Gastronomía

Una exposición recorrerá los 15 años de vida de la marca gaditana Pancracio

Imagen del cartel anunciador de la exposición.

Imagen del cartel anunciador de la exposición.

Pancracio cumple 15 años de vida y para celebrarlo se ha organizado una exposición que se inaugura este martes en el Olivillo. La muestra recorre todas las historias, anécdotas y etapas de los

comienzos de la firma gaditana. Una singular marca de chocolates fundada en Cádiz en 2003 por Pedro Álvarez, economista experto en marketing, diseñador gráfico y chocohólico. La exposición está patrocinada por el Ayuntamiento, la Diputación y la Universidad de Cádiz, entre otros.

La historia de Pancracio es la confirmación de un sueño. Después de crear conceptos de negocio, marcas, packaging y diseños de productos para otros, con gran éxito, Pedro, que siempre andaba con la inquietud de hacer algo propio donde fundir los conocimientos y la experiencia adquiridos, decidió convertirse en emprendedor y ser así, su propio cliente.

Fue en el Nueva York de mediados de los noventa, en el que Pedro se encontraba tanteando el terreno laboral y donde el proyecto Pancracio empezó a tomar forma, primero como un espresso coffee bar de los que allí empezaban a hacer furor y posteriormente como la marca de chocolates de prestigio en que se convirtió.

Comenzó a prepararse con intensidad, a viajar y a hacer cursos, trabajando incluso en la famosa Bruno Bakery de Nueva York a las órdenes del chef Biaggio Settepanne.

En 2003, Pedro decide hacer una pequeña producción de sus mejores recetas de turrones y trufas de chocolate para regalar la mayoría de ellos a sus amigos, familia, clientes, y para vender el resto. El éxito y el entusiasmo despertados fueron rápidos e inesperados. Pronto, Pancracio conquistó a los compradores más exigentes y a las tiendas más lujosas del mundo como Bergdorf Goodman en Nueva York o Liberty's en Londres.

Así nació Pancracio, una prestigiosa marca boutique, internacionalmente reconocida, de chocolate y productos afines de altísima calidad. Todo con un estilo sofisticado y amable en cuanto a comunicación, presentación y recetas, que lo llevó a convertirse en una auténtica Passionbrand. Una marca apasionante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios