La economía de la provincia

“Esta puede ser nuestra gran oportunidad”

  • “Estamos inmersos en un cambio en las formas de consumo, en el desarrollo de la investigación, en la transición energética. Y hay que aprovecharlo” 

Las Aletas, uno de los grandes fracasos de desarrollo industrial de la provincia. Las Aletas, uno de los grandes fracasos de desarrollo industrial de la provincia.

Las Aletas, uno de los grandes fracasos de desarrollo industrial de la provincia. / Julio González

Durante su conversación con este diario, el decano del Colegio de Economistas, Javier Cabeza de Vaca, utiliza una serie de datos estadísticos que no por conocidos dejan un mal cuerpo. La nefasta situación global de nuestra provincia no anima a grandes alegrías y sí a ver un panorama funesto. Sin embargo, el decano gaditano se reconoce optimista y afirma con rotundidad que "esta puede ser la gran oportunidad para Cádiz".

"De forma global, está cambiando el modelo de consumo, está cambiando el modelo de desarrollo de las grandes empresas, estamos inmersos en un profundo proceso de digitalización, estamos metidos en una apuesta por la I+D+I, estamos en medio de un proceso de transición energética y con compañías que triunfan gracias a la creatividad". Y esta es la senda que se debería de seguir en la provincia de Cádiz, abandonando viejos modelos de desarrollo.

A veces, indica, no es tanto la inversión como el concepto llamando la atención ante "la evidente fragilidad empresarial que tiene nuestra provincia, donde el 96% son microempresas con menos de nueve trabajadores, unido a que la densidad de empresas es de 4,98 por cien habitantes, frente a las 7,16 que hay en el conjunto de España".

Todo ello se justifica primero por una promoción errónea del autoempleo y, después, por una "deficiente profesionalización de nuestras empresas que les impide sobrevivir".

La cuestión, para el ciudadano, es que hay una tasa de desempleo disparada, que ya era alta (24 puntos sobre 14 como media en el país), y que el paro provoca problemas sociales y familiares, por lo que su creación es una prioridad.

Le planteo que esta necesidad de crear empleo urgente , en el menor plazo posible, puede ir en contra del desarrollo del nuevo modelo productivo, que lógicamente no se logra mañana. Y responde sin dudarlo: “es pan para hoy, pero hambre para mañana”, mantener todo como está sin afrontar el gran cambio.

Ahí está, cita, una provincia volcada en el turismo, uno de los sectores más tocados por la crisis que nos ha traído la pandemia. "La cuestión no es renunciar al mismo, las cuestión es que debemos de tener claro que no hay que limitarlo a un periodo estacional. Hay que apostar por otras fórmulas, como vender nuestro patrimonio histórico o nuestros grandes parques naturales. Todo desde una visión sostenible y menos invasiva".

El decano también menciona la enorme brecha que hay en cuanto a la renta per capita, que en 2018 estaba en la media provincial en apenas 16.600 euros, también por debajo de lo la cifra anterior a la crisis de 2009. En España se llegaba a 23.000 euros mientras que Madrid, País Vasco o Navarra duplicaban esta cifra. Eso le lleva a reclamar "la solidaridad interregional en España, al igual que ocurre en Europa entre los países del norte y los el sur", alertando de otra estadística: somos tercera provincia en expedientes de petición del nuevo Ingreso Mínimo Vital.

"La crisis nos ha pegado en la línea de flotación de nuestra economía. En el comercio, en el turismo, en la hostelería, el sector aeronáutico. Si no somos capaces de aprender, ponernos de acuerdo y plantear cambios en profundidad en este modelo, nunca podremos superar los problemas endémicos que tiene una provincia con tanto potencial".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios