Cádiz

La deuda comercial del Ayuntamiento aumentó más de 13 millones en 2015

  • Mantiene 36 créditos con las entidades bancarias con más de 210 millones pendientes de amortizar Casi 80 millones corresponden a los pagos a proveedores

El Ayuntamiento de Cádiz ha visto incrementada su deuda comercial, esencialmente la que se mantiene con los proveedores y contratas que suponen el día a día de la actividad municipal, en 13 millones en los últimos meses, si bien la mayor parte del incremento se produjo a principios de año bajo el gobierno popular.

Según el propio portal de transparencia del Ayuntamiento, el ejercicio arrancó con una deuda de 25 millones y medio de euros y finalizó noviembre debiendo algo más de 39 millones. A lo largo de estos meses la evolución ha sido creciente durante la primera mitad del año, es decir, en el periodo electoral de las autonómicas y las andaluzas y decreciente en los dos últimos meses, en los que el gobierno municipal abonó 14 millones de euros a las empresas y particulares con los que trabaja.

El saldo de los seis primeros meses disparó la deuda comercial del Ayuntamiento en casi 20 millones de euros, pasando de los 25 millones iniciales a los 44 millones con los que acabó junio. Cuando el gobierno de coalición Podemos-Ganemos tomó las riendas de la gestión se llevó las manos a la cabeza al descubir que la deuda total del Ayuntamiento (comercial más financiera, lo que se conoce como deuda viva) era de 275 millones, una cifra irreal, ya que la verdadera deuda era de 253 millones. En cualquier caso, se adoptaron medidas para que no se siguiera disparando la deuda comercial y se abonaron durante el verano (julio y agosto) nueve millones y medio. Sin embargo, en septiembre se perdió todo el terreno ganado. El gobierno municipal se lanzó a buscar financiación, llamando a las puertas de los bancos, con los que el Ayuntamiento tiene en vigor un total de 36 créditos -más de un 30% corresponde al préstamo para pagar a proveedores impuesto por Madrid y que el gobierno local considera deuda ilegítima-, y sin que nadie explicara el motivo apenas se pagó a nadie. De tesorería salieron menos de 600.000 euros, calderilla. Esto supuso que septiembre marcara el tope de la deuda comercial en el ejercicio alcanzando los 44.280.000 euros y un toque de atención de Hacienda.

Es ahí cuando empieza una carrera frenética por tapar el agujero, consiguiendo reducirlo en cinco millones de euros, a la espera de diciembre. Con este esfuerzo se volvía a la situación de abril.

A continuación se remitía a Hacienda el informe de reducción de la deuda, que el gobierno municipal cifra en 10,3 millones de euros, una aritmética que la oposición no comparte, al punto de haber aprobado en pleno una comisión que fiscalice los números del gobierno municipal y que sea esta comisión la que vaya a ofrecer los números que se den por buenos.

El gobierno municipal insiste en que echa bien las cuentas, pero no ha detallado de dónde sale esa cantidad. Con generalidades se ha afirmado que se ha pagado a proveedores (ese es el dato de la deuda comercial que aparece en el portal de transparencia, 13 millones más que en enero) y que se han reducido gastos superfluos como propaganda, pero no se ha dicho que con la eliminación de esos gastos superfluos se haya amortizado deuda viva, es decir, financiera.

Este medio intentó trasladar estas dudas al concejal de Hacienda, David Navarro, que pidió al periodista que que pasara previamente por el gabinete de prensa para concertar una cita con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios