Cádiz - Barcelona El club anuncia duras medidas contra los más de 700 abonados que intentan revender sus entradas

Medio ambiente urbano

Los ecologistas piden que paren una poda muy severa en ficus de la Alameda de Cádiz

Cartel de protesta por la excesiva poda de los Laureles de Indias de la Alameda.

Cartel de protesta por la excesiva poda de los Laureles de Indias de la Alameda. / Jesús Marín

Mientras que el alcalde, Bruno García, y la concejala de Parques y Jardines, Loli Pavón, siguen haciéndose fotos en las plantaciones de casi cada uno de los 209 nuevos árboles que se están reponiendo en alcorques vacíos de la ciudad –como si fuese algo extraordinario para ese departamento– sigue sin resolverse en Cádiz la recurrente polémica de las podas, sobre todo de ejemplares o conjuntos vegetales emblemáticos o únicos. Por enésima vez y como cada año desde hace muchos, los ecologistas vuelven a denunciar y a pedir que se paralice una poda que consideran muy severa y que perjudica al medio ambiente urbano y al ciudadano, por sus consecuencias. Unos recortes excesivos que vienen a sumarse a la retirada de un buen número de ejemplares con el argumento de que quedaron dañados por los últimos temporales y de que hay que garantizar la seguridad de los transeúntes.

Ahora, desde Agaden-Ecologistas en Acción llaman la atención sobre las podas que se están realizando en el entorno de la Alameda Clara Campoamor (antes Apodaca), más concretamente en el tramo comprendido entre las calles General Menacho y la Glorieta Carlos Edmundo de Ory. “En esta zona nos encontramos con dos hileras de Laureles de Indias (Ficus microcarpa) de gran frondosidad y amplia copa, que sirven de posadero, dormidero y zona de anidamiento de diferentes especies de avifauna”, argumentan.

Aspecto que presentaba ayer la barrera vegetal, desprovista de buena parte de su volumen. Aspecto que presentaba ayer la barrera vegetal, desprovista de buena parte de su volumen.

Aspecto que presentaba ayer la barrera vegetal, desprovista de buena parte de su volumen. / Jesús Marín

“También, debido al amplia área de su copa, crean en los meses de verano una sombra imprescindible de cara a amortiguar las altas temperaturas. Las copas de estos árboles ejercen un efecto de pantalla que protege el área de los fuertes vientos y las inclemencias del tiempo inestable. Además, al ser una zona de tráfico continuo, reducen los gases absorbiéndolos a través de sus hojas”, explican los ecologistas. “Lamentablemente, todas estas funciones saludables y beneficiosas quedan amenazadas en una parte del arbolado por las severas podas que se han realizado en estas últimas semanas. El problema es que está previsto seguir podando la zona opuesta el próximo día 29 [por mañana], con lo cual las consecuencias van a ser mas graves”, aseguran desde el colectivo.

Algunos de los Laureles de Indias recién recortados. Algunos de los Laureles de Indias recién recortados.

Algunos de los Laureles de Indias recién recortados. / A-EA

“Creemos que las directrices y líneas maestras que se marcan en el Plan Director del Arbolado van precisamente en contra de este tipo de actuaciones. En él se indica que es necesario podar lo estrictamente imprescindible y dejar que el arbolado urbano desarrolle su copa, de manera que se pueda cubrir la mayor área de superficie urbana posible”, argumentan. “Se establece en el Plan Director que el área cubierta por el arbolado debe ser la máxima posible de cara a mitigar las islas de calor, reducir las temperaturas, absorber contaminación atmosférica y acústica y crear un entorno saludable para los ciudadanos y la avifauna que habita estos lugares”, añaden.

“Es precisamente por todo lo expuesto, que solicitamos a este Consistorio se paralicen las podas que puedan quedar y no se realicen en los próximos años. Es imprescindible permitir que las calles plazas y avenidas de Cádiz se cubran de una masa arbolada que proteja a sus habitantes de las olas de calor que a buen seguro llegarán con mas frecuencia y durante más tiempo. Estamos hablando de seres vivos y no de mobiliario urbano.

Estado en el que quedó otro de los ejemplares recién podado. Estado en el que quedó otro de los ejemplares recién podado.

Estado en el que quedó otro de los ejemplares recién podado. / A-EA

Tampoco entendemos que hayan traído una empresa externa de Málaga, con el coste que supone, teniendo un equipo en Cádiz”, añaden los ecologistas. “Creemos que es esencial reorientar la actuación de la empresa concesionaria del servicio de Parques y Jardines al cuidado y mantenimiento de los alcorques, reposición y recolocación de los tutores y muchos otros cuidados que necesitan nuestros árboles al margen de la poda. Todo sea por el bienestar y la salud de la población”, concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios