Universidad

Los estudiantes de Ciencias se sienten discriminados al ser los únicos que tendrán exámenes presenciales

  • Critican al decanato de la facultad por aplazarlos al 15 de marzo, ante una posible mejora de la situación sanitaria, y no fiarse de la validez de las pruebas online

La Facultad de Ciencias, en el Campus de Puerto Real. La Facultad de Ciencias, en el Campus de Puerto Real.

La Facultad de Ciencias, en el Campus de Puerto Real. / D.C.

Los alumnos de la Facultad de Ciencias, en el Campus de Puerto Real, están en pie de guerra contra la decisión del decanato y de la Comisión de Garantía de Calidad de este centro de aplazar al 15 de marzo los exámenes de febrero y así asegurarse la realización presencial de los mismos, pese a que en el resto de escuelas y facultades de la Universidad de Cádiz se ha decidido que los exámenes serán online con motivo de la alta incidencia de la tercera ola de la pandemia del coronavirus. La Delegación de Estudiantes de Ciencias destaca que el decano “pone en tela de juicio la validez de los exámenes online y la decisión de otras facultades ante el cambio de modalidad”. Incide en que “no solo no hemos pasado a modalidad online, sino que en nuestra facultad, a través de su Comisión de Garantía de Calidad y Junta de Facultad, celebradas el día 20 de enero, han decidido, con los votos en contra de los representantes de estudiantes y de algunos profesores, paralizar la convocatoria y aplazarla, llevándola al 15 de marzo”.

Según los estudiantes la facultad mantiene la convocatoria presencial “utilizando como argumento principal un posible cambio en la incidencia del Covid”. Si llegado el 15 de marzo no hay una mejora en la situación epidemiológica los exámenes se realizarán en formato online . “Es decir, nos someteremos a todos estos desajustes en la planificación docente para al final realizar la convocatoria de manera online. Llegados a este punto, suponemos que el señor decano y la Comisión de Garantía de Calidad se encuentran en posesión de algún aparato mágico, una especie de bola de cristal que los lleva a defender con tanta seguridad e ímpetu que la situación sanitaria va a mejorar lo suficiente como para hacer la convocatoria presencial en esas fechas”, expone el estudiantado.

Asegura la Delegación de Estudiantes que los argumentos dados con datos epidemiológicos han sido tratados como “dramatismos” por parte de miembros del equipo decanal. “Estas decisiones totalmente arbitrarias no hacen más que añadir estrés e incertidumbre al estudiantado, ya que supone llevar al día las asignaturas que se cursan en el segundo cuatrimestre, más las asignaturas pendientes de examinar del primero”, añaden. Para los estudiantes “lo más sorprendente, e indignante a la vez, es que en ningún momento se han propuesto buscar métodos alternativos de evaluación. En otras palabras, podría decirse que prefieren poner en peligro la salud y buen devenir académico de la comunidad universitaria antes que plantear soluciones eficientes y realistas dado el momento”.

La Delegación de Estudiantes asegura no comprender “cómo el decano José Manuel Gómez Montes de Oca y la CGC del centro siguen oponiéndose al cambio de modalidad” alegando que la presencialidad es la única manera de garantizar que los estudiantes no copien, no hagan trampas, “aún cuando la comunidad estudiantil se ha mostrado dispuesta a acatar todos los mecanismos de control telemáticos, necesarios para garantizar la validez y veracidad de las pruebas, al igual que se está llevando a cabo en las diferentes facultades de la UCA, cumpliendo con la exigencia de la DEVA (Dirección de Evaluación y Acreditación) y de la Consejería de Empleo, Investigación y Universidades”. Entienden los estudiantes que así “están poniendo en duda la validez de la evaluación de casi la totalidad del estudiantado de la Universidad de Cádiz”.

La decisión de aplazar los exámenes tiene otras consecuencias. “Empezamos el segundo semestre el día 8 de febrero, lo que implica que iniciaremos un nuevo semestre sin haber acabado el primero y sin saber si hemos aprobado o no . Además, si un estudiante tiene pensado ampliar matrícula, en muchos casos iría de oyente a las clases”, recalcan. Asimismo para solicitar ampliación de matrícula es necesario haber aprobado un número de asignaturas en el primer cuatrimestre. “A lo que el Decano ha dicho enérgicamente que en tiempos extraordinarios, medidas extraordinarias, y que se tomarían medidas como ampliar el plazo de matriculación o ampliar el número de créditos en los que te puedes matricular. Obviando claramente que estaríamos cursando una asignatura sin saber si finalmente continuaremos con ella puesto que estamos a expensas de aprobar la suspensa”, apuntan.

Igualmente, los estudiantes recuerdan que debido a la experimentalidad de sus títulos “existen muchas asignaturas donde son obligatorias las prácticas de laboratorio , que sin la posibilidad de ampliar matrícula no podríamos realizarlas, ya que no figuraremos en las listas de clase”. De la misma manera, el estudiantado entiende que esta decisión también afecta a la fecha de finalización de curso. “Aquí hablamos de compañeras y compañeros que finalizan su titulación y necesitan presentar sus Trabajos Fin de Grado o Trabajos Fin de Máster antes de mediados de julio para continuar sus estudios o insertarse en el mundo laboral”. “Así como de los muchos estudiantes que tienen un piso alquilado y que verán cómo los precios de sus arrendamientos aumentan en los meses de julio y agosto. A algunos miembros de la Junta de Facultad les pareció buena idea alargar el calendario incluso hasta el mes de agosto”, apostillan.

Para la Delegación de Estudiantes “es del todo desconcertante ver cómo desde la dirección del centro siguen escudándose en estas exigencias, alegando que la presencialidad es la única manera de garantizar la validez de los exámenes y confiando ciegamente en una supuesta mejora del escenario sanitario, sin importarles los argumentos e inconvenientes expresados por el estudiantado y parte del profesorado. Y sin importarles el perjuicio que implica esta decisión y, lo más interesante, poniendo en duda la validez de la evaluación de casi la totalidad del estudiantado de la Universidad de Cádiz”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios