celebró ayer quieren hacer ver que esta situación que existe en Cádiz “se puede revertir. Las desigualdades sociales se pueden disminuir mediante acciones comunitarias”, indicaba Vergara, quien animaba a la población a que trabaje junto con las instituciones en el Plan Local de Salud que se está desarrollando en Cádiz, porque, insistía: “La salud no es cuestión solo de los médicos y los enfermeros”.

De hecho, el objetivo de esta jornada es, según sus organizadores, “promover acciones intersectoriales que consigan disminuir las desigualdades sociales en salud que existen entre los distintos barrios de la ciudad”.

Aseguraban que existen experiencias de proyectos en varias ciudades que han conseguido disminuir estas desigualdades. Destacaban el caso de Barcelona, del que habló ayer en la Jornada Maribel Pasarín, de la Agencia de Salut Pública de la ciudad condal, en la conferencia inaugural, titulada La acción comunitaria en la salud de la población y su impacto en la reducción de las desigualdades sociales en salud.

Tras conocer el proyecto puesto en marcha en Barcelona, Antonio Vergara y Juan Antonio Córdoba son optimistas: “Esta experiencia se puede trasladar a Cádiz. La colaboración y la coordinación de esfuerzos es la clave”, señalaron.

Otros temas que se abordaron en el encuentro fueron la salud comunitaria desde la Atención Primaria, el enfoque de desigualdad en la acción comunitaria en salud, la aplicación de la metodología de activos en salud en la acción comunitaria, la promoción de la salud en la acción local en salud y técnicas de priorización cuantitativas y cualitativas. También hubo una mesa redonda sobre Logros y desafíos de la acción local de salud desde la experiencia municipal en la que participó la concejala de Salud del Ayuntamiento de Cádiz, Eva Tubío, además de otros concejales de los ayuntamientos de Córdoba y de Nerva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios