Yacimiento arqueológico medieval en la calle Barrocal de Cádiz

Cultura mantendrá bajo tierra la casa medieval

  • Sólo una decisión política puede lograr que los restos sean visitables en el mismo solar de Barrocal

  • Colectivos ciudadanos emprenden una campaña para evitar que se oculte

Trabajos de excavación en la calle Barrocal Trabajos de excavación en la calle Barrocal

Trabajos de excavación en la calle Barrocal / Julio González

La Comisión Provincial de Patrimonio considera que los restos de la casa medieval localizados en el subsuelo de un solar de la calle Barrocal, en Cádiz, deben de permanecer bajo tierra, una vez estudiado todo el conjunto arqueológico. La opción supone volver a taparlo mediante una lámina plástica y de gravilla, para construir sobre ella el nuevo edificio dedicado a apartamentos turísticos. Del conjunto sólo se prevé desmontar una parte de la coronación de uno de los muros que sobresale respecto al subterráneo previsto en el inmueble. Estos sillares se trasladarán al Museo de Cádiz.

Esta decisión matiza en parte la alarma que había creado la posibilidad de desmantelar la mayor parte de esta casa, que al ser uno de los pocos vestigios de la etapa almohade de la ciudad todos reconocen el enorme valor histórico que tiene.

Desde la propia Delegación Provincial de Cultura se asume la relevancia de este hallazgo, pues cambia sustancialmente la idea que se tenía de los límites de la ciudad en el siglo XIII. El estado de la construcción, con muros de 1,5 metros de altura aún en pie, también se resalta.

Sin embargo, esta evidente importancia de lo localizado en la calle Barrocal no es suficiente para que Cultura haya optado por mantener in situ toda la excavación, favoreciendo su exposición al público y ampliando la búsqueda de más restos bajo las fincas vecinas, cerradas y propiedad también de la Junta.Esta circunstancia ha provocado un movimiento ciudadano nada habitual en Cádiz. Vecinos y colectivos que desde hace años vienen trabajando en favor de la recuperación del patrimonio gaditano, como ADIP, Cádiz Ilustrada, y destacados miembros del Ateneo, junto a entidades englobadas en la Federación 5 de abril, han decidido organizarse para, mediante una recogida de firmas, reclamar a las administraciones que este descubrimiento se integre en la red de yacimientos de la ciudad, se habilite para su visita y se amplíen las excavaciones. En el mismo sentido se pronunciará hoy el gobierno municipal en una propuesta presentada al pleno de la Corporación.

Desde la Delegación de Cultura, pendiente aún del nombramiento del nuevo delegado o delegada, tras la llegada al poder del gobierno de PP-CS, se deja claro, además, que la decisión de la Comisión Provincial de Patrimonio no es intocable y que una decisión política, con un evidente componente económico, podía cambiar radicalmente el futuro del yacimiento y recuperarlo para la ciudad.

En este sentido, el portavoz municipal del PP, y candidato a la Alcaldía, Juan José Ortiz, indicó a este diario que iba a trasladar a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, cuya titular es Patricia del Pozo, de la misma formación política, que en este equipamiento se debe actuar preservando el legado histórico de la ciudad, como en su día pasó como el yacimiento Gadir, aunque para ello haya que asignar una cantidad económica que, según los expertos, sería muy elevada.

Hay que tener en cuenta que el terreno donde se ha localizado la casa medieval es de propiedad privada, que ha realizado una fuerte inversión económica para sacar adelante un proyecto turístico. En la hipótesis de que la Junta, sola o con el apoyo del Ayuntamiento de Cádiz, decida salvar el conjunto arqueológico, habría que abonarle una indemnización y buscar un inmueble alternativo para mantener la inversión privada.Lo cierto es que a esta situación se ha llegado por dos motivos fundamentales.

Uno tiene un carácter puramente histórico. Hasta ahora se pensaba que esta zona de la ciudad estuvo ocupada en su día por el canal Caleta-Bahía, que rompía en dos el actual casco antiguo de la capital. De esta forma, las exigencias del PGOU a la hora de emprender campañas arqueológicas en solares de intramuros, eran menores en esta zona que en otros puntos de la ciudad, asumiendo que en el subsuelo sólo se podía encontrar el lecho del canal. Por eso sólo se planteó documentar el movimiento de tierra del mismo.La sorpresa fue cuando en lugar de barro se encontraron estructuras de lo que podría ser una construcción. "Se cambia entonces el control de movimiento de tierra a una excavación por extensión", indica Cultura que, desde el primer momento valora que los promotores privados han mostrado su colaboración, yendo incluso más allá de lo que se les podía, atendiendo al PGOU, reclamar.

Incluso la excavación supera la cota de cimentación del futuro inmueble, límite también incluido en el PGOU, y se hace un sondeo a mayor profundidad hasta llegar, esta vez sí, al lecho del canal Caleta-Bahía."Hemos encontrado una construcción del siglo XIII en una zona del canal que ya estaba colmatada, asentándose en un barrio o construcciones hasta hoy desconocidos. Es una novedad que nos ha superado y los trabajos han ido más allá de lo que se le exige a los promotores privados", se destaca desde el equipo que ha elaborado el informe final. Por los muros, algunos conservados de forma muy óptima, se han determinado tres estancias y un patio que no se descarta que pueda ser de varios edificios, aunque no han aparecido restos de calles.

La segunda cuestión es que el informe de la Comisión Provincial de Patrimonio, aún reconociendo la importancia vital que tiene este yacimiento en el estudio del Cádiz almohade, y que ya nos hace ver un término urbano bastante mayor del hasta ahora fijado, ha atendido de forma escrupulosa a lo dictado, en este tipo de actuaciones, por el PGOU, a la vez que indirectamente ha tenido en cuenta la política que la Consejería de Cultura ha mantenido en los últimos años, sobre todo en la capital, evitando acuerdos económicos con privados para mantener abiertos yacimientos de referencia, como sí pasó hace años en el antiguo Teatro Andalucía o en la calle General Ricardos.

En este sentido, Daniel Moreno, ya exdelegado de Cultura aunque aún dedicado a atender asuntos de trámite en la Delegación, reconoció a este diario que en su momento la Junta sí contaba con fondos para afrontar expropiaciones e indemnizaciones, pero que en esta ocasión el cambio de gobierno al frente de la Junta se ha producido, se está produciendo, en mitad de la localización de estos restos.

Ante todo ello, cabe ahora que la administración tome una decisión definitiva sobre este proyecto (porque su paralización toca de lleno a los intereses de los promotores privados), cierre un acuerdo con éstos y extienda las excavaciones en los solares vecinos, a la vez que, ya en manos del Ayuntamiento, se modifique todo lo previsto en materia de excavaciones en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios