Cádiz

El crucero de los millonarios llega al puerto de Cádiz

  • Al 'The World' le acompañan otros dos buques turísticos de máximo lujo: el 'Sea Clour Cruises' y el 'Le Lyrial'

  • El megayate Yas se realojará en los muelles de Zona Franca durante los meses de abril y mayo

'The World'  es conocido también como el crucero de los millonarios

'The World' es conocido también como el crucero de los millonarios / Lourdes de Vicente (Cádiz)

El puerto de Cádiz tiene hoy otra pinta. Nos acompañan tres cruceros tipo "luxury". Son pequeños pero no saben qué significa la palabra "cola" o la palabra "multitud".

Son tres buques ya asiduos en el muelle gaditano pero se ha dado la circunstancia de que han coincidido este miércoles en Cádiz. Son el 'The World', también conocido como el barco de los millonarios, y le acompañan el 'Le Lyrial' y el 'Sea Cloud Spirit'. 

El Yas, que lleva amarrado en Cádiz ya varios meses ha optado por retirarse a sus aposentos del Muelle de Zona Franca ante el gran número de buques cuya visita está programada a lo largo de abril y mayo que llegarán a sumar, si las previsiones de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz se cumplen, un total de 75 cruceros.

Los tres que este miércoles hicieron su aparición en Cádiz apenas hace ruido. No trasladan a grandes multitudes ni están dispuestas a pasearse por la ciudad haciéndose notar. Tienen programadas múltiples excursiones a distintos puntos de la provincia, aunque muchos de los turistas que llegaron a bordo de estas tres embarcaciones de lujo optarán por quedarse en la capital paseando por sus calles y entrando en sus tiendas.

'The World' está atracado en el Muelle Ciudad, en la dársena comercial de Cádiz 'The World' está atracado en el Muelle Ciudad, en la dársena comercial de Cádiz

'The World' está atracado en el Muelle Ciudad, en la dársena comercial de Cádiz / Lourdes de Vicente (Cádiz)

'The World' podría ser uno de los buques más peculiares que visitan este miércoles la ciudad. Este crucero que dicen que es el más lujoso del mundo no suele trasladar a más de 300 viajeros. La mayoría de ellos no son meros viajeros sino que son propietarios de 165 de sus residencias, que no camarotes, y son ellos mismos los que van eligiendo los destinos y sus itinerarios.

Sus camarotes o residencias están escrituradas, es decir son ocupadas en régimen de alquiler o compra, por precios del todo desorbitados: comprar uno de estos camarotes puede salir por unos 11 millones de dólares.

Lo peculiar es que son propiedades que navegan a lo largo y ancho del mundo. Llegó este miércoles a las ocho de la mañana y permanecerá en Cádiz hasta el viernes que viene. Una estancia de tres días no es nada habitual en un puerto como el gaditano, pero el que paga manda, nunca mejor dicho.

Llegó este miércoles procedente de Lisboa y a las seis de la tarde del viernes, si los millonarios que lo habitan no cambian de opinión, pondrán rumbo a Casablanca.

Es una especie de residencia de lujo en el mar, cuyo "alcalde" es su mánager general, Renato Chizzola. Sus moradores suelen ser jubilados, jóvenes y familias, con o sin niños, todos con un estatus económico bien posicionado y un objetivo común: conocer mundo a bordo de este buque al que no le faltan comodidades.

Las 165 unidades residenciales miden entre los 27 metros del menos pudiente a los 301 metros cuadrados del más poderoso. El precio oscila igualmente entre el medio millón de dólares hasta los 11 millones que puede costar el más grande. En cuanto al alquiler de uno de estos camarotes, puede costar entre 1.500 y 2.000 dólares.

Estos ricos pagan incluso comunidad, ya que sus propietarios e inquilinos soportan los gastos comunes como luz, agua, limpieza, e incluso combustible.

El Le Lyrial, diseñado para cruceros polares

Por otra parte, el Le Lyrial será, por contra, casi un visto y no visto, porque llegó este miércoles temprano y tan sólo permanece en Cádiz hasta la una de la tarde. Este buque representa también el lujo y la comodidad. Esta embarcación fue lanzada en el 2015. Especialmente diseñada para cruceros en zonas polares, razón por la cual cuenta con casco reforzado. Cuenta también con camarotes más amplios la mayoría con balcón, 122 camarotes en total incluyendo suites.

El diseño interior es obra del arquitecto Jean-Philippe Nuel, quien creó a bordo una atmósfera única y contemporánea inspirada de los principales destinos de este yate. Los tonos azulados hacen referencia a Vega, la principal estrella de la constelación de Lyra, quien inspiró el nombre del barco. Esta gama de azules abarca tonos suaves y luminosos como los glaciares polares hasta tonos más vivos y turquesas que hacen referencia al mar Mediterráneo. Todo esto crea una ambiente cálido y privado.

A bordo tienes dos restaurantes, el Restaurante Gastronomic que puede servir a todos los pasajeros en un sólo turno, elegante y amplio. Puedes disfrutar de la gastronomía francesa e internacional. Tiene también bodega de vinos.

El Restaurante Grill que es más informal donde puedes escoger en cenar dentro o fuera, todo servido al estilo buffet o participar de cenas temáticas.

Hay una variedad de áreas públicas y entretenimiento a bordo, esto incluye bares con vistas panorámicas, salones amplios, tienes el Main Lounge para disfrutar de música en vivo, Teatro, terrazas y demás. Para los más jóvenes tienes área de juegos para niños y adolescentes.

El Sea Cloud Spirit, visto y no visto

Por último, el Sea Cloud Spirit llegó el martes y se marchará también a la una de esta tarde de este miércoles, por lo que por la tarde el puerto de Cádiz volverá a estar algo más despejado y a la espera de los buques que llegarán ya el jueves.

Este crucero pertenece a la naviera Sea Cloud Cruises y fue bautizada en septiembre de 2021, con unas medidas de 138 metros de eslora, que la elevan a la segunda posición en tamaño de este tipo de naves.

Los cruceristas del Sea Cloud Cruises son mayoritariamente de origen alemán, aunque también viajan muchos estadounidenses, canadienses o británicas.

La capacidad de este buque premium no es demasiado alta, ya que no aloja a muchos más de 138 pasajeros que se distribuyen entre sus 69 camarotes, de los que sólo una tercera parte cuentan con terraza al exterior. Estos 138 pasajeros cuantan con unos 90 tripulantes a su servicio, lo que lo convierte en uno de los barcos tipo "luxury" con un mayor ratio entre el número de pasajeros y el número de tripulantes, ya que a cada cruceristas le viene a corresponder 1,5 tripulantes.

Viajar en un crucero a vela como éste sólo está al alcance de bolsillos privilegiados. Un pasaje para un itinerario de siete días ronda los 5.000 euros, aunque dependiendo de la categoría seleccionada, puede llegar a superar los 8.000. Eso sí, le da acceso a servicios de lujo y a unas comodidades que no ofrece otro tipo de cruceros más voluminosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios