Cádiz

Un plan "flexible" que favorezca la inversión y proteja al propio puerto

  • La APBC tendrá en unos dos años el documento que fijará las líneas generales de la integración de la ciudad y sus muelles

Los conciertos en suelo del muelle Ciudad ya son normales todos los veranos. Los conciertos en suelo del muelle Ciudad ya son normales todos los veranos.

Los conciertos en suelo del muelle Ciudad ya son normales todos los veranos. / fito carreto

La Autoridad Portuaria tiene previsto contratar a un equipo técnico que se haga cargo de la elaboración del Plan Especial que fijará las líneas generales de la integración en la ciudad de los muelles portuarios sin uso. El documento estará terminado en el plazo de unos dos años.

Será este el último paso que se dé para poder cerrar el diseño definitivo para este inmenso espacio, unos 300.000 metros cuadrados, sobre el que se lleva hablando y discutiendo desde hace más de una década. Cubierto el proceso de debate público y el trabajo realizado por la Universidad Politécnica de Madrid, ahora se plantea una jornada con los arquitectos y una nueva reunión, a mediados de este mes, de la comisión institucional que analiza esta ambiciosa operación.

Tras tantos debates y discusiones, José Luis Blanco tiene claro que hay que defender la actividad portuaria, favorecer la inversión pública y privada y aprovechar el suelo para que Cádiz sea un referente internacional. Aquí Blanco plantea "mis propias ideas como pueden existir tantas otras, como puede ser levantar algún equipamiento emblemático que atraiga a los visitantes: una torre relacionada con todas las energías que permita una visión panorámica del conjunto de la Bahía".

El presidente de la APBC advierte que no se puede urbanizar este suelo "para que se convierta en un parque que esté cerrado a las diez de la noche, sin vida alguna". Se entra aquí en el debate de levantar viviendas o no. "Este suelo tiene que ser una parte de la ciudad. Se pueden levantar pisos para estudiantes, para investigadores o como forma de terminar el vecino barrio de la Hispanidad. Los usos que salgan adelante deben suponer un valor añadido para la ciudad. No sería lógico repetir una oferta comercial que compita con la del centro histórico, pero sí complementar la oferta hotelera o conseguir espacios de ocio en un espacio urbano que no molesta".

Con todo ello, Blanco advierte que "aquí no habrá ningún pelotazo inmobiliario. Todo lo que se haga será en favor del desarrollo de la ciudad. Pero quien piense que todo se va a hacer con inversión pública no está en el mundo de hoy. Necesitamos de la inversión privada aunque ello lógicamente supondrá un beneficio para los posibles inversores".

El plan que se elabore, asume el presidente de la Autoridad Portuaria, "no será ni rígido ni inamovible. Necesitamos un plan especial flexible. Quien quiera invertir tenga margen para proponer sus proyectos y que estos sean atractivos para su desarrollo". Evidentemente todo ello implica que la urbanización de estos terrenos no será cuestión de unos pocos de años, sino de una planificación a medio y, sobre todo, largo plazo. "Si aparece un inversor privado o una actuación pública que pueda resultar interesante, siempre deberemos de tener la posibilidad de incluirlos en este proyecto", concluye José Luis Blanco.

Inmerso en este suelo está el Club Náutico, que ya ha planteado su modernización y la ampliación, para lo que ya se está negociando con la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios