Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

los colegios profesionales analizan su estado actual

Los colegios profesionales persiguen un plus de calidad para afianzar el futuro

  • Su principal reto pasa por hallar fórmulas de financiación más allá de las cuotas para ofrecer más servicios y fomentar la formación

  • Critican el intrusismo y las trabas de la administración

Financiación, intrusismo, adaptación a las nuevas tecnologías, relaciones con las administraciones... Estas y otras cuestiones fueron tratadas ayer en profundidad por representantes de colegios profesionales de la provincia de Cádiz en un desayuno informativo organizado por Diario de Cádiz y patrocinado por el Banco Sabadell que tuvo lugar en la hemeroteca de este medio.

Tras dar la bienvenida a los asistentes, David Fernández, director del Diario, que hizo las veces de moderador, ofreció a cada invitado la posibilidad de hacer una primera valoración del estado de los colegios profesionales, que desde la entrada en vigor de la Ley Ómnibus se están enfrentando a diferentes desafíos. A su lado se sentó Miguel Ángel Espinosa, director territorial del Sabadell en la provincia, quien destacó la relación de su entidad con colectivos desde hace más de 20 años, "acompañándolos en sus necesidades tanto al colegio como a los colegiados". Apuntó Espinosa que "tenemos actualmente convenios con más de 20 colegios profesionales en la provincia que engloban a 16.708 colegiados, entre los que 8.548 son clientes. Así como convenios con 37 asociaciones que en su conjuntan suman 30.016 asociados, con 9.298 son clientes. Es una muestra de nuestra vocación de servicio a los colegiados y asociados".

"El Sabadell acompaña en sus necesidades tanto al colegio como a los colegiados"Reclaman más interrelación entre ellos y plantean la creación de una unión profesional"Una mujer estuvo 12 años contratada por el SAS como enfermera sin tener el título"

Tras casi dos horas de coloquio, llamó la atención la dificultad que los colegios tienen para conseguir una financiación que les permita avanzar tanto en sus proyectos como en sus cursos formativos dirigidos a sus asociados.

Antonio de María, presidente de la patronal hostelera (Horeca), ofreció un dato apabullante. "Nosotros contamos con 650 empresas asociadas de las más de 7.000 que hay en la provincia. Nuestra misión es la defensa de sus intereses, de todos, algo que incluso nos parece un poco injusto porque los que no están asociados también se benefician de nuestra lucha. Esos sólo se acuerdan de nosotros cuando tienen problemas". También dijo que es difícil encontrar otro tipo de financiación más allá de las cuotas propias de cada asociado.

Pascual Valiente, decano del Colegio de Abogados de Cádiz, recordó por su parte la función doble de los colegios. "Damos atención a los colegiados para desempeñar su labor profesional en las mejores condiciones y también tenemos una función de representación ante la sociedad". También consideró que la subsistencia de los colegios "va a depender de que los colegiados vean que reciben un servicio equivalente a lo que pagan".

Manuel Rodríguez Sánchez, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, planteó como uno de sus problemas más grave la desregulación que sufrieron a manos del entonces ministro de Economía, Rodrigo Rato, "que hace 17 años creó 42.000 agentes de la propiedad inmobiliaria de la noche a la mañana". "A pesar de ello el colegio no se ha hundido. Somos marca de calidad", aseguró. Óscar Alonso, decano del Colegio de Procuradores, recordó que cuando aterrizó en el cargo "nuestro colegio no tenía necesidades financieras importantes. Hoy se nutre gracias a las cuotas de los colegiados y al turno de oficio".

Rafael Trujillo, presidente del Colegio de Administradores de Finca, puso sobre la mesa por su parte un debate interesante, la necesidad de crear una asociación de colegios profesionales. "A veces nos falta interrelacionarnos entre nosotros. Somos corporaciones de servicio público, pero también damos servicios a nuestros colegiados". En los últimos diez años, el incremento en el número de sus colegiados ha sido del 91%, "así que considero que el colegio se vendió bien". Quizá uno de los secretos sea "estimular al máximo el código de buenas prácticas". Criticó que Cádiz "es de las pocas provincias que no tiene una unión profesional".

José Blas Fernández, presidente del Colegio de Graduados Sociales de Cádiz y Andalucía, reconoció que la Ley Ómnibus "fue muy destructiva porque quitó los honorarios mínimos. Luego se convirtieron en orientativos, y actualmente hay una selva en el cobro de los mismos". Al tiempo, Fernández entiende que es fundamental que la Justicia se apoye en los profesionales a la hora de investigar y sobre todo peritar casos, "porque luego hay agentes que llevan investigaciones de mucho nivel con la formación de un guardia civil o un policía. Creo que ha llegado la hora de que "cuenten con nosotros, que nos ayuden a frenar el intrusismo y a discernir entre el colegiado libre y el obligado, porque luego somos los profesionales libres los que sufrimos la consecuencias".

Rafael Campos, presidente del Colegio de Enfermería, que cuenta con 6.200 colegiados en activo, reconoció que han pasado "un momento complicado". Y lo explicó: en Andalucía se aprobó un decreto que no obligaba a estar colegiados. "Hemos tenido que trabajar para procurar adhesión de esa gente desde que en 2013 se resolvió. Fue una labor dura para enganchar y seducir de nuevo con estrategias distintas". El reto es que la sociedad vea a los colegios profesionales "como algo interesante, que defienden al usuario y son garantes de buenas prácticas profesionales".

Manifestó Campos la importancia de establecer "convenios para obtener mejoras económicas, entre ellos con el Sabadell".

Javier Cabeza de Vaca, presidente del Colegio de Economistas, puso de relieve que su pensamiento es darle utilidad al colegiado. "Lo intentamos. Por eso en los últimos cinco años hemos pasado de 400 a 540. Tenemos un colegio dinámico en ese sentido, con un proyecto interesante y de formación dual".

Pendiente de todas las necesidades de los colegios está el Banco Sabadell. "Nos distingue la experiencia cliente, y el poder ofrecer la ubicuidad para relacionarnos, acorde con las necesidades actuales de los colegiados, con la libre elección de la relación con el banco, mediante la combinación digital y el factor humano a disposición del colegiado. El centro de la transformación es el cliente, en este caso el colegiado, el que elige como quiere relacionarse con la entidad. Es una transformación cultural que abarca a todos los sectores de la sociedad, y es la convivencia de las generaciones digitales y las analógicas. Tenemos que ofrecer medios adecuados a ambos estilos generacionales", dijo Miguel Ángel Espinosa.

El intrusismo les preocupa notablemente. Para Fernández "es un problema común de todas las profesiones pero las administraciones no nos ayudan. Cualquiera pone una asesoría fiscal y hace daño porque está lejísimos de un economista colegiado".

Rafael Campos llegó a comentar el caso de una mujer que estuvo 12 años contratada por el SAS como enfermera sin titulo. "Ahora tenemos el problema de las famosas academias para doulas que ayudan en los partos. Tropezamos con que la propia Ley tiene lagunas".

Óscar Alonso fue a más y aseguró que son las propias administraciones "las que están fomentando que esto ocurra. Su actitud es la de frenarnos en el momento en que intentamos denunciar algo así. Cuidado con Competencia, nos llegan a decir".

Javier Cabeza de Vaca cree que sufren intrusismo en "asesoramiento fiscal y contabilidad" sobre todo. "Y el principal perjudicado es el ciudadano que contrata a estas personas", recalcó.

Pascual Valiente expuso que también sería interesante "hacer un poco de autocrítica. El futuro pasa por que el colegiado vea ventajas por el hecho de estar colegiado. La sociedad debe percibir que la colegiación supone un plus de calidad. La idea de marca que debe suponer la colegiación".

En eso coincidieron todos los invitados. En la calidad del servicio que ofrecen los profesionales colegiados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios