Cádiz

Una apuesta por conservar el entorno marino

  • Un proyecto de la UCA se salda con más de 47.000 objetos residuales recogidos en caladeros

El proyecto Aguas Litorales Limpias y Solidarias de la Universidad de Cádiz ha recogido en un año más de 47.000 objetos residuales de los caladeros frecuentados por la flota pesquera de Motril. De ellos, 36.349 han sido plásticos (el 42,6% de estos son botellas de bebidas), 6.970 metales, 962 cartones, 1.356 objetos de vidrio y 1.364 objetos de otros materiales como goma, madera, textiles, etc.

Se trata de una iniciativa pionera en Europa, diseñada por la Cátedra RELEC de la Universidad de Cádiz, ejecutada por la empresa IniciaRe surgida de esta Universidad, financiada con Fondos Europeos para la Pesca y la Junta de Andalucía, promovida por el grupo de Desarrollo Pesquero de Motril y respaldada por el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.Mar). Aunque comenzó a ejecutarse en julio de 2013, este proyecto estuvo precedido de un año de estudios, análisis y establecimiento de acuerdos con diversas instituciones y organizaciones que, de un modo u otro, colaboran en esta iniciativa.

Este trabajo ha girado en torno a cuatro objetivos principales. El primero de ellos, de carácter medioambiental, se centró en conseguir una disminución de los residuos en los caladeros de la costa granadina, almeriense y malagueña y del Mar de Alborán. Así, se apostó por conseguir la adecuada gestión de la totalidad de los residuos generados como consecuencia de la actividad pesquera tanto en el recinto portuario como en las propias embarcaciones y de los residuos recogidos por los pescadores en sus redes durante su faena diaria.

Por otro lado, "los residuos inorgánicos han sido depositados en los contenedores adecuados. Los Sistemas Integrados de Gestión (SIG), que se han adherido al proyecto, han retirado gratuitamente los residuos de los que son responsables. Los que se han extraído de los fondos marinos de 15 caladeros diferentes se han transportado al puerto pesquero y se han contabilizado y pesado como base para la realización de un posterior análisis científico, siendo éste otro de los objetivos del proyecto", como matiza Enrique Montero, responsable del trabajo.

El tercero objetivo, de carácter social y solidario, se ha basado en el hecho de que los pescadores de Motril hayan donado cierta cantidad de sus capturas al Banco de Alimentos de Granada, para que éste a su vez repartiera pescado fresco entre comedores e instituciones sociales de la provincia. Así, desde el 3 de agosto de 2013 al 29 de octubre de 2014 se han entregado 19.603 kilos de pescado fresco a 145 centros sociales en 50 poblaciones de la provincia de Granada.

Por último, y como cuarto objetivo, esta vez económico, hay que señalar que a través de este proyecto se han diseñado e impulsado iniciativas que persiguen ayudar a este sector a superar la profunda crisis económica que actualmente padece. A este efecto, se realizaron campañas para la puesta en valor ante los consumidores del pescado fresco, recién capturado. Además de ello, también "hemos ayudado a la creación de la infraestructura necesaria para que sean los propios pescadores quiénes, cuando les resulte conveniente, comercialicen el pescado capturado, así como para que creen un centro para fileteado, congelado y elaboración de subproductos a partir de aquellas capturas de bajo valor comercial", como explica el profesor Montero. Algo que "pretende mejorar la situación económica de este colectivo, crear empleo en su entorno y también, indirectamente, disminuir el esfuerzo pesquero, la presión sobre los caladeros".

Con ello, se ha logrado cambiar la imagen que existe en la opinión pública de los profesionales del sector pesquero artesanal, de modo que pasen a ser considerados como agentes activos en la conservación del entorno marino, así como un sector solidario con los estratos más desfavorecidos de la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios