Cádiz

Barrocal vuelve a la vida

  • Hasta tres promociones de viviendas están ejecutándose mediante la rehabilitación de fincas

  • Los vecinos aplauden las obras y vuelven a pedir a la Junta que rehabilite el número 13 de esta calle

Comentarios 1

Posiblemente su localización rodeada de otros edificios, o el trazado de su calle en forma de L para conectar Santiago y Villalobos sirvieran para que el estado pasara algo desapercibido en el entramado urbano del casco histórico. Pero lo cierto es que para referirse a la situación de la calle Barrocal, y más en concreto a su 'mitad' situada entre Santiago y Villalobos, se utilizaban términos como "zona de guerra" o "Sarajevo". Edificios que a duras penas se mantenían en pie y que amenazaban ruina llevan años esperando un plan de acción. Y ese momento ha llegado. La casualidad ha querido que sean varias las fincas que en la actualidad están siendo rehabilitadas para dar viviendas a una treintena de familias en los próximos meses.

Las ventanas tapiadas y muros desconchados han dado lugar a los andamios, cubas y albañiles en un recorrido que puede empezar por la esquina de Barrocal con Villalobos. Allí se están construyendo media docena de viviendas además de trasteros, estando en pie la fachada y trabajándose en la actualidad en el subsuelo; en junio del pasado año se dio licencia de obras a este proyecto por plazo de año y medio, por lo que a finales de este año debería estar en su recta final.

Además de las cuatro fincas de Barrocal se va a actuar en otras dos de VillalobosLos vecinos aseguran que la sola presencia de albañiles ya se está dejando notar en la zona

La finca contigua a esta, el número 15 de Barrocal, se encuentra actualmente cubierta por andamios, lo que evidencia el avance de la rehabilitación de este edificio plurifamiliar cuyas obras, en principio, debieran finalizar por el mes de noviembre (en base a la licencia concedida en su día por el Ayuntamiento). Y en la esquina de esa L que forma Barrocal entre Villalobos y Santiago ha desaparecido la fachada de los números 9 y 11, donde una cooperativa coordinada por el arquitecto Gumersindo Fernández va a levantar hasta 17 viviendas que podrán tener, además, un uso turístico y a las que se unirán otros tantos trasteros. Algo más tardará, a priori, en ver la luz esta promoción, cuya licencia de obras (concedida en noviembre del pasado año) es de año y medio; de hecho, la obra en la actualidad se encuentra parada, lo que podría retrasar aún más los trabajos que cuentan con una inversión cercana al medio millón de euros.

No son las únicas fincas en las que se está actuando en esta zona. Francisco Gómez, representante vecinal de Cádiz Centro, señala también las rehabilitación que se está acometiendo en el número 6 de la calle Villalobos y la que se iniciará próximamente en el 2 de esta misma calle. "En un espacio tan pequeño son seis o siete fincas las que se van a rehabilitar. Esa cifra es de récord. Así que estamos encantados, recibimos estas noticias con los brazos abiertos", expresa Gómez, que añade que hasta los trasiegos propios de unas obras de este tipo (camiones, maquinaria, ruidos...) "son bienvenidos, dadas las circunstancias".

La revitalización de Barrocal es ya un hecho, aun cuando ninguna de las promociones en obras está ya terminada y entregada. El mero hecho de la presencia de obreros en estas casas ya se está notando en la zona, aseguran los vecinos del entorno. Hasta hace bien poco -y en cierta manera, aún en la actualidad- esta calle y su entorno era "una zona muy triste, apenas pasaba gente porque, entre otras cosas, con tantas fincas en ese estado de abandono no invitaba a ello", como recuerda Francisco Gómez. Pero el alcance de futuro de esta manzana próxima a la Catedral es bastante prometedor: a las fincas que se están rehabilitando se le suman los dos hoteles cercanos (el de la esquina de Villalobos y Cobos y el de la plaza de la Catedral) y la oferta patrimonial, gastronómica y de ocio propia de la zona. Incluso es de esperar que la llegada de esta treintena de nuevos vecinos venga acompañada en el futuro de nuevos negocios y actividades que terminen de dinamizar una zona del casco histórico que vuelve a la vida.

Y es precisamente por ello por lo que los vecinos reclaman a la Junta de Andalucía que acometa la rehabilitación de la finca que por el momento sigue en ruinas y con las puertas y ventanas tapiadas para evitar la entrada de ocupas: el número 13 de Barrocal. "A ver si gracias a estas actuaciones el delegado de la Junta no deja esa finca en el olvido", traslada Francisco Gómez, insistiendo en una reclamación que vienen haciendo los vecinos desde que en el año 2005 la Junta de Andalucía presentó el ambicioso proyecto de urbanización de la parcela que por aquel entonces ocuparía los números 9, 11 y 13 de Barrocal y que la crisis económica y la paralización de inversiones por parte de la administración autonómica los relegaría al olvido hasta la llegada reciente de inversiones privadas.

Ese proyecto de la Junta afectaba también al espacio público que se situaba en la trasera de estos tres edificios y que pertenece en realidad al número 13. Llegó a contemplarse allí una pequeña plaza abierta a la ciudadanía que supondría el broche de oro a la operación inmobiliaria y, de alguna forma, urbanística que ya está en marcha para devolver la calle Barrocal a la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios