Cádiz

Vera-Cruz quiere traer a otros 13 niños bielorrusos en Navidad

  • Los que sí vinieron en verano han pasado siete días en cuarentena al llegar a su país por la gripe A

El programa de acogida de niños bielorrusos no se ha completado al cien por cien este verano, ya que la decisión del gobierno de Bielorrusia de impedir que los mayores de 14 años salieran del país ha provocado que llegaran a Andalucía bastantes menos niños de los esperados.

Por eso, la hermandad de Vera-Cruz trabaja ahora para que estos niños mayores de 14 años puedan pasar unos días en Cádiz. En principio, la corporación pretende que sea en Navidad, aunque hasta el próximo mes de octubre no se sabrá con certeza, ya que todavía se está trabajando para obtener los permisos oportunos del gobierno bielorruso.

Si la hermandad consigue traer a los bielorrusos, en principio serían trece los niños que pasaran la Navidad en Cádiz: doce de ellos mayores de 14 años y un menor que no pudo viajar en verano al encontrarse enfermo.

Pero el coordinador de este programa de acogida, Juan Graván, precisa que antes de organizar el viaje de los trece niños deberá reunirse con sus familias de acogida y ver con ellas si es posible o no el viaje de cada uno de ellos.

Graván realizó ayer una valoración negativa del programa de acogida desarrollado este año. "Tenemos un sinsabor muy grande, porque no han venido todos. Además, a nivel organizativo ha cambiado todo; las diferentes actividades estaban programadas y cerradas, y después ha habido que cambiarlo todo sobre la marcha ya que la fecha de llegada se fue retrasando", comenta el coordinador y vocal de Caridad de Vera-Cruz. Juan Graván precisa además en referencia a la valoración del programa de acogida que el desánimo ha sido generalizado entre todos los padres de acogida, "incluso de los que sí han venido sus niños; todos han notado el vacío de los mayores".

El grupo de bielorrusos que ha pasado este verano en Cádiz regresó a su país el pasado 24 de agosto. Y una vez allí, han pasado siete días en cuarentena con controles médicos diarios, en una medida de prevención que ha adoptado el gobierno bielorruso ante la pandemia de gripe A que está afectando a Europa. "Decidieron que empezaran las clases más tarde y han estado tomándoles la temperatura y realizándoles pruebas", explicaba al respecto Juan Graván. "De hecho, parece que han detectado dos casos de contagio en dos pequeños que estuvieron en Inglaterra", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios