La urbanización de la plaza de Sevilla y la avenida de Astilleros

Urbanizar Plaza de Sevilla costará al menos 17,4 millones

  • El nuevo convenio con Adif dispara la inversión que tendrá que asumir el Ayuntamiento 

  • El nuevo parque junto a la Cuestas de las Calesas se eleva a 2 millones

El aparcamiento de Adif se convertirá en un parque público. El aparcamiento de Adif se convertirá en un parque público.

El aparcamiento de Adif se convertirá en un parque público. / Julio González

El Ayuntamiento de Cádiz tendrá que afrontar una inversión estimada en 17.448.000 euros para completar la urbanización del Plan Plaza de Sevilla, que integra la nueva avenida de Astilleros, la reordenación del entorno de la plaza y el espacio público junto a la muralla de la Cuesta de las Calesas.

La operación tendrá un gran calado urbano pues se actuará, ya se está haciendo, sobre un espacio urbano notablemente degradado. Desde el primer Plan de Ordenación Urbana de 1984 se viene trabajando en infinidad de proyectos para la reforma de este inmenso suelo, atendiendo a las medidas de la ciudad, importante también porque se ha convertido en una de las principales puertas de acceso al casco histórico de la capital desde la entrada en funcionamiento, en 2015, del puente de la Constitución de 1812.

Esta elevada inversión, la mayor que acometerá el Ayuntamiento en su historia para un único proyecto, superior incluso a la urbanización de la avenida de Juan Carlos I, es la única alternativa viable tras dejar claro Adif, la empresa pública que gestiona los espacios ferroviario, que no podía acometer con sus propios medios esta operación, que le correspondía atendiendo al Plan Plaza de Sevilla según el convenio de 2008.

La incapacidad de Adif a la hora de vender los suelos de su propiedad incluidos en el Plan Plaza de Sevilla, y con los que iba a financiar la reurbanización de la zona, paralizó hace cerca de una década toda la operación. Aunque más adelante la empresa estatal sí consiguió poner en el mercado la antigua terminal de Renfe, el hotel sobre el edificio del vestíbulo y la parcela dedicada a estación de servicio, no destinó estas plusvalías a cumplir sus compromisos.

Ante la paralización del Plan, el Ayuntamiento, tras la llegada al gobierno de la coalición Podemos-Ganar Cádiz, optó por abrir una negociación a tres bandas, uniendo a la misma a otras administraciones públicas que pudiesen estar interesadas en comprar la última parcela libre en la avenida de Astilleros.

De esta forma, el Ayuntamiento ultimó un acuerdo con el Ministerio del Interior y el Ministerio de Trabajo para reubicar en estos terrenos la nueva sede de la Comisaría de la Policía Nacional y la sede del Servicio Estatal de Empleo.

Con este as en la mano, el Ayuntamiento concretó con Adif la redacción de un nuevo convenio por el que la empresa pública quedaba liberada de las obligaciones del convenio de 2008, asumiéndolas el gobierno municipal a cambio de esta parcela.

Todos estos cambios, incluidos en un nuevo convenio, van a ser aprobados por el pleno del Ayuntamiento de Cádiz en un pleno extraordinario que se celebrará o bien esta semana o bien el próximo Lunes Santo. Será la última sesión de este mandato, antes de las elecciones municipales del 26 de mayo.

En el convenio se fija la inversión a realizar por el Ayuntamiento: 17,5 millones de euros, divididos en tres grandes fases.

La primera se centra en la avenida de Astilleros, que ya cuenta con un proyecto aprobado por el Ayuntamiento. La inversión en este caso es de 7,5 millones de euros, siendo la mayor partida de 1,6 millones para la pavimentación. Sólo en las nuevas redes de abastecimiento, pluviales y saneamiento y la alta tensión se dispara hasta los 2,8 millones de euros.

La segunda fase se centra en todo el entorno de la plaza, con un coste de 2,5 millones de euros, con 600 mil euros también para la pavimentación como inversión más elevada.

La tercera está dedicada a la construcción del nuevo parque de la Muralla y el baluarte, donde hoy se encuentra el aparcamiento en superficie de Adif y el gestionado por Emasa en la Cuesta de las Calesas. En este espacio se construirá una gran parte, equipamientos públicos, una gran terraza abierta y se rehabilitará el lienzo de la muralla, con un coste de 2 millones de euros, llevándose el parque 1,4 millones de euros. Se prevé la instalación de una lámina de agua con una inversión de 200 mil euros y 21.000 euros para pistas deportivas.

La parcela que el Ayuntamiento pone a la venta para financiar esta operación tiene una superficie total de 3.348 metros cuadrados, con una edificabilidad de 23.804 metros cuadrados y una altura de 7 plantas más ático, con uso comercial y terciario.

Ya se han entablado negociaciones con el Servicio de Empleo y con una empresa comercial, a la vez que se ha negociado un protocolo con el Ministerio de Interior para la construcción de la nueva Comisaría, en este caso a cambio del suelo de la actual jefatura, en la avenida de Andalucía.

Curiosamente, el convenio especifica que si lo que ingresa el Ayuntamiento por estas ventas supera al coste del Plan Plaza de Sevilla, Adif se llevará su parte. Por el contrario, nada dice si ocurre todo lo contrario, que atendiendo a la inversión prevista de 17 millones parece que será lo que finalmente ocurra.

En el desarrollo de todas estas negociaciones, el Ayuntamiento se ha topado con la lentitud del Ministerio del Interior a la hora de afrontar la construcción de la nueva Comisaría. El actual titular de este departamento, Fernando Conde-Marlaska, ya dejó claro, de forma indirecta, que habrá que esperar años para hacer realidad este proyecto, lo que afecta de lleno a la planificación municipal.

Teniendo en cuenta que la ciudad, y el Ayuntamiento, no pueden dilatar más los plazos para la urbanización de la plaza de Sevilla, convertida en un cuello de botella en el acceso al casco histórico, en San Juan de Dios se maneja ahora la posibilidad de afrontar esta obra con fondos propios.

Hay dos equipamientos privados en el Plan Plaza de Sevilla que esperan, ya casi de forma desesperada, la urbanización de la avenida de Astilleros y, sobre todo, la instalación de toda la red de servicios públicos subterráneos: el hotel sobre el vestíbulo de la estación y el mercado gastronómico que se ubicará en la antigua terminal férrea de 1905. Para dar estos servicios el Ayuntamiento, a través de sus empresas de agua y electricidad, está trabajando en el diseño de estas infraestructuras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios