Cádiz

“El futuro comercial de Cádiz es esperanzador; es una ciudad muy apetecible”

Fachada de la Librería Quorum, en la calle Ancha.

Fachada de la Librería Quorum, en la calle Ancha. / Germán Mesa

Pedro Rivera lleva ya unas cuantas décadas metido de lleno en el comercio local, incluyendo los años en los que fue directivo de la entonces recién creada asociación Cádiz Centro-Club de Calidad. Vecino de Ancha, donde se ubica la Librería Quorum, es testigo directo de cómo está evolucionando el comercio de su calle y del resto de la ciudad, de cómo cambian las formas de venta y la relación con el cliente, y de cómo evolucionada la llegada de visitantes a la capital.

Asumiendo la realidad del cambio de política de las grandes cadenas de venta, "que lo nota más la calle Columela", Rivera tiene claro que, más allá de los tiempos de crisis y de las marchas de determinadas firmas, "el futuro de Cádiz es muy esperanzador, porque es una ciudad muy apetecible".

Para afianzar esta idea, el empresario considera que la ciudad debería de apostar por la apertura de pequeñas tiendas, de oferta de calidad y muy variada, que permita atender la demanda de los vecinos y atraer a los visitantes, especialmente a quienes huyen de las marcas que se repiten en todos los centros comerciales de España y medio mundo. Pone como ejemplo localidades como Vejer "donde abunda un comercio pequeño y muy agradable", muy buscado por los visitantes a este pueblo. "Tengo claro que el consumo debe ir por ahí, por lo que tengo la esperanza de que comience a ampliarse el número de locales de este tipo en Cádiz", destaca Rivera.

El librero considera que aún hay que dar un tiempo para que el sector comercial de Cádiz se asiente, tras los efectos perversos de la pandemia y todo lo que le ha acompañado. Vuelve a subir de nuevo la afluencia de visitantes y de usuarios, en una ciudad donde, para el nuevo emprendedor, los alquileres de locales siguen siendo muy altos. A la vez se abre la posibilidad de extender el centro comercial a más calle de las ya tradicionales, acompañadas por una mejora de la iluminación, la señalización y la presencia de mobiliario urbano.

Sobre esta expansión y sobre la evolución de los alquileres trata el estudio que está realizando José Manuel García desde la Inmobiliaria Innysse.

Por el momento ha estudiado la situación de más de 200 locales en el casco histórico, viendo el estado de los mismos, los costes del alquiler y los precios de los que aún siguen vacíos.

Destaca que los precios se están manteniendo y, los ya alquilados, subiendo el IPC. Tras la bajada de los años de la pandemia, en todo caso muy limitada, esta estabilización tampoco ayuda mucho a animar al sector y a llegar a pequeños inversores. Aunque no suben Cádiz sigue estando en los primeros puestos, sexto, entre las capitales más caras a la hora de afrontar el coste de un alquiler para montar un negocio.

"Sigue existiendo mucho intereses por abrir en Cádiz, pero ahora el inversor se lo piensa mucho. Se compara la localización del local, además de su coste, la cercanía de un estacionamiento y la posibilidad de contar con una buena fachada, pues las normas de Urbanismo dificultan en determinados casos la ampliación de los escaparates".

José Manuel García destaca también que se buscan calles bien iluminadas, cuando en Cádiz ha diferencias de potencia en vías cercanas "a lo que no ayuda la inexistencia de rótulos", muy controlados por la protección al patrimonio.

La llegada de una amplia oferta hostelera en la calle Ancha no la ve mal. Menciona en este caso calles como Plocia y Zorrila, donde ha funcionado muy bien aunque, también es cierto que estas dos vías no eran antes muy comerciales. En todo caso, tiene claro que "la gente prefiere la terraza de un bar antes de encontrarse con un local sin uso alguno".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios